Asombros liberales

La división de la derecha según una de sus militantes

La divisoria entre izquierda y derecha pasa por dos vectores fundamentales e inseparables, dice Oskar Lafontaine: el rechazo al modelo neoliberal y el rechazo a la guerra. No se puede ser de izquierdas sin combatir un sistema socioeconómico que pone el beneficio y la explotación en el centro de la economía humana hasta el punto de poner en peligro el futuro de la especie. No es de izquierda quien no repudia el dominio económico y militar de las naciones más fuertes en las relaciones internacionales. Es decir, izquierda es: anticapitalismo, ecologismo, antiimperialismo y antimilitarismo. Lo que queda al otro lado es “derecha” aunque se llame verde o “socialista”. A partir de ahí los programas de transformación, las reformas, los pragmatismos y los posibilismos son cuestiones de táctica, objeto de legítimo y necesario debate, pero obviar alguno de estos vectores fundamentales, o sustituirlos por “estilos de vida”, deja al sujeto fuera de la izquierda.

Leer más “Asombros liberales”

En aguas desconocidas

El problema es que no sabemos hacia dónde petará el anunciado shock mundial

 

 

 

 

 

 

Con casos detectados en más de setenta países y brotes preocupantes en varios de ellos (y subiendo), ya nadie parece discutir la importancia de la pandemia. Caen bolsas, se rompen cadenas de suministro mundiales y una recesión global está a la vuelta de la esquina. Las aclamadas comparaciones iniciales con la simple gripe ya se han guardado discretamente en el cajón. También han remitido, aunque no han cesado, las campañas de ridiculización de China y el desprestigio de sus líderes, que ahora resulta que lo hicieron bastante bien (repasen las portadas de febrero de los grandes semanarios anglosajones y germanos). Leer más “En aguas desconocidas”

Matar a un general

Estados Unidos ha asesinado a una de las principales personalidades de Irán que estaba visitando oficialmente en misión diplomática un país amigo.

El mensaje del asesinato de Gasem Soleimani es la persistencia de Washington en el empeño de mantener revuelta la primera región energética del mundo e impedir cualquier distensión entre Irán y Arabia Saudí Leer más “Matar a un general”

¿Qué mosca le ha picado a Macron?          

El presidente francés avanza posiciones en Europa mientras se agrava su bancarrota interior.

¿Qué mosca le ha picado a Emmanuel Macron? De repente el presidente francés se ha puesto a cuestionarlo todo en Europa. El tope del 3% para los déficits presupuestarios, el estúpido y asfixiante dogma de la austeridad alemana, la intervención occidental en Oriente Medio, “un error desde el principio de este siglo”, dice, que comienza con Irak, salta a Libia y llega a Siria, la geopolítica americana en Europa, con su “histeria” contra Rusia y su Otan en “muerte cerebral”. En lugar de eso habría que “reflexionar, con Rusia”, sobre “una arquitectura de confianza y seguridad” para el continente… Muchas cosas para una sola entrevista (a The Economist, el 7 de noviembre). Leer más “¿Qué mosca le ha picado a Macron?          “

Continua la farsa judicial contra Assange

La vista que decidirá en febrero su extradición a Estados Unidos se celebrará en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, sin público. Mientras una Suecia cómplice cierra el montaje de las violaciones, se confirma una disciplina sin fisuras con los designios de los perseguidores del fundador de WikiLeaks. Leer más “Continua la farsa judicial contra Assange”

De nuevo la sharía de Occidente

Abu Bakr al Bagdadi fue un subproducto de décadas de yihad occidental en Oriente Medio

La muerte de Abu Bakr al Bagdadi sigue el guión de la de Bin Laden, o la del propio atentado del 11-S neoyorkino, asuntos repletos de sombras y preguntas que hacen de la versión oficial algo parecido a una cuestión de fe: la credibilidad de la historia depende del crédito que quiera otorgarse a quienes nos la cuentan.

Recuerden la muerte de Bin Laden en aquella casa de Abbottabad (Paquistán). Primero se dijo que Bin Laden estuvo “implicado” en el tiroteo y que utilizó a una mujer como “escudo humano”. Luego resultó que el líder de Al Qaeda no estaba armado, que lo de la mujer-parapeto era invención y que ni siquiera había armas en la casa. Su cadáver fue desaparecido en el mar a las pocas horas, eso si, atendiendo a los ritos islámicos…

Ahora Donald Trump nos explica que asistió a la liquidación de al Bagdadí como a una emocionante peli de Hollywood: “murió como un perro, como un cobarde, ha terminado llorando y gimoteando, aterrado de ver que las fuerzas estadounidenses se le venían encima”. Los tres hijos del personaje murieron al estallar este su chaleco de explosivos, dicen. Por supuesto nadie va a hacer un asunto de “derechos humanos” de esta cuestión pero la escena que mejor describe estos crímenes es la del asesino que da muerte a otro asesino. En el caso de Bin Laden un otro que había estado al servicio de su asesino. En el de al Bagdadí la botella de la que salió su genio criminal contenía inequívocamente sustancias creadas y destapadas por su ejecutor. Leer más “De nuevo la sharía de Occidente”