La UE asume una política migratoria lepenizada

El nacionalismo alemán se derechiza y confirma la tendencia general

La última cumbre de la UE, en los últimos días de junio, vino precedida, el 19 de junio, por una reunión preparatoria Merkel-Macron. El Presidente francés, al que se presentó como la “esperanza blanca” de la UE, no pinta nada. “Merkel y Macron acuerdan un presupuesto para la zona euro”, celebraba el titular. La simple realidad es que ya no queda absolutamente nada de la propuesta de Macron para “refundar Europa” sin tocar su andamiaje neoliberal.

El “presupuesto de la zona euro” de Macron debía ser (se suponía) para financiar todo aquello que la austeridad germana asfixió. Tenía que ser “un presupuesto de varios puntos del PIB de la zona euro”. Merkel aclaró que nada de eso: sería un “presupuesto de dos dígitos” (es decir inferior a los 100.000 millones, o sea calderilla) y encaminado a la “competitividad y la convergencia”, es decir cero keynesianismo. Hasta el cándido François Hollande obtuvo más, la última vez que propuso algo parecido a Merkel. Respecto a los otros puntos del programa de Macron, “parlamento de la zona euro” (¿para hacer qué?), “convenciones ciudadanas” para discutir el futuro de la UE, etc., hace tiempo que nadie se lo toma en serio.

Hubo que esperar diez días, al 30 de junio, para comprender quién había marcado línea en aquella cumbre: la derecha alemana. Ninguna sorpresa, la derecha alemana gana siempre en la UE. La “línea europea” es básicamente el mínimo común denominador del conjunto, orquestado por el nacionalismo alemán. La novedad es que ese nacionalismo se derechiza. En el Bundestag ya tenemos el mayor grupo parlamentario de extrema derecha del continente: 92diputados. Merkel no quiere que su CDU sea erosionada por la derecha, así que cede ante la propia extrema derecha de su familia política, la CSU bávara, que está muy cerca de la Alternative für Deutschland.

Con italianos, austriacos y otros presionando, y con ese panorama interno, el resultado de la cumbre ha sido una política migratoria de extrema derecha que confirma la gran tendencia del neoliberalismo, la lepenización de Goldman-Sachs: 1-Refuerzo de las fronteras exteriores de la UE vía la ampliación de las competencias y el presupuesto de Frontex, la agencia europea competente, 2 – Incrementar la repatriación de emigrantes irregulares estableciendo campos de concentración en África del Norte y en el interior de la UE, instalaciones que llevarán nombres de camuflaje como “centros de control” o “plataformas de desembarco”.

Desde 2014, 16.000 emigrantes han perdido la vida en el Mediterráneo tratando de alcanzar Europa, unas 35.000 desde el año 2000, según la agencia de refugiados de la ONU. Según la International Organization for Migration, por cada ahogado en el Mediterráneo, habrían dos que sucumben en el Sahara. En los últimos catorce meses, unos 13.000 refugiados y emigrantes fueron abandonados por las autoridades argelinas en los confines de su frontera con Níger, incluidos mujeres y niños, informó a finales de junio la agencia AP, según la cual algunos de ellos murieron desaparecidos en aquel tránsito. La presión organizada europea, con fondos y directivas, sobre los países norteafricanos y subsaharianos conduce a cosas así.

Mientras toma cuerpo una política europea de extrema derecha, la izquierda no parece capaz de ir más allá de la acogida in extremis de los necesitados y a largo plazo agitar un vago sueño angelical sin fronteras que es un subproducto humanitario de la mundialización neoliberal. No hay política, solo caridad y “derechos humanos”. No hay estados nacionales soberanos, ni internacionalismo, solo ONG´s y políticas de imagen con el último contingente humano a la deriva en el Mediterráneo. A partir de ahí muchos cortocircuitos, porque en ese cuadro se puede ser, como el Partido Verde alemán, a la vez liberal-caritativo en materia del escándalo humanitario en el Mediterráneo y gran sostenedor de las intervenciones militares occidentales, que es uno de los ríos que alimentan el flujo emigrante.

 

 

3 comentarios en “La UE asume una política migratoria lepenizada”

  1. M’ he permés canviar les teves darreres frases per deixar-ho mes clar si cap: – las intervenciones militares occidentales, que es uno de los ríos que alimentan el flujo emigrante, es el gran sostenedor del escándalo humanitario en el Mediterráneo -Totalment d’acord, mes clar no ho podies explicar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s