¿Cómo se dice “cool” en chino?

Damos por supuesta la futura superpotencia asiática, pero ¿quién es su Robert Redford?

Para llegar a ser una superpotencia global, en el siglo XX Estados Unidos se afianzó en una primera fase como potencia hegemónica del hemisferio occidental. Para eso tuvo que derrotar a otros aspirantes en Europa, como el Imperio alemán y la Alemania nazi. También derrotó al Imperio japonés en el Pacífico y a continuación contuvo a la Unión Soviética en muchas partes del mundo. Estados Unidos utilizó el hemisferio occidental como base de su proyección mundial. Algunos autores americanos (John Mearsheimer) dicen hoy que China está siguiendo esa misma vía. Su propósito actual es afianzarse como potencia hegemónica regional en Asia y desplazar a Estados Unidos de la región donde su economía ya es la principal. Desde esa base regional, dicen, expandirá su influencia y poder en el mundo de la misma forma que hizo Estados Unidos.

De perfidias y ansiedades

El ministro de exteriores chino, Wang Yi, dice que, “China no repetirá la vieja práctica de los países fuertes aspirantes a la hegemonía”. Los americanos, y en general los occidentales, no se lo creen. Como afirma el dicho, “piensa el ladrón que todos son de su misma condición”, así que para los occidentales, que inventaron el capitalismo y han dominado el mundo quinientos años sobre la fuerza y la coerción, resulta impensable otro modus operandi. Dicen que la prudencia china forma parte de lo mismo, aunque con mayor sutilidad, eludiendo choques frontales, ocupando, por ejemplo, posiciones allí donde los intereses americanos eran menores o donde no había presencia alguna, como en determinados países y regiones de África… Que China haya concedido rebajas de deuda a 28 de los 31 países más endeudados del mundo, o que haya perdonado por completo las deudas a algunos de ellos como Afganistán, Burundi o Guinea, sería, en definitiva, una muestra de pérfido oportunismo para ganar posiciones más que de altruismo y buena voluntad.

Las ansiedades de este debate aumentan al constatarse que, tras setenta años de governanza occidental de la economía mundial, mientras Estados Unidos se repliega hacia actitudes proteccionistas e introspectivas, China le arrebata la iniciativa internacional con su defensa de la apertura globalizante y su oferta volcada hacia fuera de grandes proyectos de infraestructuras orientados hacia los países en vías de desarrollo, la “Nueva ruta de la seda” (Belt and Road Initiative- BRI) que el New York Times presenta como, “una versión actual del Plan Marshall”.

Exportar, integrar

Tras veinte años acometiendo en su interior el mayor proceso de urbanización de la historia, construyendo nuevas ciudades y conexiones ferroviarias y autopistas entre ellas, China exporta al mundo en desarrollo su experiencia y su sobrecapacidad industrial y fabril, expandiendo así el papel de sus bancos y de su moneda. Para algunos eso no es más que, “un intento de solucionar los problemas chinos de sobrecapacidad, su creciente deuda y sus menguantes tasas de crecimiento a través de la expansión geográfica” (Martin Hart-Landsberg) para otros un avance nefasto de la crematística que asfixiará aun más al planeta. Sin negar esas hipótesis, otros constatamos que el plan chino es actualmente el único proyecto integrador para un mundo que ya está integrado por sus dilemas existenciales: calentamiento global, avance de las desigualdades y de las capacidades de destrucción masiva. En el actual panorama, el BRI es la única alternativa a la sucesión de desastres bélicos llevados a cabo por Washington en lo que llevamos de siglo desde Afganistán hasta Siria, pasando por Irak, Libia y Yemen con su factura de sociedades enteras destruidas y unos cuatro millones de muertos…

Problematizar el horizonte

El debate sobre la interpretación del ascenso chino y su proyección mundial es un asunto de importancia central. Resultaría vano y arrogante pontificar sobre su desenlace futuro cuando estamos expuestos a tantas incertezas. Pero incluso sin entrar en las preguntas sobre si sabrá China mantener su estabilidad interna en las próximas décadas, sí podemos problematizar el horizonte de un dominio global de China.

Un estatus de superpotencia, en caso de realizarse,  no solo depende de la economía y la potencia militar. “Cualquier imperio exitoso tiene que elaborar un discurso universalista e inclusivo” para ganarse el apoyo y consenso de la población fuera de sus fronteras, así como de los países y sus estados, observa la historiadora india Joya Chatterji. “Las transiciones imperiales exitosas alcanzadas por la dura fuerza de las armas y el dinero, también requieren salvas culturales-persuasivas de poder blando para su dominio global. España tuvo el catolicismo y la hispanidad, el Imperio Otomano el Islam, la URSS el comunismo, Francia e Inglaterra la francophonie y la cultura anglófona”. Estados Unidos ha sabido introducir su civilización en su globalización con un éxito extraordinario. China no tiene nada comparable; una escritura que en lugar de 26 letras tiene 5000 caracteres, una ideología oficial “comunista” confusa y una civilización extraordinaria pero históricamente autocentrada y replegada en sí misma.

El declive de Estados Unidos como potencia es un hecho histórico, pero más allá de la pura economía, en el ámbito de lo que se conoce como soft power, la capacidad de influir vía su prestigio cultural e ideológico, la americanización cultural, el dominio de su lengua global, de sus pautas de conducta y modas, de la industria del entretenimiento, etc., sigue avanzando a todo vapor. En Europa occidental ha conquistado y colonizado, dejando un sello quizá definitivo, en las naciones más celosas de su idiosincrasia y manera de vivir, como Francia. En países como Rusia, donde pese a las rivalidades geopolíticas la occidentalización de la sociedad prosigue dinámicamente, ésta es, fundamentalmente, una americanización.

“En 1919 había una civilización europea con una cultura americana como variante”, escribe Régis Debray. Hoy tenemos, “una civilización americana en la que las culturas europeas, con toda su diversidad, parecen variables de ajuste en el mejor de los casos y reservas indígenas en el peor. En un tablero de ajedrez eso se llamaría un enroque, en un cambo de batalla, una derrota”.

El humorista escocés Frankie Boyle observaba hace algún tiempo, a propósito de las películas americanas sobre Vietnam, que, “la política exterior americana es innoble, no solo porque los Estados Unidos vienen a tu país y matan a tus familiares, sino, lo que me parece aún peor: porque veinte años después regresan para hacer una película sobre aquello y te explican que la matanza de tus familiares entristeció mucho a sus soldados”.

¿Dónde está el Hollywood de China? ¿Quién es el Robert Redford o la Marilyn Monroe de China? ¿Cuáles son las palabras chinas de moda que nuestra población adopta antes de entenderlas sin molestarse en traducirlas? ¿Dónde están los collares de cuentas chinos, los dispositivos de ingenioso diseño y las tecnologías que compaginan el entretenimiento con el control policial, que apasionan a la juventud idiotizada? Damos por supuesta la futura superpotencia asiática, pero ¿cómo se dice cool en chino?

(Publicado en Ctxt)

 

 

 

 

 

 

 

 

12 comentarios en “¿Cómo se dice “cool” en chino?”

  1. A mi modo de ver el elemento más civilizatorio es la lengua, porque permite la transmisión de culturas. Sin embargo, una lengua es cultura puesto que existen palabras que no tienen traducción a otra, porque el concepto no existe y hay que hacer toda una frase para explicarlo, como el cool en chino.
    Cuando en los años 70 iba a la Feria del Libro de Frankfurt pedía alojamiento privado, o sea bed and breakfast y me daban una habitación confortable y un desayuno que me solucionaba la comida hasta la noche. Hoy te alojan en un hosteel en una habitación con seis catres y un desayuno en selfservice más bien cutre. Cuestión de cultura?
    Otra: en Suiza (7 mil.hab.) hay cuatro lenguas oficiales. Pues últimamente cuando un suizo-aleman quiere hablar con un suizo-francés se hablan… en inglés! y comen McDonalds…

    Me gusta

    1. Solo una anécdota por su ultima frase, tengo un familiar que sin estudios pero que por cuestiones de trabajo y familia tuvo que aprender inglés, idioma que ya domina con soltura, me espeto un día para alardear, supongo, ya que yo puedo defenderme en unos cuantos menos en ingles. Que no entendía como no nos dejábamos de pamplinas y todos hablábamos en inglés. Claro que ella no sabia que cada tierra adapta ese idioma tanto que a veces parece uno distinto…….como el latín, si vamos muy atrás, o cualquier otro que este separado por muchas millas marinas, francés, castellano……cada cual su san Martín. En India como cada estado tiene su lengua, la administración y entre los de diferentes lenguas hablan ingles, regalo de los británicos al irse. Podríamos decir que es el esperanto moderno.

      Me gusta

  2. Hola, no es la primera vez en la historia que la sociedad dominante acaba adquiriendo los usos y costumbres de los dominados como en el caso famoso de los godos y el imperio romano. Nunca el dominio es total de una cultura, siempre se realiza algún tipo de fusión.
    Por otro lado, aunque es cierto que los productos culturales de EEUU dominan en Europa y por extensión más o menos en el resto del mundo, lo que es discutible es si la “cultura”, en el sentido de “forma de ser o de pensar” en Europa es fruto ese dominio cultural. Creo que más bien es fruto del propio estilo de vida consumista y capitalista. En otras palabras, si EEUU no existiera, Europa hubiera derivado más o menos en lo mismo. Si esta hipótesis es cierta, la tan extraña cultura china no sería muy distinta que la de Europa hace unos siglos, y China y su desarrollismo seguirían la misma o parecida evolución cultural que Europa por si sólos, aunque por supuesto, con su estilo propio.
    Y por último, la cultura china nos resulta tan extraña y ajena, que para que triunfe socialmente, es necesario más décadas de predominio material, que en el caso de EEUU.
    En definitiva, no sabemos si China va a ser o no la primera potencia mundial económicamente o incluso culturalmente, porque EEUU sigue siendo un país con posibilidades de expansión, pero en todo caso, el problema que plantea Rafael Poch, no me parece un obstáculo insalvable.

    Me gusta

  3. Efectivamente. La americanización de la sociedad mundial es ya un hecho, la inmensa máquina de propaganda de Hollywood no tiene parangón. Históricamente China no ha sido un país expansivo, excepto en su entorno próximo, nada parecido a la agresión anglosajona. Coincido en que China será, y ya es, un superpoder económico pero no amenazará militarmente a países lejanos, salvo que tenga que defenderse, pero es una buena excusa para pedir fondos para el conglomerado militar industrial en que se ha convertido EEUU como advirtió Eisenhower. Por otra parte los cientos de millones de campesinos , en un nivel de desarrollo , cultural y económico, muy bajo comparado con Occidente es otro handicap, además de su escritura, etc. Guste o no guste las universidades norteamericanas siguen absorbiendo lo mejor de la inteligencia mundial, la prepotencia mundial de EEUU está en declive, es cierto, pero puede tardar mucho tiempo, quizás siglos, aunque ahora todo va más rápido, por ejemplo su gasto militar sigue siendo mayor que el del resto de los países del mundo juntos.
    Enhorabuena como de costumbre por un artículo tan lúcido.
    https://universalcuriosity.blogspot.com/

    Me gusta

  4. Luego de que Trump diera el disparo de partida para la campaña contra China se comenzaría con el articulo “ Será China el próximo Hegemon Global ” de Alfred W. McCoy publicado ya hace varios meses, presumiendo que los chinos podian tener las mismas intenciones de los occidentales de vivir matando para robar a otros pueblos, pero suponía que no serian capaces de hacerlo por inferioridad cultural. Eso mas o menos quería decir para calmar los salones de los blancos.
    Pero realmente China quiere gobernar el mundo ?
    Es histórico que China en la antigüedad había construido muchos barcos gigantes para lanzarse al mar a comerciar, pero que ante las noticias de pueblos en occidente que vivían solo de matar y robar a otros, desistieron de esos planes destruyendo los barcos. Quizás fuera por temor a los asesinos de occidente que como defensa aceleraran la construcción de la Gran Muralla.
    Esos pueblos eran los griegos y romanos que vivían de matar y robar para poder vivir en el lujo y la ostentación, pero sin trabajar, algo que seria aun peor después con la llegada del cristianismo con la utilizacion de la religión como pretexto para nuevas matanzas. Esas noticias llegaban hasta China por la boca de los comerciantes de la ruta de la seda.
    Como esa era una moda, incluso hasta Japon se contagio con los cristianos con el matar para robar lo que al final los llevo a la derrota por sus actuales amos en la Segunda Guerra Mundial, pero China se mantuvo en sus fronteras, porque sabia por la experiencia historica que ese no era el camino o quizás porque no se sentian apoyados por ningún dios para asumir una conducta criminal como los occidentales.
    La idea de esclavizar a otros es una perversion racista cristiano-occidental que ha llenado de sangre al mundo por eliminar los limites entre la política y la fe y se tiene como algo normal, pero en el caso de China, tiene a su favor no tener el récord de sangre que tienen sus adversarios.
    En realidad, la campaña contra China seguirá porque logro sacar a 700 millones de personas de la pobreza en solo cuatro decadas, lo que es una proeza que nunca le podrán perdonar por ser un mal ejemplo para el resto de los pueblos del mundo. Porque todo ese dinero podía haber sido robado por los ricachones como siempre.
    Los 700 millones son un número escandaloso, muchos mas que todos los habitantes de los Estados Unidos y Europa juntos que fueron liberados de la pobreza extrema producida por el bloqueo de los occidentales desde el final de la segunda guerra mundial.
    Esa actitud con su pueblo “menos afortunado” como se dice en occidente indica claramente cuales son los planes de los chinos, esto es, el mejorar el nivel de vida de todos los chinos en lo que ellos llaman una sociedad modestamente acomodada.
    Para terminar, en occidente descaradamente reconocen que se creía que los lideres de China serian deslumbrados por el monton de dinero y se considera una traición que los chinos sigan defendiendo su sistema de una economía de carácter socialista aun utilizado los mecanismo de la economía de mercado. La preocupación es que todos quieran seguir ese camino al éxito.

    Me gusta

    1. Realmente China nos ha demostrado a lo largo de su historia que no coloniza sino que absorbe a sus limítrofes, eso es una estrategia muy barata militar y económicamente, para entendernos es como un tsunami que va invadiendo, dependiendo de su fuerza, a las tierras que lo cercan o contienen A veces, a lo largo de su historia, esos pueblos limítrofes han conseguido que vuelva a su cauce, otros siguen absorbidos, por mucho que protesten, con más o menos acierto, ellos siguen con la bota aplastándoles esos derechos de existir independientemente. Es una realidad a voces que aún siguen intentándolo con Taiwan, lo curioso de este caso es que muchos, hay excepciones, evidentemente, que creen a pies juntillas que dicha isla es China, niegan que tengan pasaporte de Taiwan aun que se lo enseñes, arguyendo que es falso,- “no es de verdad mi (papa ) estado no puede mentirme”-……¡¡angelitos!!.
      Angelitos, aquellos que crean que China en este siglo no está invadiendo, hay que resaltar que si lo hace, pero muy alejado del histórico a que nos tenia acostumbrados. Su colonización ya no es limítrofe sino lejana, tanto como África o Sudamérica, invirtiendo económicamente en infraestructuras, las cuales luego usan para sus necesidades de transportar las materias primas, recordemos que las consiguen a precios de risa, según nos cuentan expertos, sean en extracciones, explotaciones o construcción y, eso si hay que subrayarlo, con trabajadores chinos y no del país ¿ listos verdad?.
      Con esta astucia se protegen de quedarse sin recursos, a verlas venir, por si acaso mientras se van alimentando de los de terceros. Comprar empresas, fondos…etc, etc en USA, Canadá, Europa (y España) es una gota de aceite que se va extendiendo…¿para que?, si reflexionamos a bien seguro acertaremos.
      ¡uf! chinos, cierto….pero no tontos

      Me gusta

  5. La americanización global es un hecho, la máquina de propaganda de Hollywood no tiene parangón puede hacer creer a la mayoría de la población mundial lo que desee EEUU. China será, ya es, una superpotencia económica, pero históricamente no ha sido un país expansivo, excepto para su entorno inmediato y no representa un peligro para países lejanos , salvo que tenga que defenderse, nada en comparación con la agresividad histórica de los anglosajones. Sin embargo es una buena excusa para recabar fondos militares para el complejo militar industrial en que se ha convertido EEUU como advirtió Eisenhower.
    Sin embargo tiene que desarrollarse mucho más todavía, millones de campesinos con un nivel cultural y económico inferiores a sus homólogos occidentales son todavía un handicap, así como su escritura, etc. El declive de EEUU ha comenzado es cierto, pero será mucho más lento de lo que muchos creen, guste o no guste las universidades y empresas tecnológicas norteamericana siguen absorbiendo los mejores talentos mundiales y su presupuesto militar sigue siendo superior al del resto de los países del mundo juntos.
    Un artículo lúcido como de costumbre.
    https://universalcuriosity.blogspot.com/

    Me gusta

  6. ¡Qué todos los males sean como ese!, estarán pensando en Beijing al ver con sorpresa que su mayor problema para alcanzar la hegemonía es que el resto del mundo desconoce a sus Robert Redford y Marilyn Monroe. Una metáfora que pondría de manifiesto la ausencia de “un discurso universalista e inclusivo” del actual aspirante.

    Soft Power es “conseguir que otros deseen hacer lo que yo quiero que hagan” (J. Nye, Soft Power, 1990). Siglos antes los chinos ya andaban en esas, “someter al enemigo sin combatir es el colmo de la habilidad” (Sun Tzu, El arte de la guerra, Siglo IV A.C.).

    Dice Poch que “el prestigio cultural e ideológico americano …. sigue avanzando a toda máquina”. Lo dudo. En los últimos 15 años están perdiendo soft power a velocidad de vértigo. Las guerras de Bush (Afganistán, Iraq, Siria, Yemen, etc.), la crisis global de 2008 (hipotecas subprime), su política contra el cambio climático (no estuvieron en Kyoto y ahora se salen de Paris), un sistema político que permite llegar a la presidencia a tipos como Trump, etc. Están consiguiendo poner al mundo en su contra.

    Por el contrario, si el prestigio chino ya era grande en los países en desarrollo (África, Latinoamérica, Sudeste Asiático), ahora empieza a ganarlo en Occidente (lucha contra el cambio climático). ¡Si, si, ya le oigo¡: Democracia. Pues pienso que en Beijing deben estar ansiosos por ver como resolvemos nosotros el trilema de Rodrik (globalización – soberanía – democracia), si es que antes no nos hemos ido al garete.

    Y en cuestiones culturales, las que apasionan a “una juventud idiotizada”, todavía mantienen un “perfil bajo”, sabedores de su debilidad. Ponen “cortafuegos” en sus fronteras virtuales para que no prenda la llama occidental en su interior. Por poco tiempo, estimo, pues ya disponen de su Google (Baidu), su Amazon (Alibabá) y sus 1.300 millones de usuarios. Y una tecnología que empieza a hacernos daño, y ahora somos nosotros quienes empezamos a poner “cortafuegos” (Huawei 5G, China Manufacturing 2025).

    Luego, más adelante, ya nos darán a conocer sus Roberts y Marilyns. Pero de momento, con la que está cayendo, ¡que todos los males sean como ese.

    Me gusta

  7. Parlant de costums i personatges, estem en això, fixem-nos com moltes paraules anglosaxones s’han imposat per tot arreu per a qualsevol cosa en les nostres societats occidentals, però també cal recordar que, els seus hanzi ‘s estan gravats en tinta a les pells de molts dels nostres conciutadans i conciutadanes i no en les d’ells (només en alguns), ja que tenen connotacions molt pejoratives. De segur recordaràs, cert o no, molts anys enrere a Běijīng es va detenir un occidental per portar una samarreta amb unes frases escrites en uns preciosos hanzis, aquestes frases no van ser innòcues per al règim, i va actuar com de costum. Això mateix passa aquí amb frases en anglès o en mandarí que ningú entén, ja que els hanzis segons estiguin combinats no signifiquen el mateix que si van separats, individuals, de manera que es llegeixen barbaritats, de saber-ho possiblement no les portarien. Amb les samarretes només cal llançar-les però amb els tatuatges és més car i dolorós. Les modes són això, modes, a voltes encerten d’altres no.
    En cultura gastronòmica també ens estem acostant, ja tenim la cuina japonesa a casa nostra com si res, per als mediterranis menjar peix cru no és gens estrany, per això fàcil d’assimilar, i els “palillos”, quants que mai han trepitjat la Xina, el Japó o Corea saben utilitzar-los …… i molts estimen els bonsais encara que no en tinguin cap, quants tenen decoració xinesa-japonesa a casa, quants mangas, jocs, dibuixos animats tenen els xiquets i no tan xics ……a més d’aparells de tecnologia, estem més a prop del que alguns creuen de saber qui és la seva Marilyn o el seu Robert Redfort.
    El que passa, ben segur, és que no hem reflexionat sobre aquestes influències, ens són tan habituals que no ens ho plantegem.
    salut!!.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s