Al servicio del Estado soviético


Fallece en Moscú Nikolai Leónov, último jefe del departamento analítico del KGB de la URSS

El 27 de abril murió en Moscú Nikolai Sergeyevich Leonov, teniente general del KGB y último jefe de su departamento analítico. Tenía 93 años. En este artículo, escrito hace más de veinte años, se glosa la trayectoria de este singular personaje y su época. En la segunda mitad de los años noventa, aislado y asqueado ante los espectáculos de la privatización de la Rusia de Yeltsin, el Teniente General fue una fuente muy valiosa para el autor de estas líneas.

Leonov en los años noventa, ante la máquina de escribir.

Estaba allí desde los años setenta. Era de acero y estaba montado sobre una enorme estructura de cemento armado y hierro forjado. Sobre la bola del mundo remachada por la hoz y el martillo el letrero, en letras plateadas, proclamaba orgullosamente: “SSSR, oplot mira”, es decir: “La URSS es el baluarte de la paz”. El lugar era el cruce de la avenida Lenin con la calle Kravchenko, muy cerca de mi casa. Un día de 1992, con la URSS ya disuelta, desmontaron aquella enormidad y colocaron en el mismo lugar, sobre el mismo soporte, otro cartel que decía: “Inkombank”. Era de plástico, con letras azules. Aquel día pensé que nada mejor que aquel cambio resumía todo lo que había sucedido en el país desde el inicio de la reforma. Han cambiado –me dije– “una posición en el mundo por una posición en la vida”.

Lo que antes el país se gastaba en mantener el “baluarte de la paz”, el estatuto de superpotencia de la Rusia soviética, ahora se lo ingresa su clase dirigente en cuentas privadas a través de entidades como el “Inkombank”, que, por cierto, quebró años después. Hasta ahí todo claro pero, ¿qué había de genuino en aquel “baluarte de la paz”? Desde luego nada de “socialismo”, por lo menos en el sentido puro e ideal de un orden más justo y más humano. Las ilusiones sobre aquello deberían haber desaparecido en el mismo momento en el que el comunismo ruso se planteó como dictadura, es decir, desde sus mismos inicios. Pero entonces, ¿por qué sentía como una pérdida aquel desmantelamiento?, me pregunté. No era un sentimiento emocional ni pasajero, sino algo maduro y profundo. Algo debía haber en aquello que no era socialismo pero que estaba contenido en la realidad de la URSS, que me hacía pensar en una carencia. ¿Qué era pues aquello, por lo que ocasionaba tristeza que aquel superestado se hubiera disuelto?

No era la “druzhba narodov”, la “amistad de los pueblos” que, según decían, regía las relaciones entre las naciones de la URSS. La verdad es que dentro de aquel enorme conjunto multinacional había demasiada diversidad de sentimientos como para reducirlos sólo a “amistad”. La URSS había sido madre y opresora, partera de naciones y carcelera. Aún más, para muchas naciones había sido todo eso al mismo tiempo. No, no era eso. Tampoco era la gloria imperial de Rusia, la “derzhavnost”, tan cara a los rusos, que con la disolución de la URSS quedaba manifiestamente disminuida. Expatriado en Moscú, ese patrioterismo ruso me era tan ajeno como cualquier otro. Tampoco se trataba de los ecos de la victoria contra el fascismo hitleriano. Desde luego eso sí que había sido serio, pero había llovido mucho desde entonces. Mi generación podía comprender intelectualmente la importancia que había tenido aquello, pero para ella esa no era una “causa biográfica”. ¿Entonces por qué esa nostalgia, al ver cómo desmontaban aquel letrero de acero? Tras reflexionar un rato di con la respuesta al enigma: era por la historia de Nikolai Leonov. Por todo lo que esa historia contenía. Eso era lo que me hacía vibrar. Ahí encontraba no únicamente puntos de contacto con las experiencias de mi generación, sino también algo universal e importante no solo para el pasado, sino también para el futuro, pensé. Y esta es la historia.

—————————

El «Andrea Gritti» que hacía la travesía Génova-Veracruz.

La travesía del joven diplomático

La luz mediterránea del puerto de Génova deslumbró a Nikolai aquella calurosa mañana del 5 de mayo de 1953. Pocos días antes, al subirse al tren, había dejado atrás un Moscú todavía frío y lluvioso. Si todavía en la primera mitad de los años ochenta salir al extranjero era una experiencia casi mística para los soviéticos, dos meses después de la muerte de Stalin era, para aquel joven de 25 años en ruta hacia su primer destino como funcionario del Ministerio de Exteriores de la URSS, una aventura cargada de demonios y peligros. La URSS era un país en guardia, aislado y condenado internacionalmente. En su maleta, Nikolai llevaba un solo traje, negro de rayas, un pasaporte diplomático que no debía ser entregado a nadie “bajo ningún concepto” y un fondo de mil dólares que sólo podía ser utilizado en caso de “extrema necesidad”. En su cabeza, muchas sospechas, recelos ante los enemigos de la URSS que, según sus superiores, aparecerían ineludiblemente en su camino, y también perplejidades y curiosidades, por el contraste entre el colorido de la vida meridional y los estereotipos de su imaginación provinciana sobre la vida en el desconocido y hostil “mundo capitalista”.

El joven diplomático tenía que tomar aquel barco, el Andrea Gritti, un paquebote destartalado que para llegar a su destino, Veracruz, debía recoger a un montón de emigrantes italianos en Nápoles e iniciar una larga travesía de cinco semanas con escalas en Cádiz, Lisboa, Santa Cruz de Tenerife, Madeira, Curaçao, La Guaira y La Habana. Nikolai debía incorporarse a su destino en Ciudad de México, como antepenúltimo ayudante de embajada. Era un muchacho rubio de ojos azules, con entradas, de mediana estatura, hijo de campesinos de la región de Riazán, en Rusia central, cuyas buenas notas en el bachillerato le habían brindado una medalla de oro, que en aquellos tiempos era de oro de verdad, y una beca para estudiar en el Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú. Su destino mexicano confirmaba el éxito en sus estudios y que sus conocimientos de español no eran malos.

Tres jóvenes latinoamericanos subieron en aquel mismo barco por accidente. Venían de hacer una gira por Europa, que había incluido una visita al Festival Internacional de la Juventud de Bucarest y una furtiva escapada a Odesa. La huelga de los estibadores de Marsella les había hecho cambiar de puerto de embarque. Nikolai se hizo enseguida amigo de ellos, porque hablaban español entre todo aquel griterío italiano, y porque la espontaneidad e informalidad de los jóvenes le cayó bien. Se llamaban Bernardo, José y Raúl y tenían entre 23 y 22 años, les gustaba leer y hablar de política. Llevaban muchos libros.

Nikolai enseñó a Raúl a jugar a ajedrez, Bernardo enseñó a Nikolai a jugar a ping pong. Enseguida se formó una liguilla. El ruso y los latinoamericanos formaron un equipo “de izquierdas” en liza con el conjunto “burgués” de a bordo. El contacto humano con aquellos nuevos amigos tropicales, dos guatemaltecos y un cubano, descongeló enseguida los rígidos reflejos funcionariales en el ruso. Nikolai prestó dinero de su “fondo reservado”, “sólo para casos de urgencia”, a sus compañeros, con los que compartía todo. Como la URSS estaba mal vista en casi todo el mundo y su pasaporte no se lo permitía, Nikolai no podía bajar a tierra en las tentadoras escalas de la travesía. Enfundado en su traje negro de rayas, el ruso parecía un empleado de banca inglés en el trópico. En Cádiz ya se moría de calor, y en el Andrea Gritti había una pequeña piscina. Los latinoamericanos se bañaban, pero Nikolai no tenía bañador.

En la URSS de entonces no existían los bañadores, la gente se bañaba en calzoncillos, así que durante la escala en Santa Cruz de Tenerife, mientras Nikolai armaba un gran escándalo con el capitán del barco que pretendía retener su pasaporte, como el de todo el pasaje, hasta el final de la travesía, los latinoamericanos volvieron de un paseo por la ciudad con un bañador y unos plátanos para Nikolai, ya más calmado al saber que lo del pasaporte no era una conspiración de aquellos anunciados enemigos al acecho. Nunca había visto un plátano. Ellos preguntaban sobre la URSS y él sobre América Latina. Nikolai les explicó que en su instituto se estudiaba inglés, español, alemán, francés y chino, y que él había sido uno de los tres de la rama española seleccionados para trabajar tres años en el extranjero, combinando la embajada con el perfeccionamiento del español. El alegre y extrovertido Raúl, con quien Nikolai entabló una amistad particularmente intensa, le habló de su hermano, “el abogado”. Bernardo le explicó que en su país de volcanes había un gobierno, el de Jacobo Arbenz, que promovía la reforma agraria. Arbenz sería derrocado un año más tarde, en junio de 1954, en un golpe de Estado/invasión derechista financiado por la CIA y la United Fruit Company. Ninguno de aquellos cuatro jóvenes sabía aquel día lo que el destino les deparaba, aunque sus vidas estaban ya escritas en sus convicciones y carreras. Raúl, cuyo apellido era Castro, no sabía que pronto se vería envuelto en una de las revoluciones más extraordinarias de América Latina cuyo líder sería su hermano, el abogado. Bernardo Lemus, no sabía que su actividad como abogado defensor de los sindicatos le conduciría a ser asesinado en la Guatemala de los setenta por la Mano Blanca, una de las versiones locales de los escuadrones de la muerte. Nikolai Leonov tampoco sabía que algún día llegaría a ser Teniente General del KGB, jefe de su Directorio Analítico o cerebro de la inteligencia soviética, y que su intervención sería decisiva en asuntos tan dispares como el apoyo de Moscú a la ofensiva final contra Saigón en Vietnam, el suministro de armas a la guerrilla de El Salvador, o el máximo gol marcado a la CIA por el espionaje soviético en toda su historia, el reclutamiento de Aldrich Ames como topo de la Lubianka.

En la cubierta del barco. Leonov en el centro. A su derecha Raúl Castro. A la izquierda el guatemalteco Bernardo Lemús.

Cuando los jóvenes se despidieron en el puerto de La Habana, Nikolai observó impresionado desde cubierta cómo la policía de aduanas golpeaba brutalmente a sus amigos. Les habían incautado los libros “subversivos” comprados en Bucarest y Odesa. Ninguno de ellos podía sospechar tampoco que su travesía a bordo del Andrea Gritti abría un capítulo completamente nuevo de las relaciones de Moscú con Latinoamérica. La amistad de Raúl Castro y Nikolai Leonov quedaba para toda la vida. Sobreviviría a la propia URSS y a los avatares de la revolución cubana.

Calle Emparán, 43. México D.F.

El desembarco de Nikolai Leonov en Veracruz fue accidentado. En México no se podía entrar sin un certificado de vacunación de viruela, y como el joven no lo tenía, no le dejaban bajar del barco. Todos los demonios y las advertencias de sus superiores en Moscú resucitaron de repente en su cabeza, al ver que no le permitían desembarcar, pero cuando el capitán le propuso vacunarle a bordo ya no le quedó ninguna duda de que estaba en marcha un complot para asesinarle. Pasaron 24 horas. El funcionario de la embajada de la URSS en Ciudad de México que había venido a buscarle a Veracruz ya estaba harto de esperar, “¡que te vacunes, hombre!”, le gritaba desde el muelle. Hablaba en ruso, pero para Nikolai aquel tipo podía ser un agente provocador. En el barco le tomaban por un gallina que temía la jeringa. Al final, subió al barco un hombre gordito que se presentó como Jorge Lerín. Pertenecía a los servicios secretos mexicanos, pero en la embajada soviética era como de la familia. Lerín era el encargado de vigilar a los soviéticos, pero bajo el sol del altiplano se había forjado cierta familiaridad. El hombre explicó a Nikolai con toda franqueza quién era y qué hacía. El joven todavía dudó hasta que el agente le dijo, “que lo que necesitan los de inmigración es el papel, ¡carajo!” En ese instante, Nikolai lo entendió todo. No era una conspiración para asesinarle inyectándole un veneno, era un papel. “El hombre soviético se compone de tres cosas: cuerpo, alma y papel”, reza un dicho ruso. La existencia en la URSS era una continua carrera de obstáculos entre un problema de papeles y otro. Desembarcó.

Un mes después, ya en Ciudad de México, el joven funcionario de la embajada soviética se quedó estupefacto al leer en los periódicos la noticia del asalto a un cuartel del ejército cubano en Santiago de Cuba. Entre los implicados figuraba su amigo Raúl. El hermano de este, Fidel, el abogado, era el líder de aquella operación suicida. Nikolai sabía que Raúl era de izquierdas, pero no tenía ni idea de que fuera a tomar por asalto a mano armada una fortaleza del ejército. Ese episodio le llevó a solicitar al embajador que le permitiera encargarse de los asuntos cubanos. Así, leyendo la prensa, fue siguiendo las vicisitudes de su amigo y sus compañeros, su encarcelamiento en la isla de Pinos, su juicio, al que Fidel Castro dio la vuelta con su discurso “La historia me absolverá”, y la amnistía de 1955.

Un día de julio de 1956 paseando por el Zócalo de Ciudad de México, Leonov se topó de frente con Raúl Castro; “¡hombre Nicolás!, ¡qué alegría!”, se abrazaron. Los Castro se habían exiliado en México donde andaban metidos en todo tipo de conspiraciones: recogían armas, dinero y se organizaban para el próximo asalto, pero Nikolai no tenía ni idea de todo eso. Raúl le dio su dirección en la ciudad: calle Emparán, 43, su piso conspirativo. Cuando el joven ruso fue a verle a aquella casa, Raúl estaba con anginas. Un amigo médico cuidaba de él. Entablaron conversación. Resultó ser un argentino llamado Ernesto Guevara, al que llamaban Che. Andaba buscando un libro de Ostrovski, Así se forjó el acero, ambientado en los medios de los jóvenes comunistas rusos de la época de la guerra civil, jóvenes entregados en cuerpo y alma al partido, ecos de una Rusia revolucionaria que había desaparecido durante el estalinismo. Leonov le dio su tarjeta y quedaron en que Guevara iría a buscar ese y otros libros un día a la embajada. Al salir de la casa, Nikolai se topó con Fidel, Raúl los presentó. Al “hermano abogado”, que en aquella época llevaba una pistola en la sobaquera, no le gustó la presencia de aquel desconocido en Emparán 43. Nikolai tuvo el tiempo justo de pedirle que le dedicara un ejemplar de La historia me absolverá.

Tiempo después, los Castro y toda su red conspirativa cayeron. La policía mexicana encontró la tarjeta de un funcionario de la embajada soviética en una chaqueta de Guevara. El nombre de Leonov, que era el último mono de la embajada, apareció en una columna del diario Excélsior titulada “Siguiendo la pista”. Fue el estreno de aquella “conexión moscovita” que luego tendría tanto éxito en América Latina, casi siempre exagerada, pero en aquel caso absolutamente disparatada. Las relaciones de Leonov con Raúl y los revolucionarios cubanos eran personales, humanas. El embajador de la URSS, al que había que rendir cuentas de cualquier amistad, no estaba al corriente de las relaciones de Nikolai, quien había preferido ocultárselas porque estaba seguro de que serían terminantemente prohibidas por su superior. Como consecuencia del escándalo, Leonov fue inmediatamente devuelto a Moscú, en octubre de 1956, con un billete de tren México-Nueva York, otro de barco Nueva York-Londres y un tercero de tren hasta la capital rusa. Al llegar a Moscú, los diarios le dieron una nueva sorpresa: su amigo Raúl, el abogado, el médico argentino y otros más habían desembarcado furtivamente en Cuba en un barco llamado Granma para iniciar un foco guerrillero. Lo explicaba una pequeña columna de Pravda. Fue entonces cuando Leonov decidió entrar en el KGB, ingresando en su Escuela de Inteligencia en 1958. Cuando concluyó el curso, dos años más tarde, los barbudos ya estaban en el poder en La Habana.

El KGB de los años sesenta, como la URSS, no era el mismo que el de la época de Stalin, recuerda el hoy teniente general.

A partir de mediados de los cincuenta, la URSS descubre el Tercer Mundo como terreno de juego. En esa partida, enormemente desordenada y miope, América Latina era el campo más prometedor

“Después de la desestalinización del XX Congreso, el país no podía, ni política ni administrativamente, regresar a la práctica de torturas y fusilamientos, los jóvenes que ingresábamos en el servicio nos considerábamos absolutamente desligados de aquel pasado, trabajábamos en otro estado que para nosotros era sumamente democrático y lo hacíamos sin remordimientos”.

Hasta entonces, la actividad de los servicios secretos soviéticos en Iberoamérica había estado envuelta en la espiral estalinista. Sus operaciones más representativas, como el asesinato de Trotski en México, eran ajustes de cuentas de Stalin contra sus enemigos internos. En la época de la generación de Leonov, las prioridades eran afianzar y extender el prestigio y la presencia de la URSS en el mundo, y mantener el frente ante un rival, los Estados Unidos, infinitamente superior como potencia. A partir de mediados de los cincuenta, la URSS descubre el Tercer Mundo como terreno de juego. En esa partida, enormemente desordenada y miope, América Latina era el campo más prometedor para Moscú. En ese nuevo contexto, Leonov fue el pionero de la segunda ola en la presencia del KGB en América Latina, una presencia bastante artesanal en la que los agentes como él se ponían nerviosos al observar la incompetencia de los que tomaban las decisiones y que tuvo en Cuba un valioso aliado. Moscú descubrió América Latina y sus potencialidades en Cuba, y en ese descubrimiento, Leonov jugaría el papel de un anónimo y casual Cristóbal Colón.

El descubrimiento de Cuba

En octubre de 1959 la URSS organizó una exposición de sus logros industriales y científicos en México que fue una gran operación de relaciones públicas. Anastás Mikoyán, el único de los lugartenientes de Stalin que sobrevivió políticamente y sin sobresaltos al estalinismo, era el jefe de la delegación soviética en su calidad de Vicepresidente del Consejo de Ministros de la URSS. En aquel viaje, en el que Mikoyan captó el enorme potencial del sentimiento “antigringo” existente en México, Leonov fue a la vez su intérprete y guardaespaldas, “gracias a Dios, sin pistola”, es decir, en caso de agresión había que poner el cuerpo delante de Mikoyán y rogar a Dios. Uno de los principales resultados de aquel viaje fue que Fidel Castro, que llevaba nueve meses en el poder, le envió un mensajero, Héctor Rodríguez Llompart, con una propuesta verbal de Fidel para que al término de la gira americana la exposición se celebrara también en La Habana. Para entonces, Mikoyán ya se tomaba en serio lo que había pasado en Cuba y como se había enterado de que Leonov conocía personalmente a los Castro, a principios de 1960, poco antes de la visita a Cuba convocó al joven oficial a su despacho del Kremlin. “¿Es verdad lo que cuentan de que usted es amigo de los hermanos Castro?”, le preguntó.

Leonov le explicó a Mikoyán la historia de la travesía a bordo del Andrea Gritti y algunos pormenores de sus andanzas en México hasta su fulminante expulsión por el embajador, en 1956. Mikoyán le pidió pruebas de esa historia y el oficial del KGB le enseñó unas fotos de aquel viaje, hechas por José con la máquina de Raúl en la que los jóvenes aparecían en bañador. A partir de entonces, Nikolai Leonov estuvo siempre presente, como traductor, en las visitas más importantes de altos dignatarios cubanos a la URSS y de soviéticos a Cuba. La primera de ellas fue la de Mikoyán.

Aquella revolución joven y tropical no tenía nada que ver con aquel gris sangriento que rezumaba Moscú

Al descender de su Ilyushin 18, el espectáculo que se le presentó al lugarteniente de Stalin fue de lo más curioso. Aquella revolución joven y tropical no tenía nada que ver con aquel gris sangriento que rezumaba Moscú. “Había una multitud enorme en la que se mezclaba desordenadamente la guardia de honor, los ministros, el público curioso y los diplomáticos, todo en aquel pueblo irradiaba alegría, bondad y al mismo tiempo firme dignidad”. Mientras saludaba a Mikoyán, Castro le dijo en broma mirando al intérprete: “¿Seguro que ese es de los suyos?” Todavía se acordaba de la contrariedad que le había causado ver a Leonov, un desconocido, en aquel piso conspirativo de Ciudad de México. La visita oficial fue tan curiosa como aquel recibimiento. En lugar de hoteles y banquetes, arroz con frijoles y campings, pero la atmósfera fue excelente. “Es como si hubiera regresado a mi juventud”, exclamó Mikoyán.

Muchos corazones de aquellos muzhik, incluido el de Jrushov, se ablandaron ante las estampas y aromas de la joven revolución. Los funcionarios, excampesinos de primera generación como el propio Leonov, perdían rápidamente su carcasa en Cuba, explicaba Guevara en 1964; “vienen destinados aquí desde la URSS, pensando únicamente en ahorrar para comprarse el coche a su regreso, pero a los tres meses ya tienen otras ideas”.

En esa atmósfera Cuba y la URSS decidieron establecer relaciones diplomáticas e iniciar contactos económicos. El primer capítulo comercial fue la compra de 1,2 millones de toneladas de azúcar cubano negociadas durante una visita de Guevara a Moscú en la que el argentino fue el primer extranjero en recibir el honor de subir al mausoleo de Lenin en la Plaza Roja durante los actos del aniversario de la Revolución de Octubre.

Como aquel gesto indicaba, Mikoyán había quedado absolutamente convencido de la importancia y potencialidad de Cuba como puerta latinoamericana. “En ninguna parte del mundo contábamos con algo semejante”, dice Leonov.

“En el mundo árabe, las relaciones eran siempre inciertas y cambiantes, en América Latina teníamos una apuesta segura, mucho mejor que en Oriente Medio, Mozambique o Angola, el sentimiento antinorteamericano era enorme, y nuestro país no podía despilfarrar sus limitados recursos por todo el mundo”.

De izquierda a derecha Anastás Mikoyán, el Che Guevara, Leonov y Nikita Jrushov, durante la visita de Guevara a Moscú.

Por su historia y cultura, los norteamericanos tenían en América Latina algo parecido a lo que Polonia representaba para la URSS, pero potencialmente mucho más conflictivo y más grande. La URSS atravesaba una de las épocas más optimistas y eufóricas de su historia. Jrushov hablaba de “alcanzar y superar” a Occidente, y en el terreno militar estratégico se aspiraba a disminuir la enorme ventaja de los Estados Unidos. Con esas ideas rondando por los más altos despachos del Kremlin, Leonov fue enviado a Praga en una misión confidencial. Su amigo Raúl Castro se encontraba allí de visita oficial en calidad de ministro de Defensa de Cuba, y su misión era encontrarse con él “por casualidad”, sin que se enteraran ni los checos ni la embajada soviética en Praga, y le transmitiera una invitación personal de Jrushov para visitar la URSS. Fue a Praga, se plantó delante del Palacio Presidencial y cuando pasó el cortejo con Raúl, este le vio y volvió a exclamar; “¡hombre Nicolás!, ¿¡qué haces tú por aquí!?” En cuanto llegaron a Moscú, los generales y mariscales del ejército envolvieron a Raúl sin muchas ganas de que el KGB metiera las narices en sus asuntos de armas. La crisis de los misiles, que colocaría al mundo al borde de una catástrofe nuclear, se adivinaba en aquel ambiente de creciente cordialidad entre Moscú y La Habana, y de irritación norteamericana.

La crisis de los misiles

Con su malogrado intento de invasión de Cuba en Playa Girón, los Estados Unidos estrecharon las relaciones entre La Habana y Moscú en abril de 1961 y convirtieron la seguridad de la isla en una prioridad absoluta para sus dirigentes. Segura de sí misma como nunca más lo volvería a estar, recuperada de la destrucción de la Segunda Guerra Mundial y liberada de la pesadilla estalinista, la URSS miró hacia el mundo y pensó que se podía pagar a los norteamericanos con su misma moneda. “En 1960 nuestro país estaba rodeado por un estrecho cinturón de bases aéreas norteamericanas”, recuerda Leonov. Antes de la aparición de los misiles nucleares intercontinentales, la aviación estratégica norteamericana era el principal factor para mantener la superioridad estratégica de los Estados Unidos sobre la URSS. Todos los grandes centros administrativos e industriales de la URSS se encontraban dentro del radio de acción de la aviación americana. El territorio de los Estados Unidos se mantenía invulnerable para los medios de los que la URSS disponía hasta mediados de los años cincuenta. Fortalecer esa posición y hacerla eterna era el sueño dorado de los políticos de Washington: tener siempre la posibilidad, impune e incontestable, de atacar a cualquiera de sus adversarios en cualquier punto del mundo.

En Moscú el sueño era poder llegar a amenazar territorio norteamericano y crear un cierto equilibrio.

Inmediatamente después del discurso de Winston Churchill en Fulton, que daría la señal para el inicio de la Guerra Fría, Stalin, según explicaba el mariscal Sergei Ajromeyev, ordenó el estudio del posible despliegue de un ejército soviético de un millón de hombres en la península de Chukotka, la orilla rusa del estrecho de Bering. Aquel ejército debía ser capaz de invadir Alaska, en caso de que Estados Unidos efectuase ataques aeronavales contra la URSS. Chukotka es algo parecido al fin del mundo, no hay carreteras ni ferrocarriles que lleguen hasta allí y el estudio demostró la inviabilidad del plan. La victoria de los barbudos en Cuba cambiaba absolutamente las cosas; “por primera vez surgió la posibilidad de contrarrestar militarmente a los Estados Unidos en el propio hemisferio occidental”.

Por su historia, situación geográfica y la personalidad de sus líderes, Cuba era el único aliado de Moscú plenamente soberano e independiente

El sueño estratégico del Kremlin no le fue impuesto a Cuba, sino que coincidió con los deseos de esta de despejar la posibilidad de una nueva invasión militar norteamericana. Por su historia, situación geográfica y la personalidad de sus líderes, Cuba era el único aliado de Moscú plenamente soberano e independiente. Aquella relación era una tarjeta de visita hacia el Tercer Mundo mucho más presentable que la que reinaba en el Pacto de Varsovia y comparada con esta, una auténtica anomalía. En esta irrepetible constelación de factores se produjo el consenso de la instalación de los misiles en la isla, un acuerdo cuya equidad no discute el biógrafo norteamericano de Castro, Tad Szulc, un hombre que no comparte la profunda simpatía de Leonov hacia la revolución cubana. El jaque estratégico soviético los Estados Unidos duró poco tiempo, se negoció en medio de tensiones de guerra nuclear muy concretas y se resolvió de una forma bastante equitativa. Los soviéticos retiraron los cohetes de Cuba y los americanos retiraron los suyos de Turquía. Estratégicamente se regresó al desigual punto de partida hasta la aparición de los misiles intercontinentales, pero la URSS había “patinado” en su intento de subir un escalón, y eso reveló la realidad de la correlación de fuerzas y condenó como “aventurerismo” el clima de euforia creado por Jrushov, quien acabó pagando por ello. En 1961, Leonov fue de nuevo destinado a la embajada en México, esta vez como tercer secretario y en calidad de agente del KGB. Desde allí acompañó a Fidel Castro en una visita a la URSS en la primavera de 1963.

Recorrieron catorce ciudades en cuarenta días, desde Murmansk, en el norte, donde su avión estuvo a punto de estrellarse, hasta Siberia, Transcaucasia y Asia Central. Aunque sin llegar a la simpatía que se había dado con Raúl, el más distante Fidel y Leonov se hicieron definitivamente amigos durante aquel largo periplo.

Leonov, Fidel Castro y Brezhnev en el Kremlin, años setenta.

El oficial del KGB tenía 35 años, en México se quedaría hasta 1968 y en esa época su fascinación y simpatía por América Latina crecería y maduraría hasta dar lugar a una curiosa actitud en su labor como agente de inteligencia. En América Latina, Leonov aprendería a mirar a su propio país desde una crítica que nunca ocultó ni le impidió hacer una espectacular carrera en el KGB. Con el tiempo, el oficial se convertiría en algo parecido a un embajador de la izquierda latinoamericana en Moscú. Una izquierda frecuentemente ingenua en su lejana ignorancia, que creía que la URSS era un país “comunista” en el sentido occidental del término, y sus dirigentes, gente de izquierda.

Armas de Vietnam para El Salvador

En la década de los setenta, Leonov era un hombre que conocía bien América Latina. En 1968, al término de su segunda estancia en México, había sido nombrado vicejefe del Departamento Latinoamericano del Primer Directorio Principal (Inteligencia extranjera). Su prestigio profesional aumentaba, pero al mismo tiempo su biografía, sus experiencias personales y su evolución intelectual le colocaban en una posición dentro del KGB que combinaba las actitudes de francotirador latinoamericanista con las de funcionario de una superpotencia a la que le venía manifiestamente grande su responsabilidad en el mundo. En Ciudad de México, Leonov había conocido a un exiliado guatemalteco llamado Víctor Manuel Gutiérrez, que era uno de los líderes del Partido Guatemalteco del Trabajo (comunista). Gutiérrez, que había sido Presidente del Parlamento de Guatemala durante el gobierno de Jacobo Arbenz, era un amigo íntimo. Leonov conocía bien a su esposa y sus hijos, y lo define como “un hombre muy culto, delicado y bondadoso, profesor de historia entregado a la obra de escribir una historia de los pueblos de América Central”. En 1967 Gutiérrez fue llamado a una reunión clandestina del partido en el interior. Acudió con el presentimiento de que no volvería y le hizo prometer a Leonov que si lo mataban él sería el autor de aquella Historia de América Central. Cayó en una trampa y, tiempo después, gracias a las revelaciones de uno de sus verdugos, que había huido a México, se supo que había muerto asfixiado mientras le torturaban y que su cuerpo había sido arrojado al mar desde un helicóptero del ejército guatemalteco. Fiel a su compromiso, Leonov concluyó en Moscú su Historia de América Central en 1973, justo cuando fue ascendido a jefe del Departamento de Inteligencia y Análisis del Primer Directorio Principal, y la presentó como tesis doctoral. La muerte de Gutiérrez fue una herida que dejó huella y reafirmó su compromiso con lo que ocurría en Latinoamérica. Años después, cuando la izquierda salvadoreña se echó al monte tras el asesinato del Arzobispo primado de El Salvador, monseñor Romero, Leonov tuvo ocasión de desquitarse. El Partido Comunista de El Salvador había pedido armas a Moscú. Brezhnev, que no sabía muy bien donde estaba El Salvador y no era amigo de aventuras románticas, no respondía a la demanda. La época de Jrushov, con sus cambios, aperturas y chapuzas, había dado paso a una fase restauradora:

“Con Latinoamérica eran muy cuidadosos, estaban muy vivos los recuerdos de la crisis de los misiles y eso impedía que lleváramos a cabo una verdadera política en la región que nos era más favorable”.

Sin embargo, había algunas brechas. Si en lo interior la política de Moscú estaba fosilizada, en lo exterior había “cierta flexibilidad”: “Los salvadoreños pedían misiles tierra-aire, los mismos que, suministrados por los norteamericanos, derribaban nuestros helicópteros en Afganistán, junto a nuestra frontera. Había, pues, razones sobradas para concederlos, pero los dirigentes tenían miedo, porque sabían que cualquier arma de fabricación soviética en manos de los enemigos de los Estados Unidos en aquella región sería objeto de un fenomenal escándalo internacional”.

Desde el Departamento de Inteligencia y Análisis, Leonov había tenido una brillantísima intervención en la fase final de la guerra del Vietnam

Desde el Departamento de Inteligencia y Análisis, Leonov había tenido una brillantísima intervención en la fase final de la guerra del Vietnam. En 1975 Hanoi se disponía a utilizar prácticamente todo su ejército en una ofensiva final en territorio de Vietnam del Sur que preocupaba mucho en Moscú.

Vietnam del Norte iba a quedar peligrosamente desprotegido y la única defensa de su capital era un batallón de tanques. En Moscú se temía una repetición de la situación creada en 1950 durante la guerra de Corea, cuando un desembarco sorpresa de los norteamericanos en la retaguardia cortó la península en dos mientras la ofensiva se libraba en el sur. Aquel desastre costó casi 200.000 prisioneros al ejército norcoreano y obligó a China a intervenir en el conflicto. En 1975 se temía algo semejante: un desembarco norteamericano en Hai Phong, en la retaguardia de Vietnam del Norte y a tiro de Hanoi. El Kremlin estaba dispuesto a enviar al lugar su flota del Pacífico, una maniobra costosa y arriesgada. China, que entonces mantenía un conflicto casi abierto con la URSS y rivalizaba con Moscú en influencias ante el Partido Comunista Vietnamita, apoyaba sin reservas la ofensiva. El dilema era o arriesgarse a una sorpresa norteamericana como la de 1950, o enviar la flota a la zona para impedirlo en una navegación de más de 3.000 kilómetros frente a las costas chinas, que contenía el riesgo de serios roces con Pekín. El diagnóstico de Leonov fue que ni política ni militarmente podían los norteamericanos realizar tal desembarco, por lo que no era necesario enviar la flota. Moscú dio luz verde a la ofensiva que concluyó con la retirada total norteamericana del país. Leonov nunca ha hablado de este episodio, pero el prestigio que se ganó con aquel análisis le permitiría, cinco años después, resolver la delicada y estancada petición de armas del Partido Comunista de El Salvador. En su precipitada huida, los norteamericanos dejaron en Vietnam centenares de toneladas de armas. Leonov convenció personalmente a Brezhnev de que esas armas norteamericanas eran ideales para combatir contra los intereses norteamericanos en El Salvador sin la menor implicación soviética. Se organizó un triángulo Hanoi-Moscú-La Habana y poco después un documento del Comité Central del PCUS con los epígrafes “Urgente” y “Alto Secreto” cursaba las correspondientes instrucciones: embarcar “6.080 toneladas de armas automáticas y municiones de fabricación occidental de Hanoi a La Habana, para su entrega a los amigos salvadoreños a través de los camaradas cubanos”. Un segundo documento, especificaba que el transporte se efectuaría en aviones de Aeroflot.

Parece que el recuerdo de Víctor Manuel Gutiérrez animó aquella difícil y delicada gestión ante Brezhnev.

La amalgama soviética y América Latina

América Latina politizó a Leonov y le hizo comunista con un ambiente de autenticidad y en un universo ético que no existía en la URSS. “Para mí el comunismo no era la ideología oficial que se aprendía en los institutos de marxismo leninismo, yo lo aprendí de los comunistas de América Latina, donde entrar en el partido casi equivalía a una condena de muerte”, dijo en cierta ocasión. Al preguntarle por la sustancia de ese “comunismo” suyo, Leonov citaba el Evangelio y se refería a las esencias del cristianismo, algo muy poco corriente en la URSS. El oficial del KGB encontró al otro lado del Atlántico ideales para suplir lo que en su país era una carcasa vacía, una fachada que sostenía intereses de Estado y ocultaba, especialmente al observador cegado por doctrinas de izquierda, la tradición local de despotismo. Estos ideales, la lucha de los pobres y oprimidos, sus verdades y justicias, conectaban con su país en varios puntos. Uno era la ideología “nacional” del KGB, un aparato beligerante en la defensa de los intereses de la URSS con una ideología patriótica, tradicional y de derechas, desde el punto de vista de sus presupuestos filosóficos. Vista desde América Latina, esa ideología nacional rusa, de la que el internacionalismo oficial no era más que el apagado eco de la tradición integradora, universalista y de cruzada del cristianismo ruso, era el principal contrapeso a la influencia dominante de los Estados Unidos en la región. Leonov vivía entre ese comunismo ideal y ese servicio.

La geopolítica se encargaba de casar ambas cosas y cuando surgían contradicciones las intentaba resolver de tal forma que su carrera no entorpeciera sus convicciones. No es necesario decir que Leonov era, por tanto, una excepción, uno de los raros hombres de izquierda, en el sentido occidental del término, que podía encontrarse en la URSS de la época de Brezhnev, una personalidad absolutamente atípica no solo en la despolitizada y conformista sociedad soviética de entonces, sino también en las filas de un funcionariado moralmente corrupto y profesionalmente ineficaz, y desde luego en el KGB, con su particular espíritu de cuerpo y su elitista integrismo nacional burocrático.

Leonov advirtió a Fidel Castro sobre los peligros de poner todos los huevos de Cuba en el cesto de la URSS.

“Conocía bien el complejo de interrelaciones de los países socialistas, sabía que podía cambiar rápidamente. Habíamos vivido el brusco cambio de actitud con China, con Albania, la recuperación de la cordialidad con Yugoslavia tras diez años de agresiva hostilidad, incluidas amenazas de asesinato, todo sin razón aparente. Conocía también el carácter de Fidel, a quien respeto profundamente; un temperamento indómito que nunca iba a ser un satélite dócil. En circunstancias concretas, la reacción del campo socialista a un líder así podía dar lugar al aislamiento, un país como Cuba no podía estar a merced de esos caprichos porque serían fatales para él, y así se lo transmití. Él se equivocó al contar con nosotros en las relaciones a largo plazo, huyendo del fuego que eran los americanos, cayó en nuestras brasas”.

Leonov considera que Castro tenía posibilidades de diversificar sus relaciones y apoyos, sobre todo en el Tercer Mundo: “Nosotros estropeamos su posición, en mi opinión totalmente merecida, como líder del Tercer Mundo, nuestra intervención en Afganistán coincidió prácticamente con su liderazgo en el Movimiento de Países No Alineados y lo devaluó”.

En la URSS gris de los años setenta y primera mitad de los ochenta, Leonov se consideraba un “demócrata radical”, un concepto que con la Perestroika adoptaría un sentido totalmente diferente. Quería reformas, veía que el país se estaba yendo a pique, y no ocultaba sus opiniones sobre la incompetencia e irresponsabilidad de sus líderes. En 1979, pronunció un discurso memorable en la Escuela de Inteligencia del KGB. En un libro sobre la historia del KGB escrito en la órbita del MI5 británico, el tránsfuga del KGB Oleg Gordiyevskii considera “clave” aquel discurso del que subraya sus propuestas políticas. En realidad, lo extraordinario de aquel discurso, que tanto impactó en el mundillo de los servicios secretos soviéticos, fue otra cosa: sus ideas sencillas y transparentes.

“Yo sentía un gran amor hacia América Latina, pero conocía a muchos de nuestros oficiales que odiaban los países en los que trabajaban. En aquella ocasión dije que había que tener una relación afectiva con los países a los que (los espías) eran destinados, que no había que tener nunca un sentido de superioridad, racista, social o intelectual, hacia los pueblos de esos países, que había que tomar a sus gentes como eran, compenetrarse con sus puntos de vista, su modo de sentir las cosas, estudiar su cultura y su historia. En relación a los jefes, enfaticé la necesidad e importancia de decir la verdad, sin acomodarse a los deseos de los superiores que muchas veces quieren que con tu información confirmes sus puntos de vista. Dije que había que tener valor cívico para cumplir el deber profesional, decir la verdad, ser profesional hasta el final, hasta el punto de sacrificar, o por lo menos arriesgar, la carrera, si se hacía necesario”.

El régimen que no daba más de sí. En 1979, explicárselo a los sandinistas, triunfantes y ya asediados, que miraban hacia los países del Este con ingenuas esperanzas, no fue sencillo

En ninguna administración burocrática, y menos aún en la de Brezhnev, esta filosofía podía tener futuro, sin embargo a Leonov no le perjudicó: no solo se mantuvo en su carrera, sino que ascendió hasta lo más alto del KGB. Una razón la ofrece, según Leonov, la personalidad de su jefe supremo, Yuri Andropov. El presidente del KGB (1967/1982), “compartía esa filosofía, en su despacho las conversaciones siempre eran directas, sin orquesta, se discutía”, quizá porque unos servicios secretos “con orquesta” dejaban de ser eficaces. En América Latina, Leonov hacía de todo. Una vez viajó como “corresponsal” de la agencia Nóvosti al Perú de Velasco Alvarado. En su hotel de Lima recibió amenazas telefónicas en un ruso impecable, inequívoca señal de que había sido detectado. Inmediatamente se quejó a uno de los jefes de los servicios secretos peruanos, “¡pero si no somos nosotros, chico!, ¡son los gringos!”, le respondió el hombre. En Panamá, negoció acuerdos pesqueros y se hizo amigo de Omar Torrijos que le cautivo, igual que a Graham Greene y a García Márquez, en México conoció a Lee Oswald, cuando este acudió a la embajada soviética tembloroso y perseguido por la CIA, en solicitud de residencia en la URSS, poco antes del asesinato del presidente Kennedy.

Seguramente, Leonov hizo otras muchas cosas que no cuenta por razones obvias, pero todo aquel trabajo, aquellos concienzudos esfuerzos, informes, investigaciones y captaciones, se estrellaba contra un régimen que no daba más de sí. En 1979, explicárselo a los sandinistas, triunfantes y ya asediados, que miraban hacia los países del Este con ingenuas esperanzas, no fue sencillo.

Sorpresa sandinista

Cuando Leonov llegó a Managua pocos días después de la victoria contra Somoza, los jóvenes dirigentes sandinistas todavía no sabían que la URSS estaba exhausta, que el internacionalismo proletario había fallecido y que los países socialistas del este de Europa sólo estaban dispuestos a mantener relaciones sobre bases estrictamente comerciales.

Fascinado por el sandinismo y las perspectivas que abría en la región, el ya general del KGB avisó a los nicaragüenses que no esperasen grandes cosas de Moscú y preparó cuidadosamente un informe recomendando vivamente la inmediata prestación de ayuda a Managua. Las directivas generales de Andropov eran buscar aliados sobre todo entre los países pequeños que tuvieran un elevado valor estratégico para Moscú y que no requirieran de grandes gastos. Con sus cuatro millones de habitantes y su ubicación, Nicaragua era uno de esos países. Necesitaba ayuda militar y medio millón de toneladas anuales de petróleo, el 0,1% de la producción de crudo de la URSS de entonces. El proyecto era que cada país del bloque socialista cediera una pequeña cuota de petróleo soviético a Nicaragua, pero la experiencia de “acciones internacionalistas en común” dentro del bloque era penosa. “Cada país tenía su temperatura, la RDA era la que mejor reaccionaba, le seguía Bulgaria, luego Checoslovaquia. Polonia y Hungría iban siempre a la cola, y con Rumanía las relaciones eran tan difíciles que ni se contaba”.

Mientras el informe circulaba en Moscú de un despacho a otro y se perdía un tiempo precioso, el Kremlin envió a su primer embajador a Nicaragua. Bajó del avión totalmente borracho, no se sostenía sobre sus piernas y al no poder soportar ni siquiera la prueba del protocolo, hubo de ser enviado directamente al hotel. Los dirigentes nicaragüenses se enfadaron, y Leonov tuvo que utilizar toda su persuasión para disuadirles de enviar una nota oficial de protesta a Moscú. Lo peor de aquel embajador no era que estuviese alcoholizado, sino que era un diplomático de carrera, no vinculado al Comité Central del PCUS es decir un hombre de poco peso, sin influencias. Ello significaba que Moscú atribuía a Nicaragua el mismo valor que a, digamos, Gabón. Para evitar un escándalo y no profundizar en la hostilidad que mantenían entre sí el Ministerio de Exteriores y el KGB, Leonov envió un informe sobre la borrachera del diplomático a Andropov y este se la pasó confidencialmente a Andrei Gromyko. La información se extendió enseguida por todo el Ministerio, que ya entonces era un bastión de secretos admiradores de los Estados Unidos y su modo de vida, y la consecuencia fue que Nicaragua, “se convirtió en país non grato para nuestra diplomacia”.

“Aunque los congresos del partido aprobaban formalmente las obligadas declaraciones de apoyo a los movimientos de liberación nacional, nuestros dirigentes no tenían concepciones estratégicas y políticas de intervención en América Latina y en el Tercer Mundo en general, el espionaje no tenía directivas concretas, nosotros mismos buscábamos el frente de trabajo y confeccionábamos los programas”.

Los servicios secretos soviéticos conseguirían en los años ochenta su mayor victoria sobre la CIA: el reclutamiento de Aldrich Ames

“Ese trabajo consiguió al final convencer a la dirección del KGB de que América Latina ofrecía nuestra base más favorable, con sus fuertes sentimientos antinorteamericanos y el poco arraigo de la propaganda antisoviética que los Estados Unidos divulgaba sistemáticamente a través de los medios de comunicación”.

Gracias a esa conquista del KGB por sus profesionales latinoamericanos, gracias también al agresivo antisovietismo del primer mandato presidencial de Ronald Reagan, y pese a la enorme desproporción de medios económicos destinados, los servicios secretos soviéticos conseguirían en los años ochenta su mayor victoria sobre la CIA: el reclutamiento de Aldrich Ames.

‘Kolokol’ y García Márquez

Leonov no habla de Ames, y de tantas otras cosas, pero seguramente fue él quien reclutó al más alto cargo de la CIA (jefe del departamento de contrainteligencia de la sección URSS/ Europa Oriental) de los que trabajaron para Moscú a lo largo de toda la historia de la Agencia. Su detención, en febrero de 1994, fue calificada de “asunto muy serio” por el entonces presidente, Bill Clinton. Ames había tenido acceso a las operaciones más secretas de la CIA. El tránsfuga del KGB Oleg Gordiyevskii, que fue interrogado por Ames mientras todavía estaba activo como máximo “topo” británico en la Lubianka, dijo que el 75% de la información que pasó a Occidente, Ames la rebotaba a Moscú. La detención de Ames obligó a congelar las actividades subterráneas de la CIA en Rusia durante un año o más, según la estimación de los expertos. Funcionarios de la agencia declararon que reparar los daños del caso costaría unos diez años.

Bajo el seudónimo ruso de kolokol (campana), Ames comenzó a pasar información al KGB en 1985. Hacía dos años que Leonov había sido nombrado vicedirector del Primer Directorio Principal: era el responsable de todas las operaciones del KGB en América del Norte y del Sur.

Muchos indicios hablan en favor de que el reclutamiento de Ames fuera de origen latinoamericano. El agente de la CIA se veía con sus enlaces soviéticos en ciudades de América Latina como Bogotá y Caracas (también en Europa, Viena y Roma), su mujer, María del Rosario Casas, que también participó en el tráfico de información, era una colombiana y ya en los años setenta tenía amigos comunes con Leonov, entre ellos el escritor colombiano Gabriel García Marquez. Durante una visita a Moscú, Leonov y un profesor del Instituto de Relaciones Internacionales llevaron a García Marquez a visitar el Kremlin.

A la salida de aquella visita, el profesor hizo una foto de grupo. Durante varios años esa foto, en la que figuraban él, García Marquez y Leonov, estuvo en la salita de estar. Pero un día, aproximadamente en la época en la que Ames fue reclutado, la foto desapareció misteriosamente de la casa del profesor.

Nunca más la volvió a ver.

Leonov con García Márquez en una visita al Kremlin. La foto que desapareció misteriosamente.

Tecnología y diagnósticos

Con sus “guerras de las galaxias”, la campaña pacifista en Europa y su macartismo verbal, el primer mandato de Reagan resucitó viejos fantasmas y violentó muchas conciencias de izquierda, sin contar incluso con la posibilidad de que Ames trabajara por dinero, versión oficial de la CIA y al mismo tiempo la que más conviene a cualquier servicio secreto.

Según Leonov, en el pulso que el KGB mantuvo con la CIA, su organización obtuvo mejores resultados e incluso incomparablemente mejores si se tiene en cuenta la gigantesca diferencia de medios económicos de ambas partes en el ámbito de los diagnósticos:

“Eran superiores a nosotros en la preparación técnica y material, en organización y en la perseverancia por alcanzar los objetivos propuestos, pero inferiores en la exactitud analítica y en la elección de los instrumentos más idóneos de intervención en situaciones concretas”.

Para Leonov es un misterio la agresividad de los Estados Unidos hacia la pequeña Nicaragua, la insistencia miope de su prensa en resaltar el peligro de supuestas bases aéreas de la URSS en el país centroamericano, o las campañas que llevaron al minado de sus puertos, cuando era evidente para cualquier profesional que Moscú no tenía la menor intención de amenazar a los Estados Unidos desde Nicaragua. En la primera mitad de los setenta causaban asombro en la Lubianka las torpezas de Washington en Indochina. Durante el invierno 1978-1979 se consideraba suicida la insistencia de Washington de sostener en Irán a un Sha cuyo trono se tambaleaba manifiestamente. Los norteamericanos, que controlaban el ejército y los servicios secretos del Sha y que mantenían en el país miles de observadores y especialistas, parecían los únicos en no darse cuenta de lo que ocurría.

Lo mismo vale para el desembarco en Playa Girón en la Cuba de 1961, signo evidente de que Washington ignoraba el alcance y raigambre de la revolución cubana. “Nosotros andábamos muchas veces escasos de información empírica, pero nunca tuvimos dificultades en los diagnósticos”.

Moscú venció técnicamente en la “guerra de las embajadas” , el cúmulo de astucias para introducir aparatos de escucha en las sedes diplomáticas del adversario

Moscú venció técnicamente en la “guerra de las embajadas”, el cúmulo de astucias para introducir aparatos de escucha en las sedes diplomáticas del adversario, aunque el aplastante dominio occidental de la propaganda redujo los beneficios de aquella victoria a casi un asunto interno de prestigio en el pulso entre servicios secretos. Los soviéticos encontraron un montón de micrófonos, con una enorme variedad de sistemas en su embajada en Washington.

“Localizamos auténticas obras de arte, hilos microscópicos de plata instalados dentro de las cañerías de agua, lo presentamos todo en una rueda de prensa realizada en Washington, fue un escándalo de un día, en 24 horas dieron la directiva a la prensa de olvidar el asunto”.

En la embajada norteamericana en Moscú, la CIA sabía que había “algo”, pero nunca llegó a descubrirlo. El nuevo edificio de ocho plantas, que habían construido los rusos a finales de los setenta, estuvo deshabitado veinte años, hasta su inauguración en mayo del 2000. En la prensa el escándalo duró años. Leonov opina que si la embajada de la URSS en Washington se hubiera incendiado accidentalmente y sus inquilinos hubieran impedido entrar a los bomberos norteamericanos en el edificio para extinguir el fuego, el escándalo habría sido mayúsculo. Eso fue precisamente lo que ocurrió en el edificio central de la embajada norteamericana en Moscú, en la planta donde están instalados los sofisticados aparatos de escucha y detección, cuyo funcionamiento detectaba el KGB a través de las enormes oscilaciones del consumo de energía, y no hubo ningún escándalo.

“Los americanos se volvieron locos buscando micrófonos en el edificio nuevo de Moscú, mandaron equipos técnicos especiales, tenían sus sospechas, pero no encontraban nada porque lo que les habíamos puesto era un sistema especial integrado en la propia arquitectura del edificio, las vigas de acero eran como gigantescas antenas y podían utilizarse como escuchas activando los sistemas desde dentro sin apenas necesidad de instalación.

El secreto fue revelado públicamente a los americanos por Vadim Bakatin, el último presidente del KGB, inmediatamente después de la intentona golpista de agosto de 1991, que entregó a los americanos los planos y explicaciones técnicas de aquel enigma. En el campo del espionaje científico, la competencia fue ajustada.

“Nosotros éramos iguales e incluso superiores en el ámbito de la investigación científica fundamental, ellos nos aventajaban en tecnología, en las aplicaciones prácticas, por eso nosotros les robábamos tecnología y ellos a nosotros las ideas”.

En esta dialéctica los americanos fueron consecuentes hasta el final: cuando se trataba de delegaciones y visitas, fomentaban los contactos entre científicos de los dos países para intentar extraer el máximo de conocimientos e ideas, pero nunca enseñaban sus laboratorios.

“De nuestras delegaciones científicas, siempre vetaban la entrada en los Estados Unidos a los especialistas en tecnologías, a los prácticos, y recibían con los brazos abiertos a los científicos. Nosotros hacíamos a la inversa, hasta que Gorbachov empezó a destruir este equilibrio unilateralmente, porque ellos continúan igual.” En 1991, cuando ya era Teniente General, Leonov fue nombrado jefe del Directorio Analítico del KGB, algo así como el “cerebro” de la enorme estructura de seguridad del Estado. Desde 1985, e incluso antes, la influencia del KGB había menguado mucho, dice. “En Occidente se sobrevaloraba su papel”, asegura. Sus análisis no eran tenidos en cuenta por los dirigentes del país: “Escribí más de cincuenta análisis explicando que Rusia nunca recibiría una auténtica ayuda económica de Occidente, como ahora ha quedado claro para cualquier observador serio, pero los políticos no escuchaban”.

Epitafio de una gran potencia

Cuando le pregunté al Teniente General sobre las razones de la decadencia de la URSS y de su hundimiento, el jefe analista del KGB respondió citando tres grandes motivos:

  1. “La URSS y su población fueron víctimas del bajo nivel de sus políticos, resultado de setenta años de dominio dictatorial. Nuestro sistema solo filtraba hacia lo más alto a los canallas, y cerraba el camino a todas las personas rectas y responsables. Los líderes comunistas profesionales, los que vivían de explotar la ideología, la clase gobernante, era demasiado torpe para entender la necesidad de reformas, ponían los intereses de grupo por delante de los intereses nacionales. Eso hizo fracasar los intentos de reforma durante los años sesenta. Andropov era de otra madera, fue un estadista de gran categoría, pero, primero por falta de poder, y luego por falta de tiempo, no pudo desarrollar una reforma.

Todo ello no tiene nada que ver con el socialismo: ustedes en sus países tenían más “socialismo” que nosotros. Si hubieran echado a Brezhnev en 1977 como hicieron con Jrushov en 1964, se habría ganado tiempo para las reformas.

  1. Los reformadores rusos no eran ni ‘demócratas’ ni reformadores. Yo les llamó ‘comunistoides’.
  2. Los ‘comunistoides’ se apoyaron en Occidente para conseguir sus propósitos, y el sueño histórico de Occidente era la destrucción de este país”.

Era inevitable preguntarle a este general heterodoxo y en absoluto representativo, uno de los raros rusos de su generación que seguía razonando en términos de un socialismo genuino, sobre el epitafio que pondría a su tesón de tantos años al servicio de aquel “bastión de la paz” Leonov respondió con una cita de Simón Bolívar sobre la independencia de América Latina: “Los que lucharon por ella, araban en el mar”. Como la proa del paquebote italiano que partió de Génova aquella luminosa mañana de mayo de 1953.

(Fotos: archivo del autor)

254 opiniones en “Al servicio del Estado soviético”

    1. Si ya, dónde te ahorcan si robas un caballo
      Fuente: recuerdo personal
      Me temo y lo siento de veras, que no se puede encontrar utopías tampoco en el pasado, tal vez, quizás, tal vez si acaso, los cazadores recolectores, o quizás alguno de ellos si eso.

      Me gusta

    1. Si por mí fuera, casita sencilla, terrenito, huerto, gallinas y lo que den mis manos y coco. Y a ser posible libros de misterio, además de otros. Mirar al cielo y al horizonte y quizás comprender algo de todo este sin sentido.

      Me gusta

  1. Tanto el marxismo como el liberalismo son hijos potestativos de la Ilustración, Jorge.
    Todo cerebro, nada sentido sentido común.

    Trazando líneas perfectas sobre una orografía humana que simplemente, no tiene encaje con lo abstracto. El relativismo posmoderno es la rendición absoluta ante este hecho, y una huida en el sentido contrario.

    La derrota de los ideales que querían un «hombre nuevo» o «las sociedades felices» sin embargo, se encuentra muy mal preparada para manejar sabiamente los logros técnicos traídos por el caldo de cultivo de esos ideales.

    El Estado es un comparsa interesado en lo resultante. Al final, estas ideologías venían a remozar las estructuras de lo gobernable, de la «res publica», sin entender jamás, que el Estado simplemente come de lo que otros plantan y siembran. Una separación fundamental entre los que comen a cubierto de la intemperie, y quiénes sacan el fruto de su labor arduamente.

    Irreconciliable tema…

    Y en tanto esto sea así, seguiremos empuñando fusiles al mandato de otros, y renegando de responsabilidades públicas. Nietzsche sabía que esto era algo muy difícil de asumir para muchos, y que «la moral del esclavo» no era más que la sutil renuncia de muchos a vivir por sí mismos, o a asumir el terrible costo de hacerlo.

    «Non serviam» se dijo que se dijo Lucifer. El príncipe de los malditos, que fue, que vió, para rebelarse …

    Me gusta

    1. La esclavitud del pensamiento… que además es pasado, memoria, lo viejo…

      Colocar el pensamiento, que da lugar al ‘yo’, a la «identidad» en el centro… Con todos los desastres que ya sabemos, porque si yo soy el centro, los demás son periferia… Y si todo ser humano piensa así (en concreto los occidentales)…

      Difícil no, muy difícil. Y esa irresolubilidad creo que la tienen clara en las alturas, de ahí todo el plan del dichoso NOM que es básicamente un gobierno mundi que mantenga a cada individuo censado, monitorizado y colocado donde no moleste. Y por supuesto donde se eliminará al que sobre sin necesidad de guerras o hambrunas. Anda que no hay ya medios hoy en día para eliminar la vida.

      ¿Se supone que el 22/02/22 (que vaya tela, por cierto) es el símbolo de la guerra contra ese «mundo feliz»?

      No es una pregunta retórica.

      Me gusta

  2. Se está acercando el momento decisivo de la pugna, y no me estoy refiriendo al conflicto entre Rusia y Ukr. (secundario), sino al momentum civilizatorio (principal)… Probablemente el acontecimiento más relevante de la Historia, aunque sin duda el más importante de nuestra historia. A estas alturas cada ser humano en el Planeta está notando los efectos del ‘zeitgeist’, independientemente del ‘credo’ (en el amplio sentido de la palabra) que profese.

    Las opciones se van cerrando, todas las salidas son difíciles y se estrechan, y se reducen, todas van a tener consequencias, pero en cualquier caso, se resolverá indudablemente en un plano de realismo (desde fuera ó desde dentro, mejor ó peor, con más ó menos víctimas, más temprano que tarde).

    Sólo tenemos un pequeño/gran problema; Y es básicamente el de la existencia y el poder de un ‘occidente colectivo’ que es un ‘Zombie’ que ‘levita’, incapaz de aterrizar, y que además tiene a unas masas de ‘adeptos’ atrapadas en un ‘culto’ (más ó menos voluntaria ó involuntariamente, pero en ningún caso en libertad) mediante poderosas herramientas de censura, control narrativo/discursivo, cancelación disidente e implementación forzada de diagnóstico y prescripción (¿suena?)… ¿Cómo acaban los cultos, las sectas?… pues eso…

    Lo más curioso es que ha habido, y de hecho hay, pistas de aterrizaje (viables, utilizables, pragmáticas, lógicas, alternativas ó de ‘emergencia’), por tanto se trataría de reconocimiento, voluntad, intereses/prioridades, actitudes… y finalmente otros ‘liderazgos’ que reunan esos atributos/cualidades/características.

    Se acabó una época y hay que gestionar el carpetazo existencial. El primer paso sería reconocerlo, el segundo consistiría en aterrizar, el siguiente… Y sí, és un drama, y sí, és una encrucijada, y sí, és un dilemón, pero ¿y las opciones?…

    Me gusta

    1. Vladimir Putin: «The federal budget in January-April of this year was a surplus of 2.7 trillion rubles (41 billion USD)»

      Russia is successfully coping with sanctions, inflation is slowing down.

      The grain harvest in 2022 may turn out to be a record in the entire history of Russia.

      The ruble is showing the best dynamics among all currencies in the world this year.

      Sanctions against Russia in many ways provoke a global economic crisis.

      Some countries face the threat of famine. The blame for this lies solely with the elites of Western countries.

      Source: smotri_media.
      https://telegram.org/js/telegram-widget.js?19

      Me gusta

      1. Me gusta

      2. Desde luego se le ve tremendamente enfermo, tal y como repiten toooodos los medios otanístas desde el 23 de Febrero…. Es el conocidísimo síndrome demencancericovidiano avanzado con degeneración general congénita con cataratas.

        Me gusta

  3. La irracionalidad y la posmodernidad a las que aludió Lambda, están tomando cuenta del mundo. Frente a la realidad a la que se enfrenta Europa de carestía energética y dependencia de Rusia, los mediocres gobernantes europeos optan por la nada racional decisión de empujar a sus pueblos al peligro y los riesgos de la mugre y la pobreza energética. Ellos, las élites gobernantes, no sufrirán esos rigores. Nosotros sí. Nuestra respuesta debería ser rebelarnos, pero nuestras conciencias ya están demasiado colonizadas y nuestras vidas demasiado acomodadas. Malos tiempos para las grandes revueltas y revoluciones. Y con las nuevas tecnologías, peores tiempos. Harían falta como mínimo 6 ó 7 generaciones viviendo en la pobreza y la miseria para que la humanidad volviese a empuñar una guadaña.

    Me gusta

    1. 🤓🤣😁😁🤣😁

      Estás sembrado eh Jorge.

      No, que va…. La cosa está más caliente de lo que crees dentro de las personas…. Precisamente por toda esa «nada» en la que viven, hasta donde les ha llevado la posmodernidad licuadora de lo humano.

      No será en España, pero la chispa salta. Ya lo creo que salta. Precisamente por toda esa vida de «abundancia» que se ha experimentado.

      Me gusta

      1. Aún bien que hay alguien que ríe mis gracietas. A diferencia de ti, yo no tengo esperanza alguna de que salte chispa alguna en país alguno de Primer Mundo alguno . Lo de Europa ya es de chanza. Continente lleno de países poblados por una zafra de cobardes. Vivimos todos tan cómodos, que dudo mucho que alguien empuñe nada como no sea el mando a distancia del televisor. Para hacer una revolución es necesario que los pueblos antes hayan sufrido oprobios, vejaciones y, sobre todo, hambrunas en medio de la pobreza y la miseria. ¿Quién coño sufre aquí en Europa, Australia, Nueva Zelanda o Canadá? Las cárceles son hoteles. En Australia los sin techo tienen horarios específicos para pedir limosna y para ello deben ir de traje. Si en España hubiese una guerra de verdad como en Ucrania, aquí la gente no aguantaría 48 horas un asedio de los moros. Los europeos nos hemos vuelto todos unos flojos. Los únicos duros de verdad o ya han muerto o son ancianos de más de 80 años que sí saben lo que es pasar necesidad porque vivieron los tiempos anteriores al Estado del Bienestar. Esos sí que harían de nuevo una revolución. Pero el resto??????? Mi madre, 93 años, a veces recuerda cómo era la vida en los años 40 y 50 y dan ganas de llorar. Como no había Seguridad Social, el que enfermaba por una infección hacía rogativas a San Pancracio, rezaban mucho, echaban mano de recetas caseras (medicina popular) y esperaban a ver si lo que tenían no era tan malo y salían de esa. Con suerte se acercaban al puesto de la Cruz Roja o al médico caritativo que no cobraba y tenía un día a la semana para atender a los pobres. Esta es una de las fotografías de aquella España. Cualquiera que haya asistido al documental «El espíritu del 45» también sabrá de lo que hablo. Además, con las nuevas tecnologías estoy convencido que las revoluciones han pasado a mejor vida. El control a que nos tienen sometidos haría imposible una revolución. La Teoría Cibernética y la Prospectiva ya se encargaron de asegurar ese control. OJO! Cobarde el primero yo. Yo ya soy de la generación del Baby Boom. Nací y crecí con suplementos de Calcio 100, Cola-Cao, leche pasteurizada Ram, pipas La Pilarica Repita, costilletas de cordero a la brasa pero a la catalana, es decir, el único lugar de España donde no tienen la puta manía de cortar el palo de las chuletas por la mitad.

        Me gusta

      2. Estos irlandeses también las pasaron putas. ¿Por qué será que cuando asistí a «Las cenizas de Angela» estaba viendo ante mis ojos Galicia?. ¿ Sería por las goteras?

        Me gusta

  4. En esta larga entrevista (con transcripción) con el editor de ‘multipolarista’ Benjamin Norton, el economista Michael Hudson analiza el declive del dólar estadounidense, la guerra de sanciones contra Rusia, su concepto de «imperialismo de libre comercio» y el parasitismo financiero.
    Dirigida principalmente al público estadounidense y fundamentalmente desde un prisma económico, el repasito, el diagnóstico y las coordenadas que ofrece son universales.
    Pasen y lean, si gustan: https://multipolarista.com/2022/05/11/michael-hudson-dollar-sanctions-imperialism/

    Le gusta a 1 persona

    1. Todo lo que cuenta este hombre es archiflipante. Se da cuenta uno del retraso que lleva en cuanto a información de cómo ha estado montado todo el tinglado mundial que ahora se derrumba. Y le da nuevos sentidos al tema ucro, al covid, al NOM, a Davos y a todo lo que viene siendo el «llevárselo crudo» a costa de quiénes sea de toda la vida.

      Por cierto que su previsión es que todo este proceso de cambio mundial va a durar 20 o 30 años, quizás 40…

      Apenas habíamos rozado en España la socialdemocracia de verdad, socialmente hablando, y ya nos llevan a la tecnoligarquía 2.0… Con el beneplácito de todo grupo, élite, gremio y demás, panda de vendidos vendepatrias, con la ecofriendly de Ana Botín a la cabeza.

      Qué pena damos siempre.

      Le gusta a 1 persona

      1. Hacía #Lambda un comentario recientemente sobre las etapas por las que pasaban los imperios en los procesos históricos aunque no recuerdo que ofreciera horquillas de tiempo, de todas formas supongo que en cualquier caso sólo se podrían establecer aproximaciones/previsiones/intuiciones.

        Por cierto, este señor contaba una anécdota que no recuerdo literalmente, pero que por resumir comentaba que en alguna de sus primeras estancias como profesor/investigador/colaborador universitario en China se ofreció (por su formación marxista, entre otras) para colaborar en algún foro/grupo de discursión/trabajo/espacio económico del Gobierno chino, pero le rechazaron porque ya tenían mucha gente con ese perfil y preferían ampliar las perspectivas. ;_)

        Me gusta

  5. ¡Y aquel pollastre a L’Ast con patatas fritas! hummmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm Hace años que no lo pruebo. Aquí en Madrid en algunos sitios intentan copiar a los catalanes en eso, pero, joder, parece que han matado al pollo a hostias.

    Me gusta

  6. 🤣🤣🤣

    Sí, yo también tengo relatos como esos por boca de mi abuela y abuelo. Lo comentamos hace un tiempo.

    La guerra no es lo que era y eso no es malo en sí. Aquí en Úropa todos andan de bravuconadas pero hoy mismo ha dicho el ministro british del ramo que ni se han enfrentado ni se van a enfrentar militarmente a Rusia…

    Esto tiene mucho de negocio e intereses varios, todos espúreos, claro. Entre ellos la militarización de Europa, sin duda.

    Le gusta a 1 persona

    1. No me extrañaría que al final sea lo que tu apuntas. La forma más abyecta y perversa de militarizar Europa sin que los pueblos se quejen, al contrario, todos felices con la OTAN. Ya hemos encontrado un enemigo para justificar la militarización. Al final EEUU obtendrá de Europa lo que Trump le demandaba. Dado que Europa es un apéndice de EEUU.

      Me gusta

      1. Pero te pongo un ‘pero’, Trump trató a los líderes (sic) europeos como a adultos… Adultos dirigentes de países soberanos. Si yo te canto las cuarenta te trato como adulto; si te doy palmaditas en la espalda y además en una rueda de prensa conjunta digo textualmente «ya veremos cómo detenemos eso» (Biden, sobre Nordstream 2, delante de Sholtz), te trato como siervo.

        Y otra: Trump se tomó muy en serio la política de reindustrialización (algo muy complejo en un país donde lo privado es sagrado y las corporaciones intocables) y la batalla (siempre económica) con China. Nada de ir contra Rusia primero ni leches. Ni de coña estaríamos empantanados en Ucrania y con una crisis de décadas en el horizonte de haber seguido Trump. Creo que eso lo puede comprender hasta Ana Pastor y Ferreras cuando descansan de vomitar su programación robótica.

        Alabado sea Trump. La última oportunidad que tuvo EEUU y que tuvimos todos. Y lo dije la primera vez en su primer año, porque se veía clara la encrucijada histórica, esa que lees años después en los libros.

        Me gusta

    2. Tal vez al mundo le convenga más una administración republicana, que siempre ha sido menos intervencionista que los demócratas en política exterior, con excepciones claro. Pero al pueblo americano dudo mucho que le convenga Trump. Me parece que pasa de payaso. El problema de USA es que no hay donde escoger. Demócratas o republicanos son las dos caras de una misma moneda. En Europa hay un poco más donde escoger, pero no sirve de nada. Aunque ganase las elecciones el Partido Comunista de los Pueblos de España, nada podría hacer, porque Bruselas (y la OTAN) se lo impediría.. De ahí que, hoy más que nunca, las democracias occidentales son un paripé. Lo triste es que el 80% de los ciudadanos crea en este tinglado, tal es el grado de lavado de cerebro.

      Me gusta

    3. Iván, esta materia que nos ha dejado Poch imagino que la está leyendo un muy amigo mío nicaragüense, que es profesor en una universidad madrileña, ya jubilado, y que participó en la revolución sandinista, aunque en los últimos años está alejado del régimen, es persona non grata para Daniel Ortega (otro cara dura, yo creo que al final todo se resume en la condición humana, da igual la ideología que tengas). Estoy persuadiéndole a que se una a nosotros en el blog.

      Me gusta

  7. Enrique Pérez Fernández (embajador «franquista» en Santiago de Chile ) :
    «Tened cuidado con estos militares, que son más brutos que los nuestros»
    Joaquín Leguina, «Aquel martes» (11 de septiembre de 1973)

    Le gusta a 1 persona

      1. Por cierto Ivan, a quien te refieres en tu frase: «Todo lo que cuenta este hombre es archiflipante. Se da cuenta uno del retraso que lleva en cuanto a información……». ¿Te estás refiriendo a Poch?

        Me gusta

  8. SOBRE EL PODCAST DE BENJAMIN NORTON EN ENTREVISTA A MICHAEL HUDSON
    Más que de desvinculación económica de Rusia y China de Occidente, habría que hablar de liberación. Rusia y China están sacudiéndose los grilletes de Occidente.

    Todas las clasificaciones de los sistemas económicos, como la que expone Michael Hudson, hay que entenderlas en clave de «tipos ideales» al modo de Max Weber. Yo intuyo que cuando Hudson se refiere a los tres sistemas económicos -Capitalismo financiero, Capitalismo industrial y Socialismo- en realidad no está hablando de sistemas económicos, sino de modelos doctrinales en Economía, a saber, el modelo neoliberal (que él vincula al capitalismo financiero), el modelo keynesiano (que él vincula al capitalismo industrial) y el modelo económico marxista (que él llama sistema socialista). Está mezclando sistemas económicos con doctrinas económicas. En realidad, no hay tres sistemas económicos, sino uno solo, al menos en Occidente, que es el sistema capitalista. Solo que el sistema capitalista está en un proceso de transformación/mutación de un sistema capitalista monopolista de consumo de masas (que doctrinalmente se vincula con el modelo keynesiano al menos desde los años 30) a un sistema capitalista financiero (que él vincula con el modelo neoliberal). Pero ojo!!!! No siempre el sistema industrial ha estado vinculado con el keynesianismo. De hecho, antes del triunfo del keynesianismo, el modelo económico imperante era el marginalista o neoclásico, y anteriormente el modelo clásico que parte de Adam Smith. El neoliberalismo, con matices propios, es básicamente la continuación (con sus diversos matices, repito) del modelo clásico en Economía, que había sido interrumpido desde los años 30 y hasta los años 80 por el modelo keynesiano). El neoliberalismo no es otra cosa que la vuelta a la ortodoxia de la economía clásica y neoclásica típica de los liberal-conservadores con algunas aportaciones más como la de la escuela austríaca y la escuela de Chicago. Ese liberalismo tradicional/neoliberalismo es el que empuja hoy hacia un capitalismo financiero, pero que a principios del siglo XX había conducido a un capitalismo monopolista de consumo de masas. La evolución del Capitalismo desde la revolución industrial vino a ser la siguiente (fechas aproximadas):

    @1760-1890 (130 años)————– Capitalismo Industrial de Producción (entra en proceso de mutación a partir de la gran crisis económica estructural de 1873, que se extiende hasta inicios de la década de 1890, período de transición marcado por la segunda revolución industrial). Era de la prensa.

    @1890-1980 (90 años)—————Capitalismo monopolista de Consumo de Masas (lo que Lenin llamaba la fase imperialista del Capitalismo), que coincide con la aparición de las primeras sociedades de consumo en EEUU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda en los años 20. Era del cine, la radio y la TV. Esta fase vivió dos grandes crisis económicas, una estructural (la depresión de la década de 1930 que no acabó hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945, en 1948 para algunos autores) y otra coyuntural (la del petróleo de 1973 a 1985 aproximadamente). Esta fase del Capitalismo entró en mutación a partir de esta última crisis y va a coincidir casi en el tiempo con la tercera gran revolución industrial y tecnológica que es la de la informática (era de Internet desde 1989). Aquí ya las cosas se complican, porque no sabemos a ciencia cierta si la actualidad de 2022 forma parte de un período de transición largo que va desde 1980 aproximadamente hasta hoy y lo que queda, si es que queda, o el inicio de la transición ocurre en los años 90 y llega hasta hoy y aún no sabemos si ha acabado o va a seguir. No olvidemos que el periodo de transición de la fase del Capitalismo Industrial de Producción a la del Capitalismo monopolista duró casi 30 años. De lo que parece no caber duda, es que si estamos en una fase de transición es del Sistema Capitalista de Consumo de Masas al……

    @1980-2080? (100 años)——Capitalismo Financiero. No sabemos cuanto va a durar, pero es obvio que las nuevas tecnologías marcan ese cambio y es probable que dure algo menos que la anterior fase. Era de Internet y las nuevas tecnologías. En el Capitalismo Financiero, a diferencia del monopolista de principios del siglo XX, ya no se necesitará tanta mano de obra como se necesitó en las dos anteriores fases del capitalismo, precisamente por lo que dice Hudson, que este tipo de capitalismo no se basa en la economía real, sino en la economía virtual de tipo financiero. Concuerdo con Hudson que lo que ha hecho posible en parte esta mutación hacia un Capitalismo Financiero ha sido la doctrina neoliberal, lo que va a hacer cada vez más complicado evitar la abierta contradicción entre Capitalismo y Democracia, algo que el modelo keynesiano había conseguido de alguna forma (los 30 gloriosos). Quiero ver también a los conservadores cómo van a reaccionar ante la más que evidente contradicción entre el Capitalismo Salvaje y la doctrina cristiana de la Iglesia.

    Si se admite todo este rollo que os he expuesto, cabe pensar que Michael Hudson confunde sistemas económicos con doctrinas económicas. El Capitalismo solo es Uno, solo que está mutando de una fase monopolista de consumo de masas hacia otra nueva de Capitalismo Financiero. Pero creo que estamos aún en el período de transición, y desconocemos qué tipo de sociedad nos vamos a encontrar cuando haya finalizado el proceso mutante. Auguro que no será nada bueno para la mayoría de los que habiten este planeta. En cuanto al sistema socialista del que habla Hudson, es obvio que ese ya no existe. Lo que hay en China es otra cosa que no es socialismo-comunismo ¿Qué es? Hay mucha especulación aún al respecto. No me atrevo a decir qué pueda ser, porque no tengo ni puta idea. Y lo de la Rusia de Putin ni es comunismo-socialismo, ni tampoco es neoliberalismo. Quiero aclarar que en Occidente el neoliberalismo como doctrina ha triunfado, pero tampoco se ha implementado totalmente en la sociedad real, pues aún vivimos en una Economía mixta, como es el caso de España, si bien es cierto que, a diferencia de los años 50 y 60, la economía mixta que hay hoy en día tiene más de libre mercado que de planificación central del Estado con gran diferencia, algo que en los 30 gloriosos no pasaba. Probablemente en los próximos años asistiremos al final definitivo del Estado del Bienestar, estoy convencido de ello. Habrá que estar ojo avizor. Desde un punto de vista doctrinal económico, en el año 1960 habían tres modelos económicos en liza: keynesiano (hegemónico), neoliberal (periférico) y marxista/planificación central del Estado (solo en la URSS y adláteres). Luego en 2000, en liza ya solo estaban el modelo neoliberal (hegemónico) y el modelo keynesiano (periférico), y el marxista había desaparecido. ¿Vamos hacia el modelo neoliberal consolidado? Yo creo que no se ha abandonado nunca, ni en la crisis de 2008, ni tras la pandemia. Sigue ahí. El neokeynesianismo no se ha impuesto finalmente. Ni creo que lo haga. Hay que tener en cuenta en todos estos fenómenos la propia dinámica de la historia.

    Del resto, a mi me parece muy interesante lo que expone Michael Hudson. Habría algunas cuestiones discutibles ciertamente, pero en líneas generales veo su discurso bastante interesante. Me chirría, por ejemplo, lo del «capitalismo industrial del siglo XIX era progresista». Hombre, respecto al feudalismo sí. Pero luego mezcla, habla de Bismarck y Disraeli, que eran conservadores, como pioneros del Estado del Bienestar, y lo fueron, pero por intereses espurios muy distintos a los de querer favorecer al proletariado. Más bien idearon una especie de Estado social (más Bismarck que Disraeli) paradójicamente para defenderse del proletariado y comprar la paz social ante el empuje que por aquella época estaba imprimiendo el movimiento obrero. Me chirría también el menosprecio que hace de Paul Samuelson, que fue uno de los principales economistas keynesianos.

    Creo que es una realidad palpable, que el problema del sistema capitalista hoy, y hacia donde va, es la financiarización de la economía de manera ya radical y la dependencia de las grandes corporaciones industriales del poder financiero. Eso no puede ser bueno para nadie, salvo para los rentistas. Este capitalismo oligopólico girando en torno a la banca, creo que es lo peor que le puede ocurrir a la gente. De ahí que últimamente existan voces clamando por la reindustrialización, sobre todo de Europa, para poder competir con China. Claro que el problema al que creo que vosotros aludís es ¿Cómo reindustrializar con la problemática ecológica que hay? ¿Es eso? He notado que en el foro hay algunos decrecentistas. Es un dilema bastante complicado. Me gustaría saber en donde discrepáis de Michael Hudson y lo argumentéis, por favor. Creo que la introducción por parte de Mastropiera de esta entrevista ha sido muy oportuna. Exprimamos ese discurso.

    Me gusta

    1. Entrar a rebatir todo lo que dice es costoso y además superaría mis conocimientos historicos. Me parece muy interesante a la hora de darle uno al coco incluyendo o abriendo el ángulo mental.

      En cuanto al decrecimiento, me parece al final que puede caer en otro mito, como el del crecimiento. La cuestión no creo que sea esa. No tengo elaborada cuál, pero me parece que es otra vez la caída maniquea, la dicotomía esclavizadora de rigor.

      Así que, tesis, antítesis = síntesis. Nos falta la síntesis.

      Decirle a los países de lo que ahora se ha dado en llamar » sur global» que no tienen que crecer y que algunos deben decrecer (China, India, Brasil, Sudáfrica, Rusia of course, van a decir que tururú 🖕) es de traca, y claramente se torna -para ellos- en una trama occidental… Ni que decir tiene que a día de hoy ya no tenemos capital alguno de ningún tipo sobre lo no-occidental; y en algunos casos de lo-occidental (Brasil, por ejemplo) tampoco.

      Así que la cuestión no es el decrecimiento o no es esa la palabra. Pero lo que quiera que sea una forma de «desarrollo» (con todas las comillas) que no sea (o minimice) destructiva con el ser humano (por supuesto) y con el entorno, no va a plantearse en serio mientras: 1, no sea una decisión discutida y consensuada a nivel mundial, 2, los países alcancen -todos- desarrollos aceptables.

      Me gusta

    1. En relación a lo de Finlandia, ayer le leí al hindú de «India Punchline» que el comportamiento de Europa es completamente irracional y que se están haciendo el harakiri. Es de una imbecilidad pasmosa (lo de Europa). Pero insisto, los perjudicados no van a ser los que deciden estas cosas, sino nosotros los de a pie. Démonos por jodidos todos.

      Me gusta

  9. Cuando algo se masifica, a ese algo le crecen los enanos jajaja. Masificación y complejidad van muy unidas y a mayor complejidad más caos. Véase el ejemplo de la educación. Se internalizó tanto lo del «derecho de todos a la educación» (incluida la universitaria), que al final acabó masificándose tan magna institución hasta llegar al punto caótico de sin razón y sin sentido de que ya entran entran en la universidad hasta los que no cogen un libro ni por casualidad e incluso los deficientes mentales. ¿Efectos de la posmodernidad?

    Me gusta

      1. No entran. Ya ha dicho Erdogán que nanai 🤣. A ver cómo lo sobornan porque este está que trina con los yankes desde que le montaron el golpe de estado.

        A tenido que empezar a volar solo cuando se ha dado cuenta de que se puede fiar más de los rusos o los chinos que de los americanos/europeos.

        Me gusta

  10. A ver, que os perdeis siempre lo principal con lo accesorio:

    https://english.almayadeen.net/news/politics/german-police-detain-top-nuclear-negotiator-enrique-mora

    Todos detenidos por la (geheime?) polizei y con pasaporte diplomático del chiringo. Es evidente que si la Unión Europeda no respeta sus propios pasaportes diplomáticos ya me dirán quièn cojones lo hará.

    Esto va a terminar como el colapso de la URSS. Bajada total de pantalones ante China y nos vamos directamente de lamerle el culo a Washington a lamèrselo a Beijing. Pero mucho más patètico y más contundente.

    Es un cuerpo social descerebrado y anestesiado, y las elites que piensan irse de rositas lo llevan claro. Estuve leyendo antes los esclavoa obreros del nazismo que totalizaron más de 20 millones de personas, el doble que afroamericanos esclavizados en cuatro siglos hacia Amèrica (y Europa). Los crímenes de esta gente no se van a pasar por alto.

    Le gusta a 1 persona

    1. No no, si seguimos el hilo 🤣. Yo no dudo de que China acaba capitaneado la «multipolaridad», pero de momento pues me voy divirtiendo con los payasos en el escenario… Porque el show va a durar.

      He estado repasando canales de Telegram hoy y se remueven los «cimientos» impuestos aquí y allá desde Bosnia hasta Palestina, pasando por Kosovo y Carabaj (donde habrá referéndum en Julio para decidir su unión con Rusia).

      Las costuras del traje se rompen y rápido. Menudo festival. 🎉🎉🎉🎉🎉🎉

      Si ya salta hasta Royuela, me dejo coleta 😆

      Me gusta

    2. Jajajaja ¡GENIAL DE WALLE! Ya lo he leído.

      ¡Es el kaos! Jajajaja. ¿No me digas que no es divertido? Qué tarde más deliciosa estoy pasando 😆

      Antes de fin de año, ¡tenemos el Nord Stream 2 funcionando a todo tren, Nueva Rusia asociada o integrada a Rusia, más Transnistria, Carabaj y vaya usted a saber qué más, la UE a punto de caramelo y la OTAN tres cuartos de lo mismo («resucitada no, el canto del cisne») y muchos más cambios pasen y vean el derrumbe del Imperio Romano 2.0!

      😆😆😆😆😆

      Me gusta

    3. No es por nada pero todo esto se disfrutaría mejor con reuniones veraniegas al fresco con comida y bebidas espírituosas…. Por lo menos mientras no se aplique la Ley de Seguridad Nacional (¡já! La Ley de la Dictadura pura y dura).

      🤣

      Me gusta

    1. Yo me iría. No sé por cuánto tiempo, pero me iría. Prefiriría ver todo esto desde lejos.

      De momento la cosa aquí se puede sobrellevar. Pero sospecho que no por mucho tiempo.

      Me gusta

      1. Creo que estáis exagerando mucho y en plan apocalíptico. Como si los chinos hubiesen asomado sus coletas por los Urales dispuestos a abalanzarse sobre Europa. El peligro amarillo. Como si EEUU fuese a desmoronarse a corto plazo y Europa se sumiese en la más abyecta de las miserias. Si algo de eso fuese a ocurrir, tened certeza absoluta que ninguno de los que estamos en este blog lo vamos a ver, no siendo que haya alguien con menos de 40 años, que tal vez muy remotamente. El actual poder militar de EEUU es imbatible a gran distancia de China y Rusia. Si creeis que puede haber una guerra nuclear, huir a América Latina no os salvaría, porque iríamos a perecer todos. Mejor refugio que Galicia, última reserva espiritual de Occidente, no encontráis. Allí no llegan los misiles. Además Galicia está protegida por San Cipriano y es probado que su naturaleza misteriosa renueva sus bosques, y donde hace dos años los incendios calcinados montes, dos años después vais a esos montes y veis la fronda renacida. Es un milagro de la Eleusis. Galicia está embrujada realmente. Huid a Galicia. La fronda gallega es más fiable que la deteriorada Amazonia sudamericana. Para quien cree que América Latina es la solución, desengáñese. Cada año que pasa, miles de brasileños abandonan su país, no por necesidad, sino huyendo de la violencia urbana. Para vivir en América Latina hay que tener mucha plata, si no mejor no vayan. ES ir de Gustemala a Guatepeor. Si viven allá, asuman que su esperanza de vida puede bajar unos 15 años de golpe. El mayor incentivo de esas latitudes son sus mujeres, nido de tentaciones libidinosa. Pero de nada adelanta oír los cantos de sus sirenas llamándoles a pecar, si ustedes no tienen plata para contentar a tan hermosas mujeres. Y si ya son viejos o a las puertas de la ancianidad y sin pasta, Dios da pan a quien no tiene dientes. América Latina es un paraíso hecho a la medida de los ricos. Si va a ir allá a trabajar de camarero o a vivir de una pensión de mierda del Estado español, su mejor opción es Galicia o Asturias. Al menos tendrá la compañía de los hobitts, trasgos, gnomos y demás fauna de esos parajes.

        Me gusta

      2. Muy bueno Jorge. Tomo nota de lo de Galicia y Asturias.

        Lo de Sudamérica lo comentaba como aventura personal y de paso ver el tema desde fuera de Europa, más bien.

        Quizás a veces se confundan deseos con realidades, no te digo que no, pero es muy oscuro el camino de Occidente y en concreto del Occidente Atllantista. Estamos viendo de repente cómo no se guarda ninguna de las «formas» que acompañaban los discursos sobre democracia y demás; sí, ya sabíamos que era fachada, pero quedaban las formas…

        A eso hay que sumar la deriva autoritaria «hacia dentro» desde que comenzó el Show Covid y que se dio de forma grave (con distinta intensidad) en toda Europa… la Europa fetén, la super civilizada, la EJEMPLO…. la de las lecciones constantes al mundo… No podemos olvidar eso.

        Justo ahora mismo en España se va a aprobar una reforma de la Ley de Seguridad Nacional que ya de entrada va a ser inconstitucional porque debería tramitarse como Ley Orgánica (ya que afecta a derechos fundamentales) y no como Ley Ordinaria… Y es una norma claramente autoritaria… Date una vuelta por el texto y valora las potencialidades: discrecionalidad pura del poder ejecutivo y sin controles de otros poderes … Flipante.

        De la UE, en cuanto a superestructura, qué decir, ya es la UEOTAN… Si hasta Suecia y Finlandia (los alumnos aventajados de Europa, los que «todo lo hacen bien») se quieren unir al Club Criminal Terrorista Mundial sin razón alguna… No corren peligro de nada (si acaso ESTANDO dentro).

        En fin, podríamos seguir largo y tendido con los indicadores del derrumbe fruto de la podredumbre interna.

        Y las contradicciones y quiebras sociales de los EEUU las sabes …. Hasta hay senadores que hablan desde hace tiempo se la secesión de sus territorios, 100 mil muertos AL MES por los opioides (pero esto no merece la misma atención que un virus que mata al 0,01/02/05 dependiendo del país que ha sacado estadísticas….) como ejemplos.

        Quizás la agonía dure más y lo rápido de los acontecimientos de estos dos meses y pico nos hayan hecho creer lo contrario, podría ser.

        Pero te diré que pese a mis risas de ayer y lo que suelo dejar escrito aquí, Europa, en mi mente, junto con Estados Unidos e Iberoamérica siempre han sido y son escritores y poetas, Velázquez y Da Vinci, Venecia y toda la huella Española al otro lado del Atlántico, la calle donde vivía mi abuela y todo lo que representaba lo humano que había en ella pese a su historia (que era la trágica del s.XX español), las hamburguesas cuarto de libra y las pizzas a lo yanke… y más.

        «Lo otro», lo oscuro, lo que carcome, lo veo y critico con tristeza de fondo. No me hace ni puta gracia que hayamos echado por la borda lo que se pudo seguir siendo, abiertos a mejorar pero teniendo claro lo real, lo válido, lo irrenunciable.

        Me gusta

  11. Me parece muy llamativo que Rafael Poch de Feliú haya dejado repentinamente de escribir sobre Ucrania hace casi dos meses, después de casi dos artículos a la semana hasta ese momento.
    Llámenne paranóico, pero no descarto que haya sido amenazado.

    Le gusta a 1 persona

    1. Puede ser, aunque también cabe la posibilidad de que se haya dado cuenta de que TODO es una representación macabra orquestada por algún algoritmo geopolítico al servicio de los tres futuros poderes mundiales…al fin y al cabo ellos tienen la potestad de pararlo todo cuando quieran.
      Mientras esperamos a que le del al botón de stop, podríamos pedirle a Rafael que nos deleite con las joyas de su biblioteca…al menos sentiríamos la nostalgia de lo que pudo ser y no fue.
      Salud.

      Me gusta

  12. EEUU puede sufrir un colapso súbito como la URSS. Es ese tipo de cosas que nadie espera. Las implosiones suelen ser relativamente rápidas y sin previo aviso. No sería algo como el criminal desmantelamiento de la URSS (tres descerebrados dejaron tirado a todo el mundo), pero podría ser algo como la implosión súbita del USD, un golpe de estado que colapsara el teatro constitucional o simplemente una degradación sociopolítica que hiciese que no funcionasen estructuras civiles, el caos que ellos mismos han sembrado allende sus mares, vaya.

    El peor colapso es el del USD, que pillaría a todo el mundo en bragas, incluyendo China y Rusia (aunque estarían mucho mejor preparadas que otros). Este colapso puede surgir de simplemente un default masivo de la deuda global en USD, es decir, esa mayoría abultada de países que apoyan a Rusia como pueden, pueden empezar a decidir dejar de pagar sus deudas homologadas con Occidente y la secuencia de dominós en cadena sí que es inèdita en la historia. Y esto pasará, 100% probable, si EEUU comienza a sancionar a China.

    En general, las sociedades Occidentales se han vuelto inestables y vulnerables. Carecen de organizaciones civiles, o están todas cooptadas o son (por ahora) demasiado minoritarias. Podemos tener estallidos tipo las primaveras árabes, que ya se vio cómo se resolvieron. El punto va a ser que quienes mueven los hilos están en un nivel de desprestigio que es como la CoViD, la gente creía en los ‘organismos oficiales’ fundamentalmente porque las narrativas alternativas estaban copadas por lunáticos (pagados por los primeros). Cuando estos son los últimos frenos, la hostia es cuestión de instantes.

    Personalmente creo que EEUU va a desaparecer como actor geopolítico rápidamente, y esto en sí mismo es un colapso. Poco vacío va a dejar en Eurasia, donde sólo se aferra en la UE y los 3-4 estados de Lejano Oriente que cada vez les tiemblan más las piernas, pero en LatAm esto va a ser un desastre total (y que repercutirá en Europa de forma brutal y en España particularmente).

    En cuanto a la UE, yo veo dos escenarios. Uno, pasan a lamerle el culo directamente a China y dos, se desintegra en tres pedazos (para esto no tiene que romperse abiertamente), que terminan en el mismo sitio (el pedazo sur -PIGS- el primero en lamer el Ano Sínido).

    La situación del USD es insostenible, y a poco que surja una alternativa, los bajones van a ser barrenas. Toda la arquitectura mafiosa feudal global se va a desintegrar y el otro poder que le queda a EEUU, el militar, le va a seguir detrás porque Napoleón ya lo dejó bien claro, que para la guerra hacen falta tres cosas: dinero, dinero, dinero. Sin dinero no hay rock and roll, què palo.

    Y a Rusia le entra a tal escala, sin precedentes, que por primera vez se están planteando anexarse los 2/3 de Ucrania porque pueden pagárselo (que serían 26 millones de personas y reconstruir infraestructuras a una escala posguerra, literalmente).

    Finalmente, las estructuras y valores sociales entre la UE-Occidental y la UE-Oriental (el antiguo Pacto de Varsovia) se han vuelto incompatibles, hay multitud de indicadores. Es algo muy similar a la divisoria progre – reaccionaria en EEUU que si allá tambièn es territorial, es más difusa. En Europa es geográfica total (lo han estado cocinando 30 años con pasta otánica) y no es posible la convivencia entre países tan dispares socialmente hablando en una organización.

    Me gusta

    1. Comparto tu visión, sí.

      Apuntaría que lo peor de salida para afrontar esto es precisamente la interconexión «globalista» que se ha ido formando. Ya que, pudiendo haberse -cada país- desarrollado y dispuesto ciertos alimentos y materias primas muy básicas, no se hizo, porque el paradigma era otro, ese otro que se acaba de destruir.

      Así que lo crudo en cada zona dependerá entre otros factores del ritmo en el que se de todo este proceso.

      Lo de la URSS, por cierto, como ejemplo de cisne negro es difícilmente superable. También es verdad que dice mucho de cómo estaban aquellos escalafones que permitieron aquello. La URSS era un estado, con su constitución y todo y que en aquel momento ya había tenido elecciones democráticas… Fue un flash total.

      Luego Yeltsin, el demócrata «homologable», nuestro «hombre en Moscú» acabó bombardeando la Duma a lo Pinochet….

      Me gusta

    2. «Personalmente creo que EEUU va a desaparecer como actor geopolítico rápidamente, y esto en sí mismo es un colapso».
      Muy lejos de concordar contigo ¿Cómo puede desaparecer como actor geopolítico rápidamente una potencia que militarmente abruma al resto del mundo y tiene un despliegue de aliados y bases tan amplio? Hombre, dale tiempo al proceso de caída, ningún imperio se desintegró de la noche a la mañana en cuestión de pocos años, salvo la URSS claro, bendito misterio. EEUU está muy lejos del panorama de la URSS. Está más cerca de la verdad poder afirmar que Rusia era un gigante con pies de barro. Queda China ¿Qué va a hacer? Chitón y seguir perseverando para cuando sustituya a EEUU como hegemón. Va para largo. Mientras, que tome nota y vaya aprendiendo de los errores de Occidente. En tus análisis sobre el colapso de EEUU hay más de deseos que de racionalidad.

      «…porque Napoleón ya lo dejó bien claro, que para la guerra hacen falta tres cosas: dinero, dinero, dinero. Sin dinero no hay rock and roll, qué palo».
      Tome nota Rusia de eso. De dinero no anda sobrada. Si por dinero fuere, Rusia es quien caerá primero. Y rimó.

      «En cuanto a la UE, yo veo dos escenarios. Uno, pasan a lamerle el culo directamente a China y dos, se desintegra en tres pedazos (para esto no tiene que romperse abiertamente), que terminan en el mismo sitio (el pedazo sur -PIGS- el primero en lamer el Ano Sínido)».
      Bueno, en nuestras manos está el evitarlo, gracias por avisarnos. ¿Y los 0tros dos pedazos? A mí como el Ano Sínido me resulta muy fétido, en caso de tener que elegir, puestos a seguir lamiendo anos, preferiría seguir lamiendo el Ano Yanqui, que está perfumado con colonia. Dado que Rusia ya a estas alturas de la película está perdida para la causa por decisión de EEUU, yo prefiero que Occidente se repliegue y reorganice su defensa contra el peligro asiático.

      «Y a Rusia le entra a tal escala, sin precedentes, que por primera vez se están planteando anexarse los 2/3 de Ucrania porque pueden pagárselo».
      Uy uy uy. No sé en que mundo vives Walle. Mucho me temo que Rusia va a acabar anexando una mierda de Ucrania, y ya sería un triunfo firmar porque le permitieran retirar a su maltrecho ejército hecho girones de vuelta para Rusia y aquí paz y haya gloria. La campaña rusa en Ucrania, nos guste o no, está transluciendo las debilidades de las fuerzas armadas rusas, que no pintan bien para su imagen internacional, sobre todo para aquellos que les compran armas. Al final, Poch no andaba mal encaminado cuando advirtió de la posibilidad de que a Rusia le podrían venir mal dadas en Ucrania. Son imponderables que tiene la guerra. ¿Quien iba a decir que la invencible Grand Armé de Napoleón acabaría estrellándose contra los palurdos rusos en Rusia?. Las guerras es lo que tienen, que se sabe muy bien como empiezan, pero nunca se sabe como acaban.

      «Las estructuras y valores sociales entre la UE-Occidental y la UE-Oriental (el antiguo Pacto de Varsovia) se han vuelto incompatibles, hay multitud de indicadores».
      En esto concuerdo plenamente. Yo siempre defendí que ampliar la UE a los países del antiguo Pacto de Varsovia era un error. Tanto ha ido anexionando, que han convertido la UE en una organización cada vez menos democrática por el peso cada vez más grande que tienen los países anexados que en su puta vida han sabido lo que es una democracia, salvo raras excepciones; y además han ido convirtiendo el entramado de la UE en una organización cada vez más inclinada económicamente a lo que son los países en vías de desarrollo que al Primer Mundo. Ya hay casi tantos países pobres como países ricos, trazas la media, y te da una UE con una renta per cápita de broma, que no es de Primer Mundo real. Y en cuanto a los valores sociales, tienes razón. Eso va de lejos, pues ya desde los albores de la Edad Media había una diferencia abismal entre la Europa Occidental y la Europa del Este. No eran necesarios muros para ver esa diferencia. Bizancio aparte.

      Me gusta

      1. Jorge, con perdón, pero remedando tu lenguaje, no tienes la más puta idea.

        https://www.rt.com/business/555418-russia-oil-revenues-soar/

        Los dólares son papelitos. No se comen. No están respaldados en nada, literalmente. Es un acto de fe. Y como tal acto de fe, hay que combatir a los ateos a cañonazo limpio, esto funciona con gente de medio pelo como Hussein o Gadaffi que encima se creían que esta gente de Occidente tiene palabra, la que daban a los indios es la que siempre han tenido, árabes tenían que ser. El petróleo sí se come, y el gas, de hecho es lo que come esta civilización, puede sobrevivir sin dólares, no sin petróleo. El dólar es el cromo de Walt Disney para controlar el petróleo, pero ya no funciona, y pasa que Rusia tiene 6.000 cabezas nucleares. No es Libia. Ni Iraq. Un fallo que no se las neutralizaran, que ahora están lamentando.

        Rusia nunca tuvo tanta pasta en toda su puta historia. En toda clase de cómputos contables. De lo que menos tiene curiosamente es USD. Què cosas. De hecho, están ingresando muchísimo más con las sanciones que antes de ellas. Mira la cotización del rublo.

        Es tanta la cantidad de pasta, como he dicho arriba, que sí están considerando tragarse los 2/3 de Ucrania.

        La gente hoy está por aquí y mañana no. Los países igual, no importa cuán sólidos te parezcan a ti y al vox populi. Alemania era Dios en 1941 y una puta ruina en 1945, coge la máquina del tiempo, vete a 1939 y cuèntales cómo va a acabar todo, te toman por chiflado. EEUU es el soporte y la viga maestra de todo un tinglado, y lo más normal es que quiebre (en el sentido de fractura mecánica) si es que no ha quebrado ya y aún tardarán en verse los efectos. Por descontado que nadie espera esto, unos porque no pueden esperarlo, y otros porque no quieren esperarlo, pero en mi puta vida he visto nunca una estructura que se estè llevando tal chorreo de hostias y que resista. Yo para mí que está fracturado ya (lo cual explica perfectamente toda la política demencial que tienen a todos los niveles, porque ya se ha roto toda la fibra sociopolítica), que los rusos y los chinos lo intuyen y le están dando el empujoncito. El problema de los chinos es dónde colocar mucha de su mierda si EEUU se hunde a plomo, porque la BRI la tienen a medio hacer (que para eso es), pero tú como siempre preocúpate por los chinos.

        Ya sabes, donde las dan, las toman. Digo esto por ciertas cuentas pendientes a nivel geopolítico.

        Si hasta ahora se ha estado lamiendo el ano otánico, ponerle ascos al chino me temo que es racismo. Y esta tontería, que en EEUU es folklore patrio, eso el algo que los chinos llevan muy mal.

        Le gusta a 2 personas

      2. Estás perdonado. Pero sobran los típicos «No tienes ni puta idea». Que yo no concuerde con algunos aspectos de tu discurso (en muchos concuerdo plenamente) no significa que tu no tengas ni puta idea. Si yo fuese racista no estaría casado con una negra, y no creas, eso me ha traído complicaciones en España no pocas veces. Pero estoy orgulloso de la civilización a la que pertenezco ¿Por qué tú no? ¿Simplemente porque tus dirigentes tratan de defender nuestros intereses de forma equivocada? Que estén equivocados (yo también lo creo) no me lleva a desear el fin de la civilización occidental, es decir, mi autoanulación, y su sustitución por otra con la que yo no tengo el menor contacto. Yo no soy racista, pero sí euro centrista, qué le voy a hacer. Pero a diferencia de otros eurocentristas, yo siempre quise que Rusia estuviese dentro. Lo expresé en variadas ocasiones aquí. No me gusta la política exterior americana, pero ello no me hace querer el final de los EEUU. Hay infinidad de cosas de EEUU que me encantan. Por ejemplo esto, entre otras muchas cosas:

        Me gusta

      3. Yo no te he llamado racista. Si quisiera hacerlo, lo hago directamente. No veo que lo seas. Por eso apunto una contradicción, que tú mismo corroboras: como EEUU según tú, es parte de una civilización de la que te sientes orgulloso, si no estoy malinterpretando tus palabras, entonces infiero que se les puede lamer el culo por una serie de razones, pero como los chinis no lo son, y tú repartes el carnet… Creo que convendrás conmigo que la única forma de darle congruencia a esto es repartiendo carnets, o etiquetas, así que no sè què quieres que te diga.

        Por supuesto que la frase ‘no tener ni puta idea’ es desafortunada en toda discusión pero es que he puntualizado que estaba remedando un poco tus argumentaciones en ocasiones. No tenía más intención que irónica. A ver, se puede discrepar en todo y es bueno que así sea, pero igual que ‘afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias’ (=cosas que nos parecen absurdas para nuestra base cultural profunda necesitan una buena sacudida para moverse), ‘prejuicios generalizados requieren las mismas pruebas extraordinarias’. Menganito me dice que el Sol sale por el este, y según lo picajosos que nos pongamos eso es falso, porque lo que es salir, no sale, para un sistema de referencia inercial, es la Tierra la que gira y nos lo deja ver. Por tanto cada forma de presentar un fenómeno empírico no es neutral, y la primera es epistemológica y ontológicamente falsa, por más que pueda resultar práctica. Entonces es conveniente asumir hasta dónde se puede simplificar sin correr riesgos demasiado elevados.

        Todo esto a cuento de que si uno oye grietas, no parece muy recomendable engañarse a sí mismo.

        Le gusta a 1 persona

      4. Sí, indirectamente me has llamado racista, y la prueba son tus propias palabras: «Si hasta ahora se ha estado lamiendo el ano otánico, ponerle ascos al chino me temo que es racismo». No necesariamente se pueden decir las cosas explícitamente, también se pueden decir implícitamente y dando rodeos. Pero pelillos a la mar. Deslices los cometemos todos. Yo también había expresado: «No sé en qué mundo vives, Walle». Venga, tampoco vamos a estar midiendo las palabras ¿no?

        Tu dices: «como EEUU según tú, es parte de una civilización de la que te sientes orgulloso, si no estoy malinterpretando tus palabras, entonces infiero que se les puede lamer el culo por una serie de razones, pero como los chinos no lo son, y tú repartes el carnet».

        No, infieres mal, querido Walle. A mi me gusta mi civilización, cuya raíz está en Europa, y EEUU es una proyección de Europa, ni más ni menos. Como también lo es América Latina. EEUU somos nosotros transportados al otro hemisferio (incluidos los rusos, que emigraron a EEUU en gran número también, y colonias de gallegos y vascos sobre todo, una de gallegos en Newark -hubo un jefe de la policía de Newark que era gallego- y otros gallegos mezclados con la colonia italiana por cuestión de afinidades, ya que gallegos eran pocos). Pero Rusia también es Europa y a mi me gusta mucho Rusia, ya lo he expresado infinidad de veces. ¿Ves que yo le lama el culo a EEUU? Creo que salta a la vista por lo que he escrito en este blog, que yo me he decantado desde el minuto uno a favor de Rusia, y que lo que ha hecho EEUU/OTAN con Rusia en los últimos 30 años es una cabronada y una vesania sin justificación. Yo no le lamo el culo a EEUU, pues, pero tampoco deseo su desaparición. La UE sí le lame el culo a EEUU desde la Segunda Guerra Mundial por razones obvias que no es necesario explicar aquí, porque tu eres muy inteligente y las conoces. Veo el asunto de la siguiente manera. Un miembro muy importante de la civilización occidental (EEUU) no se lleva bien con otro que también es muy importante (Rusia) y entre ambos deben resolver sus diferencias. Después hay una serie de miembros del club occidental en Europa (prácticamente todos salvo dos o tres excepciones), que obligados por una deuda que tienen con EEUU y que todavía no han saldado, se ven obligados a lamerle el culo a su acreedor poniéndose de su lado en esta pugna entre los dos miembros más importantes del Club Occidental. Algo tan simple como esto, De Walle. Es obvio que tengo mucha más cercanía con EEUU que con China, cuyos valores no son los míos. Pero eso no implica que tenga suficiente espíritu crítico para censurar la conducta del amigo americano, que siempre me ha parecido demasiado agresiva, pero no mucho más que la que tuvo Gran Bretaña cuando era imperio. A lo mejor es una característica de nuestra civilización, mea culpa, es muy lamentable, somos muy malvados, pero…..yo no conozco ningún imperio desde la formación de los mismos en la antigüedad, que no haya sido agresivo, cruel, sanguinario y egoísta, incluido el Chino. Tal vez unos más que otros, pero por ahí van unos y otros.

        Espero que haya quedado clara cual es mi posición respecto a todo este asunto de Ucrania. Si hay que sostener en el futuro una guerra contra China -que yo ya no lo veré- yo estaré siempre con los míos. Y ya bastante pena me produce que Rusia tenga que refugiarse al lado de China, porque nosotros la hemos expulsado del sanedrín como si fuese un país leproso. A Rusia no le han dado otra opción, porque la han puesto con una espada contra la pared. Esta situación me produce mucha amargura.

        Me gusta

  13. Respecto a la emulsión cortada que se está volviendo la UE, este blog en general es muy interesante, aunque suelo no estar de acuerdo con gran parte de sus conclusiones (un poco provocativo es), pero es de gran nivel, y respecto al punto que nos ocupa, tener estos datos que suministra así juntos es bastante útil:

    https://despuesnohaynada.blogspot.com/2022/03/al-este-del-eden-i-no-es-oro-todo-lo.html?m=0

    Los datos de Alemania deberían ser de sobras conocidos, me parece evidente que se ha castigado a la RDA por impura aparte del saqueo que venía más claro que Dios, es por cosas como estas que tiendo a sostener la estupidez humana como motor de la historia, porque si esa gente hubiera razonado en frío nunca jamás se habrían ‘reunificado’ (ser absorbidos) por la RFA. Lo mismo para el resto.

    Todos estos datos tambièn los ha comentado Poch ad nauseam. Ahí los tienes todos juntos. No están todos los que son, pero son todos los que están.

    En ese blog no te pierdas la entrada sobre el carbón asturiano (el autor del blog es asturiano).

    Me gusta

  14. Creo #Jorge que no lo veo… Jejeje. Pero la panorámica #de Walle sí.

    Lo que comentas sobre la RDA, por cierto, entra dentro del pack de regalos de Gorbi a Occidente… Le advirtieron de todo (como hizo Leónov), pero creo que no sabía qué era Occidente. Pese a haber estudiado filosofía (quizás ese fue el error) o pese a ello, tenía una visión que -creo- idealizaba aquello que él mismo deseaba para Rusia (de querer un ideal ni le puedo culpar). Conste que siempre me cayó bien pero se equivocó y lo sabe. No se puede confiar en nosotros. Es así.

    Pienso en lo difícil y trágico que tuvo que ser para él, claro: una auténtica tragedia griega.

    Me resulta llamativo lo que leo por ahí, de supuestos intelectuales o «aprendices» de, poniendo a parir a Putin y a las raíces imperiales de lo ruso que él representa… Pues sí, veo esas raíces. La pregunta es: ¿podría ser Rusia un país «normal», sin un Yeltsin que la venda a los sanguinarios de Londres y Washington pasando por Berlín y París o un Putin que la quiera Imperio o algo similar? ¿Lo permitiría Occidente (para esto ya hay respuesta y empírica)?

    Y otra, ¿podría serlo China (para esto también tenemos respuesta y empírica)?

    Al final, ¿qué opciones da Occidente «al resto»?

    » Haz las preguntas adecuadas» decían los romanos… Nos gusten o no las respuestas y cómo sea el mundo humano a día de hoy (añado).

    Le gusta a 1 persona

    1. No fue Gorbachov el que se cargó el tinglado, fueron Yeltsin y Kravchuk. Cierto que Gorby no fue muy competente, pero en justicia a cada uno lo suyo. Si la URSS se hubiera conservado, es dudoso que estuvièsemos ahora donde estamos, y no es posible saber què clase de transformación(es) hubieran tenido lugar. Pero Yeltsin se lo puso en bandeja, no fue sólo la desgracia para su país y las otras 14 repúblicas, tambièn para los otánicos.

      Es normal que estèn quemados del PCUS. Un tipo como Gorbachov aún tiene un pase, un caníbal como Yeltsin parece sacado del 18 de julio. Que por cierto, aparte de ser el nefasto día que fue, es tambièn la onomástica de la mitológica y fantástica batalla de Guadalete. Tengo para mí que los fascistas escogieron esa fecha por esa batalla, ellos sabrían por què.

      Me gusta

      1. Por la ingenuidad y la incompetencia de Gorbachov, que puso en bandeja que se llegase a lo que se llegó. Luego tiene parte de responsabilidad en el fin de la URSS.

        Me gusta

      2. Muchos idolatran aun la ex URSS y el «campo» a su alrededor pero no fueron sino una variante más de la sociedad mercantil capitalista: valor, mercancía, dinero, y sobre todo crecimiento siempre creciente, acumulación interminable de valor siguieron predominando y acaso en algunos muchísimo más.
        Un saludo

        Me gusta

      3. Bueno, con la justicia, conceckto, hemos topado. A cada uno, lo suyo, o en versión comunista de un adagio tan viejo y consustancial a la Humanidad, cada uno dar según su capacidad y recibir según su necesidad. El problema siempre ha sido computar esto, y no es un problema ni de cálculo ni de logística.

        Hubo un tiempo que me fascinaban las investigaciones de los accidentes aèreos, por muchas razones. Se mezclan problemas de ingeniería, de actividad socioeconómica, culturales, y en último tèrmino, de actos individuales de seres humanos. A estas alturas de la verbena creo que todo el mundo sabe ya que un accidente aèreo es una acumulación de causas y que el factor humano a veces ni es la guinda del pastel. En rigor, echarle la culpa a dos individuos del colapso de la URSS es obviamente una boutade, como el juicio de Nürnberg que decidió que los responsables de decenas de millones de muertos y dejar el 75% del hemisferio norte en estado lamentable fueron una cincuentena de individuos.

        Lo que intento como siempre es enderezar un poco el navío. Simplemente digo que Gorbachov no hubiera desintegrado la URSS, que dentro de todo lo que pasó tuvo nefastos efectos globales, y Yeltsin fue lo único que aportó. En cualquier tribunal la condena al segundo debería ser mucho mayor que al primero, por muchas más razones aún, y no llamar a las cosas por su nombre siempre lleva a mal puerto.

        Me gusta

      4. # de Walle, totalmente de acuerdo en tu juicio sobre Gorbachov, un buen tipo que intentó reformar y dar un impulso a un sistema esclerótico en el que pocos creían ya, y que se encontró con que otros en su país (Yeltsin y sus chicago boys) estaban listos para liquidarlo. Si de algo se le puede acusar es en efecto de candidez e idealismo, pero ni fue un psicópata ni un chanchullero ni un mentiroso compulsivo, y eso, visto el panorama de los que nos gobiernan, ya es mucho.

        Querría si me lo permites hacerte una pregunta. En el post de ayer dejaste caer como de pasada algo así como que la gente se ha tragado la versión oficial de la pandemia porque los negacionistas (vamos a llamarlos así, entre muchas comillas) son una panda de lunáticos financiados por los primeros. Eso me hace deducir que hay unos hechos que unos y otros han pasado deliberadamente por alto y que explicarían lo ha sucedido.

        Como soy un ignorante y un adoquín y un zopenco, ¿podrías por favor añadir cuatro o cinco datos para que me haga una visión de conjunto sobre, según tus informaciones, qué diablos es esta pandemia? No necesito sospechas, que uno tiene muchas ya, pero con las sospechas solo se va a pasear al perro. Algo un poco sólido y fundamentado, si puede ser. Te lo agradecería un montón.

        Me gusta

      5. Ya lo he comentado en alguna ocasión.

        La pandemia es real, el fenómeno se llama zoonosis y será aún peor en el futuro. Básicamente es lo mismo que hemos hecho con las ratas, o con los perros o las vacas, pero con patógenos, es la consecuencia de convivir con otras especies o invadir sus nichos biológicos. Esto no es incompatible con usar esto como arma, como arma vale todo. Incluso en la hipótesis de que la pandemia haya sido provocada artificialmente sigue sin cambiar nada, los mongoles esparcieron deliberadamente la peste, desde luego no la inventaron.

        Que el asunto siempre ha estado fuera de control, no hay más que ver las cifras finales de muertos y daño social y económico. Que ha sido real te lo dan los datos de la caída generalizada de esperanza de vida, con muertes normales la esperanza de vida no cae.

        Respecto a las políticas adoptadas, se olvida que primero se rieron del asunto (hablo de Occidente) pensando que sería otro fenómeno local asiático producido por altísimos hacinamientos habitacionales y una cultura bastante antihigiènica en ciertos trazos (de la zona, sólo Japón ha conseguido erradicar la costumbre que se sigue viendo a día de hoy en rascacielos de viviendas (muy) baratas en Hong Kong con jaulas para gallinas en las fachadas y vivir con cerdos, etc.). Las tasas de contagio en Occidente fueron objetivamente peores porque aún siendo un guarro, la disciplina lo es todo.

        Me parece evidente tambièn que se aprovechó que el Pisuerga pasa por Valladolid para ensayar otanadas delirantes de control social que eran muy ineficientes para lo pretendido sanitariamente (en realidad deberían haber sido más agresivas, como en China pero no había pasta ni medios para ese despliegue), respecto a apagones programados de la economía cada uno que piense lo que quiera, aunque en realidad una medida así es muy difícil que tenga consenso a diferencia de las de control, que eso siempre les parece estupendo.

        Las vacunas, si la empresa fabricante no se responsabiliza què más se puede decir. El fabricante occidental, claro. Sobre si son o no son vacunas, casi ninguna vacuna inmuniza eternamente. Todo el tema farmacèutico ha sido más de lo de siempre sin nada excepcional, con la salvedad de eximir a las farmacèuticas, occidentales, con el argumento de la anomalía de la situación, de toda responsabilidad, lo cual es simplemente aberrante, porque justificar algo así es abrir la puerta al desmadre, como así ha sido.

        Cuando digo que ha sido un río revuelto esto tambièn juega para los antisistemas. Así que me parece evidente, a la luz de los datos, que China ha actuado de forma sobresaliente estando como está bajo asedio Occidental, lo de Rusia ha sido simplemente una mierda, pero me hago cargo de que no podían hacer otra cosa.

        La Wikimierda:
        https://en.wikipedia.org/wiki/COVID-19_pandemic_death_rates_by_country

        Hay 8 millardos de seres humanos en este planeta, y eso de que hay un control de población es otra broma de mal gusto (de hecho los propios EEUU no tienen ningún control rompiendo continuamente sus propias previsiones de crecimiento poblacional). Fantasías aparte, cuando una especie se desmanda este sistema homeostático que llamamos ecosistema pone las cosas en su sitio y ya sabemos cómo lo hace. Así que o reducimos nosotros de forma planificada y ordenada este desmadre, o lo hará antes o despuès la naturaleza por nosotros, de la forma habitual. Superdemocrática, ignorando olímpicamente mèritos, privilegios, ideologías y toda chorrada propia a la que hacemos más caso que a aquello de lo que estamos hechos.

        Los que vivieron antes que nosotros podían, al menos, justificar ignorancia para muchas de sus barbaridades. Nosotros ya no podemos.

        Le gusta a 1 persona

      6. Gracias, de Walle!

        Esto me hace recordar que la Conquista española provocó la desaparición de casi el 90 % de la población indígena americana, pero la mayoría no por la guerra ni la esclavitud, sino por la varicela, la gripe, el sarampión, la viruela y demás enfermedades que llevamos desde Europa y que allí camparon a sus anchas.

        Sí que fue un Descubrimiento, sí. Pobre gente.

        Me gusta

      7. Creo que es interesante anotar que más que el «cuántos» es el «cómo» vivimos.

        El caso de España, con más de la mitad del territorio vacío, es paradigmático. Y ocurre en muchos más países.

        En cuanto a los planes que se pusieron en marcha según zonas en unas fechas u otras siguieron planificaciones que mayormente estaban sobre el papel e incluso se ensayaron en un meeting en Nueva York meses antes (allá por Octubre de 2019) que fue público. En Europa, el Imperial College de Londres, que ya había «pronosticado» millones de muertes (sin éxito) en otras situaciones (como el sars cov 1 o gripe aviar) mediante sus cojonudos modelos matemáticos y tal, metió todo el miedo que pudo y ayudó a las decisiones psicóticas hablando de varios cientos de millones de muertos si no se encerraba a la población y se paralizaba la actividad… No me parece por lo tanto improvisado lo que se hizo. Hay mentes allá arriba con mucho conocimiento de cómo hacer algo pareciendo otra cosa.

        Disiento en cuanto a que fuesen acertadas (aunque tardías) y no comparto la visión de que China quede en buen lugar en esto. Desde muy pronto hubo opiniones (empezando por Estados Unidos ese mismo 2020) que abogaban por aire libre, espacios abiertos y protección de los -a priori- vulnerables… Además de tratamientos y fármacos ya conocidos, y claro, ampliar todo lo posible los recursos médicos y de todo tipo… Creo que hoy está claro que aquello era acertado, no solamente por sentido común (jamás se encerró a nadie en epidemia alguna) sino porque hubo países que no confinaron (Suecia mismo) y su tasa de mortalidad o acabó siendo similar o inferior. Se ha dicho y escrito mucho sobre todo esto y para mí ha quedado claro.

        Ahora, que China lo hiciese porque lo tomó como un acto de guerra, es otra cosa. Probablemente lo fue; contra la población mundial desde luego.

        Epidemia es todo aquello ha dejado en todos los aspectos de la sociedad, empezando por los 400 suicidios de más aquel año, nada más comenzar el verano post-confinamiento de 3 meses… Y la lista es muy larga.

        Y justo después la Operación Z… , eso sí, con la llegada de Biden de por medio, lo cual es clave porque de seguir Trump sabemos que no estaríamos en esta situación; aunque Trump y Z tengan tengan un nexo en común: ambos son anti-gobierno mundial.

        La zoonosis es un tema conocido, y se explotó muncho nada más empezar esto…: el dichoso mercado de Wuhan y tal y cual… Pero es que en Wuhan había también un laboratorio donde, qué cosas, el dinero yanke estaba metido. Hasta los gabachos habían pasado por allí. Pero hubo que poner el foco en el mercado…

        Nada más comenzar el Show, cuando todavía no estábamos bajo el «relato» unidireccional totalitario y totalizante (en el que seguimos), hubo dos personas que salieron en televisión y prensa diciéndo que ese virus estaba parido en ese laboratorio y que o se escapó o se repartió … Uno estaba recibiendo el honoris causa en la Universidad de Alicante (es español), el otro era Luc Montagnier, que tristemente murió hace dos meses (se pasó estos dos años hablando incomodidades, por eso se le silenció).

        En definitiva, quedan todas las preguntas por responder, aunque ahora estemos ya en una fase aguda del enfrentamiento entre poderes afianzados y poderes emergentes, por decirlo de algún modo.

        Recordemos la cifra: mortalidad del 0.01 con millones de personas «oficialmente» contagiadas.
        Ni de lejos era esto un virus peligroso. Aunque fabricado sí, desde luego. Hay mucha información ya la respecto y de personas con más currículum que los que dirigen los ministerios europeos del ramo y sus «equipos».

        Me gusta

      8. Iván, depende de lo que definamos por ‘improvisar’.

        Lo que se ha hecho en general es histeria y chapuza. Por descontado que les importa una mierda que se muera la gente, pero pandemia puede provocar una quiebra social y que caigan gobiernos y hasta regímenes, y esto evidentemente juega. Yo he visto gente muy nerviosa en los centros de salud y en lugares de trabajo, me sorprende que no se entienda que en una sociedad donde el orden social recae en último tèrmino en el monopolio de la violencia por parte del estado èste de ninguna manera puede permitir que tal monopolio se quiebre, y de nuevo definir ‘violencia’ cambia el panorama, porque en general rebotarse contra la autoridad es ‘violencia’, así de vulnerables se han vuelto los todopoderosos estados liberales occidentales.

        Llevan mucho tiempo intentando organizar si es posible una revolución de color, si no lo es cualquier pollo tipo el que montaron en Hong Kong. Yo no veo que se gane nada para nadie en una fractura social. Como decía aquel par, ‘si tiene que ser, pues que sea, pero para ná, es tontería’. Más que nada porque al final si la correlación de fuerzas es la que es ahora mismo y hablo de Hispanistán, nos vamos a quedar aún peor de lo que estamos.

        Me gusta

      9. Sí, #de Walle, es cierto que el querer evitar ciertas cosas puede provocar la actitud que vimos aquí desde el poder. Pero es que sigo asistiendo a los efectos de haber hecho aquello en forma de histeria bélica (donde seguimos, además) y, en fin, no lo puedo aceptar. Creo que era una ocasión para haber tratado a la gente de otra forma y haber hecho las cosas de otra manera. Una oportunidad perdida, otra vez. Ya, soy un ingenio; la confusión deseos-realidades y la vergüenza de ser español. Esa siempre.

        Me gusta

  15. Por cierto, ¿cuándo abandono EEUU una visión de sociedad democrática y cohesionada (la tuvo) por una nación imperial?

    ¿Cuándo la tuvo España (la visión de sociedad cohesinada, porque España nació ya Imperio)?

    Mmm… Creemos que los dilemas son siempre los de «otros» y «diferentes» a los nuestros.

    Le gusta a 1 persona

      1. Depende de lo que entiendas por Democracia. La Rusia de los soviets también podría perfectamente pasar por una democracia (directa, no liberal). Tu mismo hiciste una alusión a ello. ¿Pero por qué ese empeño en pensar que en EEUU nunca hubo la intención de una sociedad democrática? Desde Andrew Jackson fue lo más parecido a ello (en el sentido de democracia liberal). Hay un testimonio de la época muy revelador, «La Democracia en América» de Tocqueville. El problema es que las circunstancias, la dinámica de la historia, las derivas, hicieron que al final el capitalismo derivase hacia otro tipo de sistema económico y el sistema político democrático se adaptó a ese cambio económico. ¿Tu crees que Lenin no buscaba llevar a la práctica el comunismo de Marx? Pero las derivas de la revolución acabaron conduciendo a otros derroteros.

        Me gusta

      2. No Jorge, me habré expresado mal. No era mi intención decir que en Estados Unidos no haya habido intención de sociedad democrática y cohesionada… De hecho, a Andrew Jackson lo reivindicaba… Trump. Y estoy de acuerdo con esa reivindicación.

        Tocqueville, en el libro que nombras, disecciona y hace una crítica de lo que ve allí… No es un libro que loe nada. Lo apunto por si acaso. Deja claras cosas problemáticas ya entonces, que no eran pocas. Sabemos bien a día de hoy, por ejemplo, que lo que podría ser un país cohesionado es solamente una especie de interrelación que sustenta el dolar y no el dolar intento sino el dolar mundi. Veremos lo que pasa en los próximos 2 años. Creo que en 2 años podemos ver algo importante en ese pegamento.

        Lenin, como buen revolucionario, no era democrático; salvo que, causalmente, todo el corpus cívico siga una misma idea y no discuta mucho los medios para implementarla. Pero eso, democracia no es. Además, no basta con esa hipotética homogeneidad interna, sino que también es necesaria la externa para que le dejen a uno en paz…. Así que ya me dirás.

        Que Lenin era listo y buen estratega y tal, pues supongo que sí. También es cierto que si alemanes, ingleses y americanos me ayudan y con dinero contante y sonante, pues viene bien. Y no lo digo porque eso le quite méritos, pero el dato es importante.

        En fin, que la cosa humana… ya sabemos.

        Si esto que estamos viviendo es lo que parece (ojalá) ni toda la pasta del mundo ha conseguido implementar todavía el dichoso Gobierno Mundial…. Alabado sea el Altísimo. Amén.

        Me gusta

  16. Tus ojos me llevaron a aquellos días que se han ido,
    Me enseñaron a arrepentirme del pasado y sus heridas.
    Todo lo que mis ojos vieron antes de conocerte a ti, fue una vida perdida.
    ¿Cómo podría considerar esa parte de mi vida?
    Con tu luz comenzó mi amanecer
    Toda mi vida anterior a ti se ha perdido.
    Es un pasado desperdiciado, mi amor.

    Mi corazón nunca fue feliz antes de ti
    Yo solo había visto dolor y sufrimiento.
    Sólo ahora he comenzado a amar la vida.
    Y sólo ahora me preocupo de que se me escape la vida.
    Toda la felicidad que anhelaba antes de ti
    Mis sueños la encontraron en la luz de tus ojos.
    Oh, corazón de mi vida…
    eres más preciado que mi vida.
    ¿Por qué no te conocí tiempo atrás?

    Todo lo que mis ojos vieron antes de conocerte a ti, fue una vida perdida.
    ¿Cómo podría considerar esa parte de mi vida?
    Con tu luz comenzó mi amanecerLas hermosas noches, el gran amor.
    Por un largo tiempo mi corazón cuelga de ti.
    Prueba el amor junto a mí, poco a poco,
    Desde el cariño de mi corazón que ansía el cariño de tu corazón.
    Acerca tus ojos, para que los míos se pierdan en la vida de los tuyos.
    Acerca tus manos, para que las mías descansen en las caricias de las tuyas.

    Mi amor, si tu vienes, ya es suficiente.
    Lo que perdamos no será pequeño, oh, amor de mi alma.
    Todo lo que mis ojos vieron antes de conocerte a ti, fue una vida perdida.
    ¿Cómo podría considerar esa parte de mi vida?
    Con tu luz comenzó mi amanecer.
    Tú eres más preciado que mis días.
    Eres más hermoso que mis sueños.
    Llévame a tu dulzura.
    Sácame del universo.
    Llévame lejos, lejos.
    Lejos, tu y yo, solos.

    Con amor nuestros días despertarán.
    Pasamos las noches anhelándonos.
    Me reconcilié con mi vida por ti.
    Perdoné al tiempo por ti.
    Contigo olvidé mi dolor,Y olvidé mi miseria.

    Tus ojos me llevaron a aquellos días que se han ido,
    Me enseñaron a arrepentirme del pasado y sus heridas.
    Todo lo que mis ojos vieron antes de conocerte a ti, fue una vida perdida.
    ¿Cómo podría considerar esa parte de mi vida?
    Con tu luz comenzó mi amanecer

    Me gusta

      1. Así es.
        La letra para esta canción la escribió Ahmed Shafik año 1965. Enta Omri (tú eres mi vida), fue la primera colaboración entre la intérprete Oum Kalthoum y el compositor fue Mohamed Abdel Wahab.
        La egipcia Fāṭima ʾIbrāhīm al-Baltāǧī, más conocida por su nombre artístico, Um Kulzum, en árabe أم كلثوم‎, la madre de Kulzum (literal), fue una campesina que se convirtió en mito para, eso que llaman, el mundo árabe. Además es el símbolo de la historia de Egipto en el siglo XX y del panarabismo que representó Gamal Abdel Nasser. Su canción Wallāhi Zamān, Yā Silāḥī «Ha pasado mucho tiempo, oh arma mía» fue himno nacional de Egipto hasta la llegada de Anwar el-Sadat. Musicalmente representa lo que Camarón fue para el flamenco.
        La versión de Sarit Hadad, es un homenaje de la cantante israelí, a la diva musulmana.

        Me gusta

    1. Creo que estamos, históricamente los humanos me refiero, dándole vueltas a lo mismo. La tecnología cambia y sus efectos son contundentes, pero nuestra respuesta sigue siendo la misma. Yo sigo sin ver cambios reales entre nuestro tinglado consumista-tecnológico (que no científico) y cualquier religión de las que inundan los libros de historia, y unas y otra son variaciones del mismo tema. Por supuesto no es lo mismo los sacrificios humanos de los aztecas que los sacrificios humanos de los romanos, repartidos entre el circo y las sentencias de muerte, que nuestros sacrificios humanos en forma de accidente automovilístico o cualquier fenomenología social. Igual que un robo es un robo, vía internet o en el mundo real, la distinción entre verdad y mentira siempre ha sido borrosa, en cualquier definición operativa, y venimos de una època reciente donde el cinismo reinaba sobre todo en los años 60. Básicamente estoy de acuerdo con que las explosiones sociales de mayo del 68 marcaron el final de recorrido de esta civilización. Y de eso la cofradía de la sartèn por el mango sacó muy buenos análisis por doquier. Todas las cofradías, para entendernos.

      Nada de lo que pasa es nuevo, es asquerosamente viejo y redundante y simplemente cambian las herramientas como tantas veces en la historia. Es idiotizar al personal, tenerlo en la ignorancia, se haga desde un púlpito, desde un foro, o desde un aparatucho de mierda no cambia absolutamente nada. Cierto que hay una diferencia en la que se profundiza poco que es en la captura de datos individuales sobre el comportamiento de los individuos, datos sesgados por metodología (la forma de estimularlos y de obtenerlos) y cuyo uso no parece que rinda mucho beneficio a los habituales cantamañanas vendedores de crecepelo. Yo diría que históricamente era más eficiente e incluso invasivo un púlpito llamando a la cruzada que un subnormal grabándose sus pedos en Tik Tok o algo peor.

      Para mí no es ninguna sorpresa que un porcentaje brutal de tráfico de internet es porno. Además es un dato bastante constante y consistente independiente de la cultura.

      Le gusta a 1 persona

    2. Gracias por el enlace sr. grillo, un buen texto.
      Un apunte: Disculpe pero usted engancha ‘artificialmente’ el artículo a una teoría que con todos los respetos y si mi interpetación és correcta no acabo de ver, relacionando ‘tres poderes/actores’ que de alguna manera (interrelacionados y/o separados según circunstancias a conveniencia de objetivos compartidos) pugnan por lo mismo (una especie de tecno-data-posrealismo) y que en cualquier caso absolutamente todo es una ‘cortina de humo’ diseñada con una suerte de guión compartido que persigue un interés común en busca los mismos resultados. ¿Es así?, ¿podría desarrollar?

      Nota: Es interesante este post que enlazó #de Walle, en el que se hace un anális sagaz al (importante y escasamente debatido/discutido) texto/manifiesto/acuerdo sino-ruso.
      https://patrickarmstrong.ca/2022/02/13/observations-on-the-russia-china-statement/

      Me gusta

      1. Más o menos señora Mastropiera.
        Por ejemplo: tengo entendido que China multiplicó por cuatro la compra de Maíz Ukra antes de que la invasión se produjese.
        Como dije anteriormente aquí, creo que la plutocracia occidental se ha dado cuenta que la vaca se muere y de la necesidad de giro en sus negocios futuros, léase IA, 5-6-7G, biotecnología, robótica,.etc.
        Creo que en este camino van los tres de la mano porque se necesita cambiar el chip de sus pueblos y la plandemis, la no-vacuna y la Guerra son, por ahora, tres pilares de su estrategia…me puedo equivocar, claro!, pero el tiempo acabará hablando para quien todavía tenga oídos.
        Dalud

        Me gusta

    1. Bueno, técnicamente (y jurídicamente tampoco) no hay ninguna declaración de guerra, aunque parece evidente que eso también forma parte del troleo generalizado de un buen plan. (La realidad pasando por encima) ↓
      _______
      […]El día de Occidente bajo el sol se ha ido. Miren un mapa del mundo y vean quién está sancionando a Rusia; ellos, casi como una nación, se odian a sí mismos. La mayoría ha pasado los últimos treinta años exportando su economía al extranjero e importando servicios sociales. El sueño del mundo anglosajón tuvo una maldita buena racha, pero su buen trabajo cayó en manos de ideólogos imprudentes, lanzando sus tonterías de Davos y toxinas del Foro Económico Mundial. Sus idiotas útiles permanecen firmemente instalados en posiciones de poder.[…]
      https://frederickedward.substack.com/p/reality-has-caught-up-with-the-west

      Me gusta

    2. Error. Objetivamente, el resultado de las campañas militares americanas recientes son de todo menos sastifactorias, aparentemente, en resultado final (Irak, Libia, Siria, Afganistán…) . Pero es que EEUU no hace la guerra para ganar territorios, sino para manejarlos y controlarlos vía proxies. Lo que le interesa es el control de los recursos mediante testaferros, no la responsabilidad de administrar un territorio (típica mentalidad pirata-corsaria de los anglosajones). Es decir, esta manera de usar la guerra es vieja como la lana de Flandes.

      Rusia es consciente que el escenario de la guerra moderna es fundamentalmente una herramienta geopolítica, acceder o denegar a los recursos, controlar mercados… básicamente es eso.

      De ideologías ya queda muy poco, sino meramente un quitate tu para ponerme yo. Una especie de partida de Go.

      Estamos en el Gran Juego.

      Me gusta

  17. Sobre el universo COVID…poca información alternativa se maneja aquí; creo que se sigue pensando que la OMS, y demás instituciones del sector, son una suerte de papado científico.
    Sobre la manipulación: la cosmovisión del contexto cruzadil, y similares, era de origen teocrático; aunque dios no haya muerto para la gran mayoría de los pobladores de este planeta si que ha devenido en un diálogo personal carente de influencia en la nueva manera de ver el mundo en las vivencias de cada uno; el capitalismo primero, el sistema neoliberalista y el imperio de la tecnología en sus múltiples variantes: robótica, biotech, meta, etc, son mucho más que una cosmovisión son la inmersión del sujeto en el objeto…y de ahí no escapa ni dios!!

    Me gusta

    1. Justo, lo has clavado: papado. (A)científico. Pero papado tal cual. Y no nos quejemos que podría (ser) mucho peor.

      La iglesia reformada escocesa es presbiteriana, es decir, no tiene obispos, formales, vaya. Es asamblearia como se piensa que eran las comunidades cristianas originarias, y obispos pues no hay. Todo asambleario. Si funciona mejor o peor, como cada folklore y su circunstancia, pero cuando se formalizó la Ley de Unión en 1707 que dio origen a Gran Bretaña, que a Escocia no le fue nada mal sobre todo si comparamos lo que pasó con otras naciones al ser absorbidas en los nacientes estados nacionales modernos, esto tuvo el fallo que la Cámara de los Lores estaba plagada con obispos (anglicanos) ingleses y… vaya, sin escoceses. Mejor dicho, cuatro pelagatos escoceses del estamento señorial en un ocèano de ingleses. De no ser porque han retenido su jurisdicción legal totalmente independiente de la anglogalesa, no sè yo (hay libras escocesas en circulación porque en Escocia, la libra, esterlina o no, no es legal tender, algo que se suele traducir por curso legal pero es más picajoso).

      Como se dice en gallego (y portuguès) y seguro que a Jorge le encanta, Deus è bon, mas o Demo non è mau.

      Me gusta

      1. […]Esto se está volviendo tan, tan loco. El hecho de que los medios de comunicación se estén asociando abiertamente con los think tanks de las máquinas de guerra para comenzar a sembrar la normalización de una guerra caliente con China en la mente del público, indica que la campaña de propaganda para fabricar el consentimiento para el ‘Avemaría’ final del imperio centralizado por Estados Unidos en la dominación unipolar está escalando aún más. La manipulación psicológica a gran escala se está volviendo cada vez más abierta y cada vez más desvergonzada.[…]

        Me gusta

  18. La tendencia natural geográfica ( la geografía es el destino), será un entendimiento Europa Rusia. Rusia tiene lo que Europa necesita, para ser un continente potente en todos los sentidos. De la misma manera Rusia necesita de Europa un proyecto común, desde Lisboa a Sebastopol. Solera de la vieja Europa.
    Cómo nos contó el profesor Poch, esto deja fuera a EEUU, otra vez la geografía. Antes de perder el centro mundial los estadounidenses harán todo lo posible para impedirlo, incluido incendiar el continente europeo. Que es justo lo que están haciendo. Si ya les fue bien una vez, porque no repetir? Hay muchas más variables de las que hubo en la segunda guerra mundial que pueden modificar el resultado, por intentarlo que no quede. Que pueden perder ellos, si el incendio está muy lejos de sus fronteras? Las fronteras en la aldea global son intercontinentales, pero eso parece estar cambiando. En el nuevo orden mundial, EEUU quieren seguir siendo los líderes mundiales, a pasar de tenerlo todo en contra. Tarde o temprano correrá la sangre y lo que salga de esa matanza será, un nuevo orden mundial.
    A EEUU le interesa hacer piña con América, donde ahí ( la geografía es…), si pueden ser los líderes.

    Me gusta

    1. Creo que una de las variables yankes que ahora no pueden soslayar con una guerra externa (como han hecho siempre) es que el nivel de contradicciones internas es el más alto desde quizás su guerra civil; y, además, el alineamiento progresivo en lo económico de todo lo no-occidental salvo excepciones, es, en la práctica, el fin del dominio dolar, otro de los sustentos desde hace décadas del dominio estadounidense.

      Ese cóctel por si solo ya es potencialmente explosivo. Ahora bien, sacar conejos de la chistera es algo consustancial a los anglos, entre otros… Veremos. Porque nosotros desde aquí abajo vemos un partido, una representación. Entre bastidores, como siempre, se desarrolla la acción principal.

      Tengo que ver todavía con mis propios ojos que Europa decide su autodestrucción, que eso se consume. Y lo vamos a ver antes de que acabe el próximo invierno a más tardar.

      Probablemente, dentro de esas coincidencias de la Historia, tengamos el más frío en décadas…

      Pero incluso todo podría mostrarse antes del invierno, según comiencen a estallar países y aquí y allá conforme los sometan a regímenes alimentarios e imposibilidad de otros consumos básicos como la energia o los medicamentos.

      Ciertamente la situación mundial es explosiva y antes de que algunos echen el freno tenemos que ver mucho. Al fin y al cabo las élites en general son de carácter criminal.

      Me gusta

    2. Eso sería algo bastante razonable, esferas de influencia basadas en proximidad geográfica de «land mass». El tema que se mezcla es lo cultural. Centro América y Suramérica son claramente hispánicas, y tienen un casamiento difícil con la cultura WASP predominante en los núcleos de poder estadounidenses, que ven la influencia cultural hispánica como inferior y caótica (lo demuestra el hecho de que la doctrina Monroe sigue vigente a través del tiempo para ellos).

      ¿Rusia y Europa? Yo diría que todo el siglo XX y el XIX han demostrado cual es la distancia real entre los Urales y el trozo continental europeo: Rusia es o un enemigo (mongoles o el terrible zar de las Rusias…) o un territorio lleno de recursos, un botín goloso. Como mucho, un país Europeo como Francia (tradicionalmente rodeado de enemigos y competidores, y también un país con complejo de sistema-mundo) ha sido de los pocos gobiernos europeos con un mutuo interés para con Rusia, a través de una extensa relación diplomática. Pero eso no es suficiente cuando Europa está perfilada como un subalterno de la geopolítica anglosajona, primero, y de las necesidades materiales de Alemania, en segundo plano.

      Y creo que esto ya es evidente a estas alturas del partido.

      Me gusta

  19. Según lo que se lee en la prensa occidental y en los foros que visito últimamente, hablan de que Ucrania y su uso de la artillería «shoot&move» , los radares contrabateria (todo esto es táctica militar estadounidense, mirad los M77) y además de uso constante de Javelin y Pzf3. Están los drones Switchblade y el apoyo GPS de Starlink (y la información occidental de las agencias de inteligencia sobre el terreno). La guerra moderna, irónicamente, sigue usando la máxima napoleónica de intentar ganar la superioridad en artillería , en concreto la artillería móvil (el equivalente histórico serían los cañones a caballo de 18 libras, rápidos y efectivos en la táctica napoleónica).

    Se habla de un estancamiento en el avance ruso (Mariupol, Odessa, Jarkov) , aunque es verdad que la prensa y el público occidental creen que el objetivo ruso es la conquista plena de Ucrania.

    Es todo muy raro. En general, mi opinión es que Rusia irá empleando su clásico «rodillo» , lento, pero seguro, y los ucranianos van a pedir hasta el último obús de los almacenes occidentales.

    Según algunos analistas, este conflicto se podría clasificar en la escala 30-32 de riesgo (hacia lo que sería la escalada nuclear, siendo su antesala el número 42). El límite bélico, eso solo lo saben Rusia y la OTAN. Que al final, sospecho, se van a repartir Ucrania.

    Me gusta

    1. Sí, creo que el reparto de Ucrania está más o menos planificado. Otra creación- país-OTAN/UE , como Kósovo o Bosnia (aunque esté va a saltar pronto por los aires por su propia composición).
      Ademas, curiosamente ya tiene los colores de la UE, como Kosovo y Bosnia, en su bandera. Solamente hay que añadir estrellas.

      Me gusta

    1. Hombre, jugar a «armchair generals» no tiene mucho mérito. El problema será si la guerra orillase nuestros pies. Ahí, simplemente, sería el silencio absoluto y la clásica maleta con pasaporte sería algo preciado.

      Lo de cortina de humo está bien traído. Este mundo está muy interconectado como para reventarlo por los aires, así asá. No, se hace una demolición controlada mientras se negocia el precio de las butacas, y los actores son mera comparsa.

      Me gusta

    2. 🤣🤣🤣, a ver, uno lee bastante (gente y páginas de fuera y en inglés sobre todo, también en ruso), más las zonas que se consideran rusófilas o donde predominaba la lengua rusa, más las ambiciones nada disimuladas de Polonia, más la situación actual sobre el terreno y la lógica conexión por el sur con Transnistria vía Odessa, más lo que ocurra una vez se derrote a lo que queda encapsulado en la frontera con el Dombass (que será una avance hasta el Dnieper…, claro)…

      En fin, no hace falta ser adivino.

      Me gusta

    3. En cuanto a la película, los anglos son expertos en montajes. Tiene que ver con el desarrollo de Hollywood 😆.

      Hoy en todo el mainstream Ucrania da por finalizada la operación en la dichosa planta de Mariupol y evacua a los heridos y demás personal militar, misión cumplida… ¿?

      Para esto ha quedado Occidente, mentir descabelladamente a todo el planeta en riguroso directo. Insuperable.

      Me gusta

      1. Por cierto:

        «El apoyo al ejército ucraniano está marcando la diferencia en el campo de batalla»

        Borrell, hoy.
        ¿Se puede superar esto? Seguro que mañana mismo lo intenta.

        La UE tocando a las puertas del infierno. Donde va a ir a parar todos, empezando por este personaje. Cuántas deudas que pagar Josep… cuántas deudas.

        Me gusta

  20. Occidente es detergente. Necesita imponer sus estándares para cualquier tipo de relación, desde colonia pura y dura a lo que sea. Podemos ver como el jacobinismo kemalista llevó el alfabeto latino a Turquía, pero como dijeron tras la intervención de la CSTO en Kazakhstán, los soldados rusos habían vuelto a traer con ellos el cirílico. Parte de esta política detergente occidental viene asociada al mito del progreso, que Occidente representa (o pretende), pero en parte es detergente homogeneizador puro y duro tal cual la limpieza de sangre hispanistana.

    Y esto tiene muy corto recorrido, a nivel histórico.

    A pesar de que la UE presume mucho de diversidad, es anestesia eutanásica. La Comisión es un vomitadero de normas y patrones exactamente al (peor) estilo napoleónico. Ni siquiera las agencias federales de EEUU son tan dogmáticas: en EEUU las agencias federales están metricadas hace dècadas, todo Dios usa el sistema romano medieval heredado a travès de las normas inglesas, la salvedad de la navegación aèrea viene en parte por las normas náutcas navales, y en parte porque la industria americana en gran medida son clanes de palurdos sin linajes ni apellidos y no tienen ese prurito de superioridad.

    La revolución de Octubre en principio pensaba erradicar el cirílico (de lo que le ha servido a Turquía purgar el turco de arabismos y cambiar de alfabeto es que ahora son incapaces de leer y entender sus propios documentos históricos, esto es muy viejo tambièn, la iglesia copta fabricó al alfabeto copto para erradicar el demótico y que la gente no pudiese leer lo que decían los jeroglíficos omnipresentes por todo Egipto, lo mismo que erradicar lenguas), esto de las normas y patrones a priori parece tener una justificación económica, y algo de eso hay, pero en el siglo 19 la ciencia tuvo su mayor expansión histórica con cuatro sistemas de unidades, no parece que esa búsqueda de la homogeneidad así sea para normas y patrones tenga realmente una utilidad crítica. Científica. Económica y culturalmente, por supuesto que la tiene.

    Es clichè común sostener que Europa Occidental es lugar de tolerancia y consenso y prejuicio alimentado sin descanso que Rusia viene de tradición autoritaria y rígida. Esto es una chuminada monumental. No hay diferencias en estos tèrminos entre Pedro el Grande, Enrique VIII o Bonaparte, menos aún entre Cromwell, Stalin o Bismarck. Niego la mayor: es más tolerante Rusia, y más permisiva, que la media del continente. No mucho más, pero suficiente para ser significativo, dentro de las fluctuaciones a lo largo del tiempo. Y no estoy seguro de que EEUU sea más permisivo, que no lo es, simplemente es más caótico aún debido a su herencia cultural particularmente de jurisprudencia.

    Dicho todo lo cual, se ve que la UE es en realidad un corsè, muy Napoleónico más que Carolingio o Habsburgo, y simplemente se atraganta con Rusia.

    El mundo que viene va a desactivar esta detergencia en gran medida, en parte por obsolescencia geopolítica, en parte porque la tecnología la ha vuelto contraproducente. De cómo evolucione la sociedad europea que orbita dentro y en torno a la UE dependerá su futuro lugar en el mundo, porque Rusia va a pasar como de la mierda de todo eso, se abre un mundo nuevo literalmente tan grande como todo el planeta.

    Me gusta

  21. El que quiera ver abundante documentación gráfica de la rendición de nazis en Azovstal, ya sabe: colonelcassad punto livejournal punto com y su canal en Telegram. Русский sólo, para mi gusto traduce mejor Yandex que Google (ya sè cómo funciona la cosa, por cierto, como soy verborrágico aprovecho para contar cómo funciona el ‘milagroso’ algoritmo de traducción que maneja Google: es tan sofisticado como que teniendo almacenados digitalmente cientos de millones de obras traducidas de unas lenguas para otras, incluyendo artículos de agencias y similares, parten del hecho de que toda frase ya ha sido traducida alguna vez en alguna parte, si no idèntica básicamente similar, y a partir de ahí, pequeños flecos que pasan por ser una Idiotez Artificial cósmica. Teniendo esto en mente se aclaran muy bien recurrentes meteduras puntuales de pata).

    Me gusta

    1. Gracias #de Walle. Yo utilizo Deepl pero para textos cortos porque a los 5000 carácteres de para, y además no sirve para páginas web, es copiar y pegar.

      Y gracias por la info del tipo este.

      Me gusta

  22. HILAZO! vale mucho la pena

    Me gusta

    1. Es curioso cómo se ha anestesiado a la gente con -entre otras cosas- la cantinela de los «derechos humanos…»

      Señores, que en España ya no se respetan ni los Derechos Fundamentales expresados en la Constitución, que son bastantes menos, eso sí, esenciales; empezando por la igualdad ante la ley, es decir, la no discriminación, que desapareció en Cataluña cuando se dio por válido que un niño no pueda ser educado en su lengua materna (y oficial del estado) y volvió a desaparecer para todos los hombres por el hecho de serlo con la Ley de violencia de género… Y terminó de desaparecer para TODOS en los nueve meses de estado se alarma y en los meses siguientes hasta casi dos años con el resto de restricciones y obligaciones y el pasaporte covid…

      Repasando esos ‘derechos fundamentales’ salen bastantes incumplimientos más. Así que de derechos humanos, el tejado, mejor no hablar, cuando los cimientos están en las últimas.

      En bavia. La mayor parte de la gente esta en bavia. Ni siquiera se plantean de qué sirve ese código en más de la mitad del mundo cuando los problemas son qué comer, a qué hora no salir de casa (si la tienes) por si te roban o atracan o el momento en que una mafia, una guerrilla, un comando de la policía militar o los malandros del barrio tirarán la puerta abajo. O un dron yanke o israelí o turco o etc. te fundirá en plena calle. Ejemplos hay muchos.

      En fin. Europeos en general y españoles en particular, en bavia.

      Me gusta

      1. La cantinela de los derechos humanos….y la cantinela de la «democracia» y bla, bla, bla, bla. Y todo Dios tragando como si los Reyes Magos existiesen.

        Me gusta

      2. Este tipo, Zorrilla, casi dos horas de conferencia intentando explicar qué coño son las relaciones internacionales y lo que es la geopolítica, para al final en el turno de preguntas del público aparecer la menda lerenda esa a exigirle que le digan quien es el verdugo y quien la víctima y los putos derechos humanos. Váyase a cagar, señora!!!!!!

        Me gusta

    1. La acabo de descubrir y escuchar. Miedo. Sin salida. Dice que habla así porque ya está jubilado, que si no estuviera jubilado no podría decir lo que dice …

      Me gusta

    2. Muy buena sí. De hecho es genial para que cualquiera comprenda la central.

      Deja claro, también, porqué no hay que contar nunca la verdad. Porqué hay que mantener a los súbditos en la ignorancia y el embrutecido mental y general.

      Me gusta

    3. ¡Tremendo! ¡Tremendo! Joder! Gracias por el regalo, Stefan. Después de haber escuchado a este hombre, todo parece más claro y meridiano, todo encaja. ¿Pero como se ha podido permitir a estos hijos de puta de americanos llegar tan lejos y meter las narices en la Casa Rusia? A ese cerdo de Yeltsin que pena no haberlo podido colgar por los cojones del palo mayor, por traidor a su patria. Respecto a lo que este diplomático habla del nacionalismo ucraniano, a mi siempre me pareció del todo punto paradójico e irónico que ese nacionalismo originario de la parte más occidental de Ucrania (que es la parte ocupada después de la Segunda Guerra Mundial, es decir, nunca había sido Ucrania, sino territorios conquistados a otras naciones) se impusiese sobre la verdadera Ucrania, que siempre fue Rusia, al menos desde que los cosacos zaporozhes pactaron su alianza con el zar de todas las Rusias en el siglo XVII. Es como si en ese país se hubiese producido una especie de impostura. Ahora se entiende perfectamente lo de la «desnazificación» de la que hablaba Putin. Lo que debería hacer Rusia, en cualquier caso, es quitarle a los ucranianos el lavado de cerebro que han debido sufrir en los últimos 30 años. Habría que rusificarlos de nuevo. EEUU, ese país, es extremadamente peligroso, y lo es para toda la especie humana. Por cierto, mucho habla el nacionalismo ucraniano de que son cosacos, como si los rusos no lo fuesen también ¿Los cosacos del Don qué coño son entonces? Y Polonia, uy uy uy uy, que yuyu. Esos hijos de la gran puta son un peligro para Europa. Si pudiesen,…….ah! si pudiesen! No quedaría un puto ruso en la faz de la tierra. Ese país siempre me dio asco. Ya el hecho de ser tan católicos me dio siempre por culo.

      Me gusta

      1. Los polacos tienen una relación compleja con Alemania y Rusia. Han recibido hostias por los dos lados.

        Tragan a duras penas el liderazgo económico alemán. Y están encantados de ponerse en brazos de la OTAN (olvidando que los anglos ya los dejaron una vez en la estacada, durante la 2°ww).

        Y bueno, la conferencia de ese ex-diplomatico español es la leche: deja desnuda la verdad de muchos intereses que mueven la geopolítica.

        Lo mismo explica muy bien el porqué del reciente movimiento de nuestro presidente, con la movida del Sáhara. EEUU tiene un interés incipiente en África, sobre todo desde el último envío de tropas (marines) a Somalia.
        El tradicional abandono de Occidente a los países del tercer mundo, con sus políticas de control económico desafortunadas, ha dejado el pasto libre a sus adversarios.

        EEUU va a intentar en lo posible abrirse más de dos frentes (antes que eso, hunde a Europa en el caos, ya saben, «tierra quemada»), pero me pregunto si no les saldría mejor pactar un segundo puesto, un poco como le pasó a la libra con el dólar.

        Mejor eso que acabar fracturado por tensiones internas al intentar mantener el primer puesto.

        Me gusta

      2. LAMBDA y más hostias que debieron haber recibido los polacos. Napoleón es responsable de que exista Polonia por esos putos lios de faldas que siempre tenía. Esos cabrones de polacos son los mismos que cuando tuvieron ocasión, a finales de la Edad Media y durante el siglo XVI, intentaron conquistar Rusia, invadiéndola varias veces cuando apenas era un territorio vulnerable alrededor del Principado de Moskova. Son más fundamentalistas que los católicos españoles, que ya es decir. Solo les pueden hacer sonbra los irlandeses, pero al menos los irlandeses tienen una simpatía que yo nunca he visto en los polacos. Irlandeses católicos, sí, pero borrachines, pendencieros y cachondos («Podemos empezar a pelear con el puño desnudo cuando desee; no sé si le conté en alguna ocasión que tengo un tío en Belfast que….bla, bla, bla jajajaja).

        Ya cuando Rusia se hizo definitivamente fuerte, entonces achantaron los mierdas polacos. POLONIA DELENDA EST. Los polacos tendrán motivos para temer a Rusia, los mismos motivos que Rusia ha de tener para no confiar en ese país nunca. Enemigos históricos y viscerales. Que se metan su catolicismo y a su Papa Wojtyla por donde les quepa.

        Me gusta

      3. Te recomiendo la lectura de la novela gráfica Maus, es curiosamente simbólica la representación figurada del aspecto de los personajes polacos. Muy curiosa la decisión del autor (es americano de origen judío).

        Me gusta

      4. LAMBDA, no me resisto a esperar a encontrar esa novela para saber cual es la descripción de los polacos. Ardo en deseos ¿Me podrías decir tú cómo los describen? A groso modo.

        Me gusta

  23. Hace un año, todavía subsumido en el mundo orwelliano «nacional», no seguía el tema internacional con la cercanía de ahora; no tenía a los nombres y las webs (y canales de Telegram) que tengo como referencias hoy.
    Pepe Escobar ha colocado hoy estos dos artículos de hace un año aparecidos en una de las webs donde colabora:

    https://asiatimes.com/2021/04/russia-would-really-not-want-cold-war-2-0/

    https://asiatimes.com/2021/03/us-nato-vs-russia-china-in-a-hybrid-war-to-the-finish/

    Sabemos que lo del Dombass lleva encendido desde 2014, y que la cuestión «Occidente»-Rusia, no es nueva.

    Sigo sin explicarme bien cómo periodistas experimentados (como Rafael y otros), «intelectuales» varios y otros, todos los cuales viven en y de (y son) la actualidad, disponen buena parte de su día a «informarse», se ‘sorprendieron’ y/o ‘escandalizaron’ desde aquel día de Febrero cuando la Z echó a andar….

    Porque, yo, persona común y vulgar corriente, de los que tienen que asegurar (es un decir) mes a mes el techo y la comida, podía estar fácilmente informada (con algo de interés y energía) desde hace mucho sobre lo que se cocía y sus posibles y probables e incluso inevitables consecuencias….

    De verdad que el páramo español «intelectual», entre otros rasgos, es desoladoramente descomunal.

    Me gusta

  24. Como no me gusta repetir conceptos e interpretar e intervenir en la meta-realidad es agotador, para variar, hoy me apetecía compartir un par de ideas con mis apreciados realistas del frente multipolar ruso por si tienen a bien considerarlas en el hipotético caso de que su inteligencia leyera este apreciado foro… (Hoy por ustedes, mañana por nosotros… jajaja)
    1ª.- Podrían intentar/tratar de intercambiar a uno de esos generalotes (Británico) del zulo Z por Julian Assange. Bom !
    2ª.- Podrían aplicar a la inminente e inebitable ‘megacrísis’ alimentaria e inflaccionaria la probada y exitosa técnica diplomática, de médicos en su versión cubana, ó de mascarillas en su versión china.

    Me gusta

    1. La segunda, a finales de año (que parece la fecha en que el problema será inmanejable en buena parte del mundo) me parece la más probable 😆

      RUSAID jajajaja, ay… Qué vueltas de la vida.

      Me gusta

      1. jajaja… Tres puntos por el ágil y agudo ‘branding’.

        Add: La primera es ‘double win’… Se oferta y el resultado siempre es bueno, sea aceptada ó no. = es decir, zero lost.

        Me gusta

  25. Hola buenas, alguien sabria decirme cómo o dónde encontrar el citado informe de Leonov sobre la posible intervencion de EEUU en Vietnam? O está clasificado y no puede obtenerse? Muchas gracias! (Me interesaría aunque esté en ruso, ya encontrare alguna manera de traducirlo) Saludos!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: