En el alumbramiento del mundo multipolar (*)

 Damos por supuesto que el mundo que nos espera, y que se está gestando ante nuestros ojos, será multipolar, es decir con diversos centros de poder con mayor o menor nivel de tensión, equilibrio y consenso entre ellos. Pero lo que se vislumbra como inexorable en general, presenta un montón de matices y problemas cuando se observa en concreto. Leer más “En el alumbramiento del mundo multipolar (*)”

El fin del muro: la ocasión perdida (….y III)

Hace treinta años, Alemania y Europa dejaron pasar una oportunidad histórica para hacer las cosas un poco mejor.

Los alemanes llaman “pacífica revolución” al proceso que concluyó en la reunificación nacional de 1990. Aquel hito de la historia europea puso fin a un drama nacional y a una anomalía continental: la separación de seres humanos y parientes de una misma nacionalidad por razones de Estado, la división de una gran nación que se unificó a finales del XIX, en 1871, y la ausencia de libertades esenciales. Es natural que treinta años después de 1989, muchos alemanes celebren aquella normalización nacional, porque hay motivo, e incluso que se haga leyenda de ella.

Los alemanes, especialmente los del Este que fueron los únicos que ejercieron su ciudadanía frente al Estado, pueden sentirse orgullosos de muchas cosas. Pueden sentirse orgullosos, y esto hay que decirlo bien alto, de que su dictadura cayera sin disparar, lo que fue un mérito tanto de los gobernados como de los gobernantes. Podía haber habido un Tiananmen en Leipzig, Dresde o Berlín Este, y no lo hubo. Leer más “El fin del muro: la ocasión perdida (….y III)”

La apertura del Muro fue resultado de Gorbachov (II)

Fue Moscú quien despertó a las sociedades para el histórico cambio del 89 en el Este de Europa

Si el Muro y la división alemana fueron resultado de Hitler, la caída del Muro y la reunificación fueron resultado de Gorbachov. Cuantas cosas se han dicho sobre el hundimiento del socialismo real, olvidando lo más obvio. La autoría de aquel derrumbe ha sido atribuida a todo tipo de personajes, desde aquel presidente de pocas luces que era Ronald Reagan hasta un Papa polaco, pero si se trata de personas fue Gorbachov. Leer más “La apertura del Muro fue resultado de Gorbachov (II)”

El muro fue consecuencia de Hitler (I)

Alemania fue responsable de su división. Construido por uno, el muro fue un asunto de dos

La ocupación militar de Alemania en 1945, con los aliados occidentales en el Oeste y los soviéticos en el Este y la capital dividida en cuatro sectores, no fue un resultado del estalinismo, sino de Hitler. La Alemania nazi desencadenó la Segunda Guerra Mundial, invadió, ocupó y destruyó países. Aniquiló a millones de civiles desde su ideología racista y supremacista. Lo demás fueron consecuencias. Leer más “El muro fue consecuencia de Hitler (I)”

De nuevo la sharía de Occidente

Abu Bakr al Bagdadi fue un subproducto de décadas de yihad occidental en Oriente Medio

La muerte de Abu Bakr al Bagdadi sigue el guión de la de Bin Laden, o la del propio atentado del 11-S neoyorkino, asuntos repletos de sombras y preguntas que hacen de la versión oficial algo parecido a una cuestión de fe: la credibilidad de la historia depende del crédito que quiera otorgarse a quienes nos la cuentan.

Recuerden la muerte de Bin Laden en aquella casa de Abbottabad (Paquistán). Primero se dijo que Bin Laden estuvo “implicado” en el tiroteo y que utilizó a una mujer como “escudo humano”. Luego resultó que el líder de Al Qaeda no estaba armado, que lo de la mujer-parapeto era invención y que ni siquiera había armas en la casa. Su cadáver fue desaparecido en el mar a las pocas horas, eso si, atendiendo a los ritos islámicos…

Ahora Donald Trump nos explica que asistió a la liquidación de al Bagdadí como a una emocionante peli de Hollywood: “murió como un perro, como un cobarde, ha terminado llorando y gimoteando, aterrado de ver que las fuerzas estadounidenses se le venían encima”. Los tres hijos del personaje murieron al estallar este su chaleco de explosivos, dicen. Por supuesto nadie va a hacer un asunto de “derechos humanos” de esta cuestión pero la escena que mejor describe estos crímenes es la del asesino que da muerte a otro asesino. En el caso de Bin Laden un otro que había estado al servicio de su asesino. En el de al Bagdadí la botella de la que salió su genio criminal contenía inequívocamente sustancias creadas y destapadas por su ejecutor. Leer más “De nuevo la sharía de Occidente”

Contra Trump por los malos motivos

Trump parece sostener una elemental convicción de que en los asuntos internacionales la paz puede ser mejor que la guerra. Y precisamente por eso se lo quieren cargar.

Fue William Blum, el autor de Killing Hope (2005), la mejor obra sobre las intervenciones de Estados Unidos en el mundo, todavía no editada en España, quien retrató la situación con una celebrada cita que dice así:

Si yo fuera presidente, podría detener los atentados terroristas contra Estados Unidos en unos pocos días. Para siempre. Primero pediría perdón a todas las viudas y huérfanos, a los torturados y empobrecidos y a los muchos millones de otras víctimas del imperialismo estadounidense. Entonces anunciaría con toda sinceridad, a todos los rincones del mundo, que las intervenciones globales de los Estados Unidos de América se han terminado e informaría de que Israel ya no es el estado número 51 de EE. UU., sino que, de ahora en adelante (por extraño que parezca), es un país extranjero. Reduciría entonces el presupuesto militar al menos en un 90 % y usaría la cantidad ahorrada para pagar indemnizaciones a las víctimas y reparar el daño causado por los bombardeos e invasiones de EE. UU. Habría dinero más que suficiente. ¿Sabes a lo que equivale el presupuesto militar de los Estados Unidos? Un año es igual a más de 20 000 dólares por hora por cada hora desde que nació Jesucristo. Esto es lo que haría en mis tres primeros días en la Casa Blanca. En mi cuarto día, sería asesinado”. Leer más “Contra Trump por los malos motivos”

El acoso a Peter Handke

El Nobel de literatura se interpone en el camino de los apologistas de la guerra humanitaria de la OTAN

Los premios Nobel de literatura -no hablemos ya de los de la Paz- siempre fueron asunto polémico y politizado. Hace unos años el galardón literario se le concedió a Patrick Modiano, autor de una sola novela que se repite, una y otra vez, en toda su extensa obra. En 2010 se le concedió a Mario Vargas Llosa, un gran escritor que, curiosamente se ha ido haciendo mediocre (y hasta plagiador, véase el artículo de Enrique Serbeto sobre La fiesta del chivo ) conforme se hacía más reaccionario. En 2016, llegó la broma de considerar un gran literato a Bob Dylan… Políticamente es bastante corriente premiar a los escritores críticos con los gobiernos de países adversarios, lo que hace particularmente notable que autores no disidentes de esos países accedan al título, como fue el caso de Mo Yan en 2012. Considerando todo esto, es doblemente destacado que el Nobel de literatura haya recaído este año en el poeta y dramaturgo austríaco Peter Handke. Leer más “El acoso a Peter Handke”