“Esta guerra no era inevitable”

Una entrevista del semanario Brecha de Uruguay con el sociólogo ucraniano Volodymyr Ishchenko. (24 de marzo de 2022)

Por Francisco Claramunt

Investigador de los movimientos de protesta en su país, Ishchenko habló con Brecha de los debates sobre Ucrania en la izquierda global, del crecimiento del extremismo y del futuro de la identidad ucraniana.

Volodymyr Ishchenko es doctor en Sociología por la Universidad Nacional Tarás Shevchenko de Kiev e investigador asociado del Instituto de Estudios sobre Europa Oriental de la Universidad Libre de Berlín. Su trabajo se ha centrado en el estudio de la sociedad civil, las protestas y los movimientos sociales de Ucrania y la región. Es autor de varios artículos académicos sobre la política ucraniana contemporánea, el levantamiento de Euromaidán y la guerra en el Donbás. Ha publicado en Post-Soviet AffairsNew Left Review, entre otras revistas especializadas, y ha colaborado con The Guardian Al Jazeera Jacobin, entre otros medios internacionales. Actualmente está trabajando en la obra colectiva El levantamiento de Maidan: movilización, radicalización y revolución en Ucrania, 2013-2014.

—Fuera de Ucrania y de Rusia, existe un debate en la izquierda y sus intelectuales acerca de cuál debe ser la postura ante esta guerra. Algunas voces, como la de Noam Chomsky (véase en este número «Abrir la puerta de salida»), favorecen una salida negociada a la invasión y defienden esta búsqueda de un compromiso diplomático como el único enfoque sensato desde un punto de vista progresista. Otros, como por ejemplo Étienne Balibar (véase en este número «Sobre la guerra europea»), reclaman que la izquierda internacional dé todo su apoyo a la resistencia ucraniana y, al menos de momento, deje otras consideraciones de lado o en un lugar secundario. ¿Cómo ve usted este debate?

—Mi opinión es que la prioridad por sobre todas las cosas debe ser salvar las vidas ucranianas, las ciudades ucranianas, la economía ucraniana. Mientras más pronto consigas un acuerdo de paz, más vidas salvarás, menos ciudades serán destruidas y menos dañada resultará la economía. Si la guerra tiende a prolongarse, si ya no se trata de parar la invasión rusa, sino de, por ejemplo, lograr la caída de Putin cueste lo que cueste –lo que puede no ser un objetivo accesible–, significará transformar Ucrania en Afganistán. Un lugar donde una guerra eterna se sucede por años sin pausa, con un Estado fallido, con la economía retornando a un estado premoderno, con la industria completamente destruida y millones de refugiados que no pueden volver a su hogar por años [véase «Noticias de Moscú»]. Y este escenario, honestamente, sería solo el segundo peor para Ucrania si esta guerra llegara a degenerar en un conflicto nuclear. Claramente, no deseo esto para mí país.

Continuar leyendo «“Esta guerra no era inevitable”»

¿El suicidio del dólar?

   Un mes de guerra en Ucrania (II)              

Se están creando las condiciones para el crecimiento de un bloque no-occidental en la economía global.

El 26 de febrero Estados Unidos y sus aliados confiscaron las reservas de oro y divisas del Banco Central de Rusia que este tenía en Occidente, alrededor de la mitad del total de sus reservas, es decir unos 300.000 millones de dólares. Ni la reserva federal de Estados Unidos (FED) ni el Banco Central Europeo (BCE) fueron consultados al respecto. Son muchos los observadores que estiman que la medida será autodestructiva para la hegemonía global del dólar, sobre la que reposa la estabilidad de la deficitaria y monumentalmente endeudada economía de Estados Unidos.

Continuar leyendo «¿El suicidio del dólar?»

El gran peligro

Un mes de guerra en Ucrania (I)

Nos encontramos en el momento más peligroso desde la crisis de los misiles de Cuba de 1962

La sucesión de «guerras justas» en la cubierta de The Economist

Nos encontramos en el momento más peligroso desde la crisis de los misiles de Cuba de 1962. Hemos asistido a un intercambio de advertencias y amenazas nucleares a cargo de los presidentes de las dos potencias que concentran el grueso de la capacidad de destrucción masiva del planeta. Ya en febrero, Biden advirtió a Putin que si invadía Ucrania se arriesgaba a un conflicto nuclear. Por su parte, Putin declaró, una vez iniciada la invasión, que colocaba sus fuerzas estratégicas en alerta. Eso es algo que no tiene precedentes desde 1962 cuando con Kennedy y Jrushov el mundo estuvo al borde de una guerra nuclear.

Continuar leyendo «El gran peligro»

Pulso entre dos imperios

(Una entrevista con el semanario uruguayo, “Brecha”, del 25 de febrero)

Francisco Claramunt

¿Por qué Putin decide invadir Ucrania ahora? Parece como si quisiera confirmar todo lo que se venía diciendo de su gobierno en la propaganda de sus enemigos.

—Está haciendo lo que dijo que haría. El 17 de diciembre Rusia presentó un documento a Estados Unidos y otro a la OTAN [Organización del Tratado del Atlántico Norte], en los que exigía una negociación sobre las garantías de seguridad que Rusia consideraba que le faltaban. Esos documentos pedían una serie de cosas, que se han solicitado durante más de 20 años sin nunca haber sido atendidas. Esta vez las ha vuelto a pedir, con 100 mil soldados en la frontera. Recibieron una respuesta, que fue un proceso diplomático, en el que los rusos dijeron que, si no hacían caso a lo que estaban planteando, adoptarían «medidas técnico-militares». No dijeron nada más, no explicaron en qué consistirían. Algunos pensaron que se trataría de reconocer a las repúblicas rebeldes del este de Ucrania; otros especularon que podía haber ataques con misiles en infraestructuras militares ucranianas, y otros dijeron que Rusia podía llegar a invadir ese país, pero casi nadie creía que pudiera pasar lo que finalmente ha pasado: que se invadiera Ucrania de esta manera.

Continuar leyendo «Pulso entre dos imperios»

El Forense y la víctima

Extrema prudencia y negociación parece mucho mejor que alimentar la hoguera. La guerra podría haberse evitado con una negociación en diciembre.

El cadáver está ahí, aun caliente. Es el cadáver de una mujer joven asesinada por su matón con quien hasta 1991 compartió domicilio soviético. El forense llega a la escena del crimen con el objetivo profesional de certificar “técnicamente” las causas y circunstancias del crimen, a efecto de su esclarecimiento judicial. Y lo hace entre indignados y emocionados gritos del público, “¡Pero, ¿es que no ha visto quién le ha disparado?!” Intentar aclarar la situación entre llamadas al linchamiento lleva consigo acusaciones de complicidad. “Intentar comprender y explicar, ya es justificar”, dijo Manuel Valls cuando los atentados yihadistas estremecían a Francia. Una invitación a superar los valores de la Ilustración. Pero la responsabilidad del forense está por encima de todo eso, por encima del horror, de la emoción y del redoblar de tambores. De lo contrario el derecho y la razón no existirían.

Continuar leyendo «El Forense y la víctima»

Hacia una quiebra en Rusia

Comienza la cuenta atrás en Moscú

Nadie esperaba esta invasión. “Impensable”, escribí en Ctxt evocando las escenas de Budapest en 1956 como algo por completo descartado. Todo el mundo bien informado y con criterio lo decía a mediados de febrero. Lo decían en Kíev el propio ministro de defensa y los más agudos analistas ucranianos. Lo decía la razón. “Pensábamos racionalmente una situación que desbordó el marco racional”, dice ahora con amargura uno de ellos.

Sabíamos que algo “fuerte” ocurriría. Moscú ya anunció “medidas técnico-militares” si Estados Unidos y la OTAN no atendían a su exigencia de negociar un replanteamiento general de la seguridad europea y en especial el insensato y provocador cerco militar contra Rusia acometido desde los años noventa. Pero ni los ucranianos esperaban tanto.

Continuar leyendo «Hacia una quiebra en Rusia»