Cuando la Moreneta mira hacia Jerusalén

  Se confirma que un pueblo victimizado en el pasado puede ser, perfectamente, el peor verdugo cuando pierde toda mesura y sentido de la realidad.

Hace 58 años, el 21 de marzo de 1960, el gobierno de África del Sur asesinó a 69 manifestantes desarmados en Sharpesville. Entonces hubo gran indignación internacional y con el tiempo aquello concluyó en un efectivo boicot al régimen racista. El pasado lunes ocurrió algo parecido en los límites del ghetto de Gaza donde el ejército israelí mató a más de 60 personas, hombres mujeres y niños, tiroteando durante horas e hiriendo a más de 3000. Mientras tanto en Jerusalén se escenificaba la infame ceremonia de apertura de embajada de Estados Unidos, una nueva burla al derecho internacional, coincidiendo con el aniversario de la fundación del estado de Israel sobre la expulsión de 700.000 autóctonos. Los muertos de la jornada eran descendientes de aquellos expulsados hace setenta años y reclamaban su derecho al retorno, de acuerdo con las resoluciones de la ONU.

La víctima más joven de la jornada, la más mortífera desde la masacre del verano de 2014 en Gaza, fue un niño de ocho meses de edad. En mes y medio el ejército israelí ha herido de bala a unas 6000 personas y matado a 109 palestinos, más que en el supuesto ataque químico en los arrabales de Damasco del mes pasado que fue atribuido al régimen sirio sin la más mínima prueba.

Entonces la reacción de los países europeos fue de lo más enérgica. Francia incluso lanzó misiles contra Siria. Ahora la encargada de la política exterior europea, Federica Mogherini, ha apelado, “a todas las partes”, víctimas y verdugos, a “actuar con la mayor contención para evitar más pérdidas de vidas humanas”. El ministerio de exteriores alemán advirtió a los palestinos de que, “el derecho a la protesta pacífica no debe ser invocado” por sus dirigentes como pretexto para “promover violencia”. “Nos preocupa que elementos extremistas” en Gaza “puedan secuestrar las protestas pacíficas en aras de sus propios objetivos”, declaró la primera ministra británica, Theresa May.  Emmanuel Macron fue algo más allá en la crítica a la acción de Israel sin dejar de afirmar su “compromiso con la seguridad” de ese país.

La última masacre coincidió en Barcelona con la investidura de un nuevo presidente de la Generalitat, Quim Torra. Los puntos de vista que Torra manifestó por escrito sobre los españoles sonaron tan extremos que llevaron a un comentarista simpatizante moderado del independentismo catalán, Antoni Puigverd, a decir: “no creo que Torra sea nazi”, aunque el nuevo President, “se inspira en el mecanismo que permitía a los nazis actuar como lo hicieron: bestializando a los judíos”. Eso mismo hacen hoy los propios israelíes con los palestinos, confirmando que un pueblo victimizado en el pasado puede ser, perfectamente, el peor verdugo cuando pierde toda mesura y todo sentido de la realidad.

El problema de Israel, “no es Benjamin Netanyahu, es la nación o por lo menos la mayor parte de ella”, escribía hace poco en Haaretz el veterano periodista israelí Gideon Levy, aludiendo a la popularidad que el racismo y el supremacismo contra los palestinos tiene en la sociedad de su país. “Si el problema estuviera solo en Netanyahu y su gobierno sería de fácil solución”, continuaba. “La verdadera calamidad es el hecho de que toda manifestación de humanidad en Israel es un suicidio político”, constataba Levy, influido por los coros de júbilo que la macabra puntería de los tiradores de elite de su ejército suscitan entre los asistentes al espectáculo.

A la ceremonia del lunes en Jerusalén asistió Sheldon Adelson, el magnate de Las Vegas. Artur Mas cortejó a ese financiador de Trump y de los asentamientos en territorios ocupados al que quería convencer para que instalara su Eurovegas en el Prat, magnífica receta pujolista para salir de la crisis del ladrillo y el latrocinio en las pocas tierras de cultivo que le quedan a Barcelona. Entonces el President hablaba del “eje Barcelona-Massachusetts-Tel Aviv”. Ahora ya podría cambiar Tel Aviv por Jerusalén con la bendición de Trump.

El sucesor de Mas saludó desde Berlín el aniversario de Israel, sin mencionar el pecado original de ese país y con la moreneta a su lado y luego condenó la masacre para acallar murmullos. Y el sucesor del sucesor es un tipo del que hay que decir, “no creo que sea un nazi” porque en sus declaraciones ha empleado con los españoles fórmulas como las que los israelíes manejan para deshumanizar a los palestinos y como las que los alemanes emplearon en su día con los propios judíos, mientras los partidarios del personaje son incapaces de ir más allá del: “¿y qué?, también en España se oyen cosas así de los catalanes”.

Parafraseando a Gideón Levy podría decirse que la verdadera calamidad es que cualquier manifestación de sentido común o de escepticismo hacia el quimérico procés y su república imaginaria, es hoy un suicidio político en Catalunya. Por ahí pasa un eje Catalunya-Jerusalén.

 

 

9 comentarios en “Cuando la Moreneta mira hacia Jerusalén”

  1. D’acord amb l’argument general, comprenc la conclusió, però no la comparteixo. El moviment republicà català és molt més complexe que les opinions del M.H. Sr Torra. Però sí, és cert, que manca debat de fons.

    Me gusta

  2. El sucesor de Mas saludó desde Berlín el aniversario de Israel, sin mencionar el pecado original de ese país y con la moreneta a su lado y luego condenó la masacre para acallar murmullos.
    No és just el sr. Poch en aquest article. El tuit d’en Puigdemont va ser clar i sense ambigüitats: “The 55 deaths today in Gaza, are impossible to justify. All my solidarity with their families and friends. The international community must urgently promote dialogue between Israeli and Palestinian leaders. Bullets and violence are never the solution.” (Font: https://twitter.com/KRLS/status/996137681120833536?s=08 )
    L’autor es queixa tant si tuiteja com si no, ja que aleshores només ho ha fet per “acallar murmullos”.

    Parafraseando a Gideón Levy podría decirse que la verdadera calamidad es que cualquier manifestación de sentido común o de escepticismo hacia el quimérico procés y su república imaginaria, es hoy un suicidio político en Catalunya. Por ahí pasa un eje Catalunya-Jerusalén.
    L’argument final de l’article cau fàcilment pel fet que el partit més votat en les darreres eleccions, tant com li agrada tant recordar a la sra. Arrimadas, va ser Ciutadans.

    És una llàstima que els no independentistes amb sentit comú (mai millor dit) s’apuntin al carro de l’acusació ridícula de supremacisme que fan els que no tenen ni volen tenir sentit comú, i només ho fan per alimentar l’odi i treure’n rèdits polítics.

    Me gusta

  3. Creo que fue en un aviso de Médicos del Mundo que circuló por Facebook que leí que el ejército israelí utiliza municiones tremendamente dañinas que dejan, si no matan directamente, heridas que tardan mucho en sanarse y dejan secuelas de por vida.

    Los Israelíes tienen tiempo. No tienen prisa. Pero están determinados a recuperar el Gran Heeretz, que va desde Siria hasta Jordania. Y lo harán, aunque les cueste 100 años más.

    Me gusta

  4. Un conegut, un bon dia em va enviar aquesta frase per combatre aquesta rumorologia popular que, muda les paraules a mesura que la frase canvia de oient fins a ser irreconeixible i donada per certa, esmenant alhora que,no per haver-ho- llegit en un diari es menys falsa… .. – “el que has sentit de mi podria ser cert o podria ser tan fals com la persona que t´ho ha explicat i no tot el que escriuen o explican periodistes és cert, has de saber en quin barco van embarcats i quin és el seu mascaró de proa, mes que la seva bandera ja que aquesta és de compromís “. És cert que tot té les seves interpretacions, si va ser a propòsit o, no, deixar la dita imatge ben enrere, però amb visual per desxifrar-la, pot tenir lliçonaments segons el que qualsevol volgui manipular. Dit això afegeixo, dono fe que, conec molts homes de mar que porten escapularis, medalles de sants o santes diverses, beneïdes (sembla el contrari no és efectiu), alhora que saluden al Sol quan aquest ix a l’alba, en senyal de respecte, i que, mai dels mais pugen a bordo, ni deixen embarcar, amb els llenguados (sabates) ….. això vol dir que, són catòlics ,ateus , superticiosos? ……. cert és que tot té interpretacions segons el que un volgui manipular ….. ..ells diuen que, qui passa de la roda de proa cau en mar…..perquè serà?

    Caldrà revisar certes pors passades i saber el perquè les tenim al traçar el nou rumb del futur proper, revisant perquè no vam tenir-les, fa gairebé 40 anys, quan vam salpar amb vent fresc a descobrir nous horitzons … .. si en fem reflexió potser entendrem millor el que està passant … .. …. reflexionem-hi tot recordant Mark Twain – “D’aquí a 20 anys lamentaràs més les coses que no vas fer, que les que vas fer. Així que deixa anar amarres i abandona port segur. Atrapa el vent en les teves veles. Somia, Explora ….. Descobreix! ! .-
    Salut, que tinguis una bona proa.

    Me gusta

  5. Hombre Rafael, que no estamos tan mal! (me ha salido una erudita cita a Joan Laporta) En serio: He tenido ocasión de debatir con Israelís sobre el tema y puedo decir que -aunque aquí se nos está yendo bastante la olla- afortunadamente aún estamos muy lejos de ciertos niveles de pensamiento único. La discrepancia política no ha desaparecido de Catalunya, que no nos embauqen! (m! Laporta otra vez)

    Me gusta

  6. Honestament, no entenc que es pugui fer una anàlisi de l’independentisme en relació a la postura individual d’Artur Mas sobre Israel(tant al marge en aquest moment), ni amb els tuïts d’un sentit i un altre del president Puigdemont. Senyor Poch, podem debatre de veritat del punt en el que estem a dia d’avui, o seguirà repetint els mantres del 3% i de Pujol i així no afrontar tot el que està passant?
    Li puc preguntar si li preocupa la postura sobre Palestina de Ciutadans, o del PSOE, o de Podemos… o especialment la posició al respecte del govern d’Espanya, que és qui realment te la representació internacional? Crec que per aquí encararia aquesta lluita d’una manera més eficient.
    És molt decebedor que per part d’una Esquerra llegida i analítica es puguin fer anàlisis tan reduccionistes sobre el moment tant intens que s’està vivint a Catalunya, i que s’apuntin tan frívolament a totes les consignes perverses de l’ultradreta espanyola.
    Després de mesos i mesos on tants polítics i periodistes han qualificat tranquil·lament els catalans de nazis i supremacistes, ara li preocupa un text amb referències literàries del nou president? Li puc preguntar per què no va denunciar la situació anterior?
    No sé si aquesta esquerra és capaç d’entrar en el tema amb honestedat i no amagar-se darrere dels mantres i el postureig.

    Me gusta

  7. Totalment d’acord amb els arguments i la manera d’escriure i sintetitzar de Rafael Poch. Ja orfes de la seva visió de política internacional a LV
    Salut

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s