El parte de la victoria

              Sobre las últimos “éxitos” del zombi europeo

En la negociación del Brexit, la Unión Europea tenía un solo objetivo principal: que el escenario de una salida del club se hiciera lo menos atractiva posible para otros socios escépticos. De forma declarada o difusa, en esa categoría entran muchos; desde Hungría hasta Italia, pasando por Polonia y acabando con Francia. Palabras mayores. Se trataba, pues, de lograr un Brexit complicado y penoso, con aspecto de castigo, de humillante escarmiento que conjure cualquier tentación de abandonar el club. Continuar leyendo «El parte de la victoria»

Un semáforo francés en ámbar

Si en Francia no pasa nada, entonces no pasará nada fundamental de signo liberador y progresista a medio plazo en Europa.

El sábado 300.000 personas expresaron su activa protesta organizando más de 2000 bloqueos de carreteras y peajes en toda Francia. Hay que seguir de cerca este fenómeno de los chalecos amarillos, movimiento auto(des)organizado a través de las redes sociales, popular e imprevisible. La jornada del sábado continuó el domingo y más allá. Ahora el movimiento llama a bloquear París el sábado 24… Todo esto pone muy nervioso al establishment mediático y político europeo. Continuar leyendo «Un semáforo francés en ámbar»

Y Macrón se fue a la guerra

La “soberanía europea” en defensa, puede ser tan mala como la actual hipoteca

“Sin un verdadero ejército europeo”, los europeos no podrán ser defendidos, “Europa debe protegerse, “de forma más soberana sin depender únicamente de EE.UU.”, ha dicho Emmanuel Macron la semana pasada. Defenderse, “ante Rusia que está en nuestras fronteras y que puede ser amenaza” (…) “defenderse de China y hasta de Estados Unidos”, que acaba de anunciar la retirada del acuerdo de desarme de misiles nucleares tácticos (INF) que perjudica a la seguridad europea.   Continuar leyendo «Y Macrón se fue a la guerra»

Entender la Rusia de Putin

La Rusia postsoviética y el régimen del Presidente Putin, su nacionalismo, su crítico desdén y desconfianza hacia occidente y su escepticismo hacia los valores reclamados como “occidentales”, así como el considerable consenso que todo ello tiene en la sociedad rusa, no se comprenden sin atender a la humillación de los años noventa. Aquel periodo supuso una traumática depresión para millones de rusos, pero ofreció también un ambiente idóneo para la reconversión social de una casta administrativa en clase propietaria. Realizada aquella operación, en las elites rusas se planteó de nuevo la cuestión del Estado: restablecer su maltrecha función y autoridad, tanto dentro como fuera del país. Putin ha sido el encargado. Ese restablecimiento genera fuertes tensiones porque occidente no lo acepta. Una nueva guerra fría, sanciones, y grandes contradicciones en el seno del régimen y de la sociedad rusa, son las consecuencias. Este libro aborda todos esos aspectos, así como las raíces de las dificultades de Rusia con el pluralismo y el estado de derecho, y es una posdata de la crónica que el autor realizó hace quince años sobre el fin de la URSS y el nacimiento de la Rusia postsoviética, La Gran Transición. Rusia 1985-2002, publicada por Editorial Crítica, considerada la mejor síntesis de aquel tumultuoso periodo.

 

La Canciller fallida

Merkel ha dañado seriamente los tres pilares que rehabilitaron a la política alemana de posguerra: el Estado social, la integración de la Unión Europea y la política de distensión hacia Rusia conocida como Ostpolitik

 Todos loan su “liderazgo”. “¿Qué será de Europa?”, se preguntan tras el anuncio de Angela Merkel de dejar la presidencia de la CDU -bien pronto- y la política, en un par de años. El balance de esta canciller fallida, servidora de los poderosos, en su país y en el mundo, y sin más valores políticos que un fino sentido de la oportunidad, se ha perdido por completo en esta anticipada hagiografía. Continuar leyendo «La Canciller fallida»

La situación es mucho más peligrosa que en la guerra fría

Sobre el anuncio de EE.UU. de retirada del acuerdo INF

Hace unos diez años asistí a un distendido cónclave de la mafia local en un bar de la populosa ciudad china de Chongqing. Una tertulia de seis o siete personajes de todo el país que manejaban en torno a una taza de te los negocios de aquella prodigiosa urbe, entonces aún en construcción. Me llevó un americano, quizá agente de la CIA, que mostraba gran familiaridad con todos ellos. Hablaban entre ellos con total desenvoltura de la próxima guerra. Enfrentaría, decían, a Estados Unidos y China. Me impresionó el consenso: el asunto de la guerra era inevitable y China saldría vencedora. De esa conclusión participaba hasta un dinámico capo de Taiwan.

Hablar de la posibilidad de una guerra, sino de su inevitabilidad, se ha convertido en tópico. Pero no en conversaciones de café, por desgracia, sino entre quienes toman las decisiones al respecto. Lo primero es grave cotejado con lo segundo: a diferencia de los años ochenta, la sociedad civil europea es hoy completamente ajena a ese peligro, pese a que las medidas y los discursos de los poderosos son inequívocos y deberían suscitar la máxima alerta social. Eso es lo que marca, precisamente, el Doomsday clock, el reloj del juicio final nuclear que mantiene desde 1947 el Bulletin of the Atomic Scientists y que este año marca las doce menos dos minutos, un nivel de alarma que no marcaba desde 1953 en lo más crudo de la guerra fría. Continuar leyendo «La situación es mucho más peligrosa que en la guerra fría»

El escándalo Jamal Khashogi y la hipocresía imperial

¿Sabían ustedes que las mujeres ya pueden conducir en el reino?

En Riad tienen razones para no entender el escándalo armado con el caso Jamal Khashogi, el opositor saudí asesinado y aparentemente descuartizado en el consulado del reino en Estambul. ¿Qué tiene de especial? Torturas, decapitaciones, secuestros en el extranjero y desapariciones son moneda corriente en la monarquía de cabreros saudí. Ciento cincuenta saudíes fueron decapitados en 2017 y otros 48 lo han sido en los primeros cuatro meses de este año, la mitad de ellos por crímenes no violentos. Continuar leyendo «El escándalo Jamal Khashogi y la hipocresía imperial»

El fraude de las “fake news”

La ruptura del monopolio propagandístico occidental genera nuevas armas soft

Entre los últimos conceptos importados de Estados Unidos, el de “fake news” (noticias falsas) se ha instalado inocentemente en nuestro lenguaje. ¿Qué significa? Noticias falsas las ha habido siempre. Recuerden que la guerra de Cuba fue facilitada por la voladura del “Maine”, que la de Vietnam comenzó con el ficticio “incidente de Tonkín” y que la de Irak tuvo por motivo las inexistentes armas de destrucción masiva de Sadam Hussein. Continuar leyendo «El fraude de las “fake news”»

San Petrov que estás en los cielos

Sobre el homenaje póstumo al coronel soviético que “salvó al mundo”

El pasado 26 de septiembre se celebraba un pequeño homenaje póstumo en el Museo de Matemáticas de Nueva York. El homenajeado era un coronel del ejército soviético llamado Stanislav Petrov. “Merece el profundo reconocimiento de la humanidad”, dijo el ex secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, al hacer entrega de un cheque de 50.000 dólares a su hija,Yelena. El otro hijo de Petrov, Dmitri, no pudo asistir al acto porque la embajada de Estados Unidos en Moscú rechazó darle un visado a tiempo.

El 26 de septiembre de 1983 yo estaba fregando platos en la cocina de un restaurante griego de Berlín Oeste. Con los marcos que me pagaban en negro estudiaba ruso y costeaba las fotocopias de libros de historia de Rusia en la Staatsbibliothek. ¿Tú donde estabas? Si habías nacido, intenta recordarlo. Aquella noche Stanislav Petrov estaba en una de las salas de control de Serpujov-15 el complejo de vigilancia y control contra ataques de misiles nucleares americanos situado a unos cien kilómetros de Moscú. Continuar leyendo «San Petrov que estás en los cielos»

Brasil, una elección para los equilibrios del mundo

Siendo tendencia general, la multipolaridad está bien lejos de ser un camino inexorable

Las elecciones de Brasil (el domingo la primera vuelta, el 28 de octubre la segunda) son importantes por dos motivos. La elección enfrenta al candidato de la extrema derecha, Jair Bolsonaro, con el de la izquierda laborista representada por Fernando Haddad. Con Lula en la cárcel, está en juego un veredicto sobre el golpe de estado mediático-judicial con el que la oligarquía local ha restablecido su dominio tradicional en el país, anulando el proyecto que Lula encarnó en la primera década del siglo. Pero hay más. Continuar leyendo «Brasil, una elección para los equilibrios del mundo»