Putin mueve ficha imperial

Ucrania es un invento de los comunistas, convertido en ariete contra Rusia, dice

 El martes el Presidente ruso, Vladimir Putin, introdujo un nuevo elemento de presión en su pulso con Occidente al anunciar su decisión de reconocer las dos repúblicas rebeldes del Este de Ucrania, Lugansk y Donetsk y establecer acuerdos militares que permiten la presencia de tropa rusa en ellas. A diferencia de la anexión de Crimea en 2014, este paso no es irreversible. Parece pensado como un elemento más de negociación y presión. ¿Negociar qué?

 Se trata de todo lo que está contenido en los documentos que Moscú presentó el 17 de diciembre. Sus tres principales puntos son: renuncia a la ampliación de la OTAN a Ucrania, retirada de los sistemas de armas occidentales de su entorno geográfico y retirada de la OTAN a los límites anteriores a su ampliación al Este. Estos puntos son, evidentemente, un marco negociable pero Washington y la OTAN no lo ha atendido. Por eso Putin ha dado otra vuelta de tuerca. Habla de “genocidio” y recrea escenarios de opereta inspirados en lo que la Otan escenificó en Kosovo mientras bombardeaba Belgrado.

 Mucho más significativo que el reconocimiento de las repúblicas rebeldes son los términos en los que Putin envuelve su reclamación: un discurso nacional-imperial ruso, incompatible con la soberanía e independencia de Ucrania. Putin dice que Ucrania no existe como país, que es una construcción artificial del periodo comunista y que nunca ha tenido tradición estatal. Es lo mismo que dice Israel de Palestina para justificar su abuso colonial.

 Negar a un pueblo su derecho a la soberanía nacional con el argumento de que no la tuvo en el pasado es un despropósito. Ese disparate confirma que las garantías de seguridad a Occidente (esa “seguridad europea integrada”) que Moscú estuvo pidiendo “educadamente” en los últimos treinta años, ahora se piden de forma brutal.

Esta Rusia enfadada, militarizada y dura, hacia dentro y fuera, es el producto de muchos procesos. Los desastres del neoliberalismo en Rusia, la piratización en nombre de la “libertad de mercado”, la restauración violenta  de su sistema autocrático aplaudida por Occidente en los noventa, y la expansión de la OTAN hacia sus fronteras, tienen una relación directa con ello. Quienes en su día saludaron y propiciaron todo aquello y hoy se escandalizan, deberían reflexionar y corregir el tiro. ¿Cómo hacerlo sin perder la cara? Una negociación como la que pide Moscú es la única manera de enderezar la situación y proteger a Ucrania. Si no se hace, la brutalidad y el conflicto progresarán.

 El mensaje de Putin a la población de Ucrania es desastroso. Putin denuncia la injusticia social de la caótica cleptocracia oligárquica ucraniana e incluso el maltrato y represión de la oposición que las fuerzas nacionalistas-occidentalistas del gobierno de Kíev practican. Pero ¿desde qué posición se denuncia todo eso? Las cosas no son mejores en Rusia, sino peores. La simple realidad es que el régimen y el sistema ruso, un neoliberalismo oligárquico que gobierna sobre el nacionalismo ruso no tiene nada atractivo que ofrecer al pueblo ucraniano, ni siquiera a los enormes sectores que no se reconocen en la ideología nacionalista de Kíev. Al revés, el discurso nacionalista ruso solo alimenta e incrementa el impulso nacionalista ucraniano antiruso, consolidándolo como ideología de Estado.

 En la peor hipótesis, ese discurso ofrece vitaminas a la OTAN, organización en crisis que responde a intereses de Washington cada vez más contradictorios con los de la Unión Europea, en particular de su matriz germano-francesa. Como con su intervención en Siria, Rusia está asumiendo muchos riesgos porque entiende que la OTAN no va a ir a la guerra por Ucrania, pero la desproporción de fuerzas es enorme y cualquier incidente puede hacer que la situación escape a todo control.

 Entre 2013 y 2020 cerca de 3000 maniobras y patrullas militares han colocado a fuerzas rusas y de la OTAN en peligrosa proximidad. En unas maniobras realizadas en el mar Negro en 2020, un caza ruso se colocó a pocos metros de un bombardero americano B-52 con capacidad nuclear. Rodear militarmente a países como Rusia y China es la insensatez que Occidente practica desde hace años.

Los imperios descabalgados y venidos a menos son peligrosos. Ese es el gran contexto de la actual sicología del nacionalismo ruso instalado en el Kremlin, mas heredero de la autocracia quebrada en 1917 que del fantasma de la URSS, como demuestra el discurso de Putin. Reducir el problema a Rusia, como hacen nuestros poco independientes “expertos” noratlánticos es un peligroso ejercicio de ignorancia histórica.

 Antes de apearse de sus estatus coloniales y reconvertirlos en otras  formulas imperiales de dominio mas modernas, las  potencias europeas cometieron crímenes enormes en el mundo. Francia guerreó en Argelia y dejó allá un millón de muertos. En Indochina ocasionó 350.000. Inglaterra saldó con un millón de muertos y 15 millones de desplazados la separación imperial de India y Pakistán. En Kenia la descolonización ocasionó 300.000 muertos y millón y medio de recluidos. Hasta la pequeña Holanda acaba de reconocer esta semana la factura de 100.000 muertos que causó en su guerra colonial de cuatro años en Indonesia. ..

Y ¿qué decir de Estados Unidos gran patrón y principal responsable de la actual escalada militar en Europa y Asia?  Su declive imperial lleva décadas arrastrando consigo una guerra eterna. Desde el 11 de septiembre de 2001 ha ocasionado la destrucción de sociedades enteras, 38 millones de desplazados y 900.000 muertos, según un cómputo más bien benigno. Rusia está pasando por estas patologías imperiales del declive y choca en ellas con sus competidores imperiales que le han acorralado en Europa. Estamos ante un choque entre imperios en un momento dominado por el traslado de potencia global hacia Asia. China reacciona con prudencia y buen sentido: “La OTAN debe adaptarse a las nuevas circunstancias, debe preguntarse si la ampliación al Este contribuye a la paz y la seguridad”, ha dicho su ministro de exteriores, Wang Yi, en la conferencia de seguridad (atlantista) de Munich, en la que el Presidente ucraniano ha pedido armas, firmeza y revisar su condición de país libre de armas nucleares…

Estamos en los primeros movimientos de una partida que será larga y dramática. Los pronósticos son vanos. Nos esperan mas movimientos “fuertes” de Rusia y respuestas de sus adversarios reacios a negociar, pero la perspectiva general es mala.  La humanidad asiste a esta criminal pérdida de energías y tiempo. Un tiempo del que no disponemos y que estamos malgastando como especie.

(Publicado en Ctxt)

20 opiniones en “Putin mueve ficha imperial”

  1. Si los discursos de Putin fuesen respetados por los «occidentales», hoy el tema de actualidad sería quizás, no lo sé, un nuevo estreno de Hollywood. La maquinaria política y periodística que bloqueó al público mundial el conocimiento sobre los crímenes de Zelensky y sus compinches, hacen gala de su falta de vergüenza al tachar de agresores a los militares rusos.

    Si la OTAN no escuchó a Putin es porque la élite anglosajona ( estados unidos, Reino Unido y Alemania) históricamente han despreciado a los eslavos, una indiferencia que también vivimos los latinoamericanos y africanos. Por lo tanto este febrero de 2021 marca el inicio de la nueva era multipolar, sin un imperio hegemónico y con un claro mensaje a los anglosajones que los tiempos de colonización, saqueo e impunidad han comenzado a desaparecer.

    Me gusta

  2. El problema se retrotrae a la creación de muchos estados-nación actuales. Y sobre todo qué hacen y/o se dejan hacer hoy y por quiénes se lo dejan hacer. El tema es largo y complejo.

    Me gusta

  3. No, no lo eran. La cuestión fue que Hitler vivía en una ensoñación sin sustento potencia posible en la realidad de su propio país.

    Y eso que pilló a Stalin con el paso cambiado. Trauma que dudo que superase mientras vivió (Stalin).

    Me gusta

  4. Quitando el pueblo geográfico, puede explicarme lo que es “un pueblo”. ¿Y una nación? Eric J.Hobsbawm y otros muchos hablan de cuentos. ¿Puede rebatirlo? Para nota: explíqueme lo que es eso que llama “derecho a la soberanía nacional” (del pueblo). Póngame ejemplos reales. Tiene todos los siglos de la Historia para ello: aplicaciones de soberanías de eso que llama pueblo y de soberanías de eso que llama nacional. ¿Qué fue primero, quién creo qué, el dios/nación o el imaginario, la doctrina religión/nacionalismo? Los neopositivistas desechaban las palabras sin referente objetivo porque las calificaban sin sentido y razonar en base a ellas era … y lleva a … ¿A qué se debe que aún siendo conceptos sin referentes ciertos hayan construidos tales imaginarios que crean tantos súbditos y los mantienen durante tantos siglos?

    Otro caso: si democracia es el poder del pueblo, los regímenes capitalistas occidentales ¿son democracias? ¿Se le puede llamar democracia a un mero régimen electoral que abduce el voto (x-anual) del ciudadano para quedarse con él y someterlo? ¿Cómo explica que ese gobierno “del pueblo” legisle en contra de sí mismo, del interés de la inmensa mayoría de los ciudadanos? Quitémonos las telarañas y las vendas de los imaginario-manipulaciones mentales (montajes de cada poder, poderes reales: papas y popes, señores, condes, reyes, burgués, capitalistas … y sus entramados o sistemas, para tener súbditos propios que ordeñar), el neuropoder.

    Me gusta

  5. Siempre es difícil mantener el equilibrio sabiendo todo lo que el Sr. Poch sabe.

    Quitando la referencia al «tiempo que nos queda» como especie, proyección mental sin respuesta posible y con bases en algo recurrente en él como es el tema de la «crisis climática» y demás términos similares (y de la que desde luego sabemos que nada sabemos), el resto del artículo, algo apocalíptico, pero pasable.

    Me gusta

  6. Más allá de la interpretación (cuasi psicoanalítica) sobre el tono y el enfoque discursivo, apunten y guarden la fecha (22/2/22 ó 22022022). Clave para la historia y para el futuro que ya és realidad de facto.
    Detalles significativos:
    Rusia existe (es real). Un respeto. (aka Don’t dance with me… I’ll make you dance).
    Ucrania es un Estado fallido, tras un completo repaso al S.XX con intrepretación política putiniana aunque sustentada con datos y hechos reales.
    Los autoproclamados del limbo jurídico elevan su catgoría a protectorados, cerrando la vía muerta de Minsk pero dejando abierta (siempre) una puerta diplomática. Y tachán… R2P, aka «Responsabilidad para proteger», ¿les suena?.

    La conclusión es que asistimos al repertorio de un libreto coreografriado del ‘Lago de los cisnes’ frente a un ‘Circo multipistas’ (con el máximo respeto a los circos y a las pistas).
    ¿Y la €uropea ?…

    Me gusta

  7. El ataque ruso esta más que justificado:
    1. Occidente no ha cumplido ni una sola palabra desde la caída de URSS, ampliando la OTAN hasta las propias narices de Rusia, amenazando .
    2. Un régimen pelele de occidente, vendido a los intereses occidentales gobierna Ucrania, no esta en el poder el pueblo ucraniano.
    3. Las regiones de población rusa estan siendo agredidas y masacradas por el gobierno pelele ucraniano hace muchos años, estan en su derecho de pedir ayuda a Rusia, y esta brindársela.
    La pregunta es:
    ¿La OTAN va intervenir? No lo parece, tienen miedo de una respuesta respuesta rusa que acabe con el corazón del capitalismo occidental.
    En medio de esta guerra no se puede andar vacilando: o estas con la OTAN (y con ello con los gobiernos occidentales) o estas con Rusia.
    El matón occidental hasta ahora ha abusado de Granada, Panamá, Yugoslavia, Nicaragua, Honduras, Libia, Irak, Afganistán, Siria, etc, etc. Ahora ha topado con Rusia, solo le queda ladrar y bravuconería de barrio.
    El ataque además justificado, antes que los occidentales se posicionen más en torno a Rusia.
    Mi apoyo es a Rusia.
    Saludos

    Me gusta

  8. Desde el día -1. Como lo de Libia dejó muy mal rollo, que sigue coleando hoy, lo han hecho de forma encubierta. Para la prensa del règimen. Metidos hasta las cachas, incluyendo despliegue naval (se pudo seguir en Charly015 análisis militares). Incluyendo la Alemania que se hace la virtuosa y ahora no deja volar a los Brits por su espacio aèreo para ir a Ukronaziland. Y los cascos blancos y demás del pesebre sangriento otánico. Y Turquía sigue siendo de la OTAN, todos los musulnazis del pesebre otánico circulan por las bases otánicas turcas. Por cierto, Siria era un país independiente que no molestaba e incluso le estaba tirando los tejos a Occidente (esto, y no otra cosa, describen a Assad), le llovieron hostias bíblicas sin comerlo ni beberlo, sin razón ninguna más que estar ahí. Cojonudo, ahora Siria es el botones Sacarino de Putin (de hecho, han reconocido a las LDNR), más atornillada a Irán que nunca y espèrense ustedes a que recupere los Altos del Golán, que no será hoy ni mañana, pero no está a muchos años en el futuro.

    Los que planifican en la OTAN son su propio cáncer. Como los nazis. Bueno, esto es injusto: los nazis no eran tan incompetentes.

    Me gusta

  9. Negar a un pueblo su derecho a la soberanía nacional con el argumento de que no la tuvo en el pasado es un despropósito.
    Interesante pensamiento. De esto está el mundo lleno. El derecho que parece asistir a todos es un nacionalismo cada vez más arbitrario. Curiosa circunstancia en un mundo que no dejamos de insistir en que es «globalizado». El escenario de Yugoslavia, siempre presente parece ser el tablero de ajedrez que la OTAN prefiere a la hora de plantearse
    cómo justificar su existencia y mantenimiento – que no olvidemos, pagamos todos los contribuyentes.

    Me gusta

  10. Un ataque a Taiwán son palabras mayores, sobre todo si no hay provocación previa. Lo que dice Poch sobre la reacción del país agredido, en este caso, Ucrania, es difícil de calibrar (en general la apreciación de Poch es correcta, sólo matizo): en Ucrania hay mucha gente que sí quiere que Rusia los invada, son muy pocos al oeste y mayoría en el este. Pasan dos cosas: Rusia no quiere invadir nada, sólo en la LDNR hay 4,5 millones de personas y a partir de hoy Rusia ya no tiene esperanza de que Ucrania pague nada, que ya no lo estaba haciendo desde 2014. Ni pensiones, ni mèdicos, ni colegios ni hostias. 4,5 millones de personas. Ucrania es el país más pobre y (proporcionalmente) más caro de Europa, todas las infraestructuras se están cayendo a trozos desde la URSS, la UE lo único que ha hecho es organizar el saqueo, cosa que hace muy bien. Para nada quieren, ni pueden, quedarse con Ucrania. Otra cosa es desactivarla como amenaza, incluyendo aplicar la receta otánica que le dieron a Yugoslavia.

    No es el caso de Taiwán. China lo reclama como parte inalienable de su territorio. La gente que está a favor de ser invadida es marginal, muchísimo menor que la que está a favor de unirse a la RPC, que seguramente son una minoría (los referendums dan sorpresas, en España hubo uno de la OTAN). Para que China invadiese Taiwán, cosa que no sería muy distinta de lo que estamos viendo en Ucrania (EEUU, ni nadie, movería un puto dedo, porque además China estaría en su perfecto derecho, legalidad internacional indiscutible, como el ataque de Azerbaiyán sobre Nagorno Karabaj), tendrían que darse unas circunstancias muy distintas. Pero mucho. Eso puede llegar a pasar, y si tiene que ser, China lo hará, pero no hoy.

    No, China está muy cómoda viendo los toros desde la barrera. Lo último que necesita Biden ahora antes de hundirse en la mierda èl y su partido en noviembre, es que China se meta.

    Y si tiene que meterse, lo hará.

    En Taiwán ya estarán tomando nota de la validez y firmeza de los principios de Occidente. Ya lo sabían, de sobra, simplemente miraban para otro lado. Infantilismo, se llama, creo.

    Me gusta

  11. Si vols diguem ximple, però com soc molt mal pensada, no serà que en Xi, es queda a l’espera de com resultarà aquesta fórmula d’en Putin per començar a enfilar l’agulla cap a Taiwan. Podria madurar, o no, depenent de les respostes occidentals…..de més verdes n’han madurat oi???.

    Me gusta

  12. Cuando la OTAN arrasa Libia y Siria, uno diría que las críticas son más comedidas. Lo que estamos viendo es la desactivación de Ucrania, y va a ser difícil que la OTAN no pierda la cara. Putin ha cruzado el Rubicón, no hay duda de ello. Pero esto no es nada, es una operación contenida destinada a inutilizar Ucrania como herramienta occidental.

    Acabo de leer a Xulio Ríos y me he quedado un poco perplejo. No es creíble que una operación como esta tenga lugar sin el visto bueno de Xi.

    El factor militar es el que estamos obviando aquí. En estos momentos Rusia tiene una superioridad militar incontestable en este tipo de escenarios. Esto puede no ser así dentro de dos años. Es difícil que EEUU recupere el terreno perdido en capacidad militar, pero hay muchas opciones (incluyendo minibombas nucleares, están en ello).

    Por otro lado, Irán tiene mucho que ganar aquí.

    https://oilprice.com/Energy/Energy-General/The-Uncomfortable-Truth-About-Sanctioning-Russia.html

    Lo que no acaban de entener es que Rusia está dispuesta a quemar los puentes. No van a permitir otra operación Barbarroja y hay que tener mucha fe en el tinglado para pensar que estaban planeando otra cosa en Washington.

    Me gusta

  13. La ampliación de la OTAN obedece a la lógica militar. No fue para promover la paz, la democracia, la libertad o la cooperación; es simple expansionismo militar. Al plan de incluir a Ucrania en la OTAN solo caben en Rusia dos respuestas posibles: dejar que EEUU les siga cercando o atacar para que no se produzca. Quienes esperaban lo primero han cometido un terrible error de cálculo.

    Me gusta

  14. Hay que andar con tiento. Putin y su entorno de generalotes usan una retórica incendiaria, sus actos son casi peores. Están creando una Ucrania antirrusa que en verdad antes no existía. Por supuesto hay que intentar que nuestro zar salve la cara; pero Biden es muy débil para eso. Europa, que puede pagar los destrozos, no existe como actor cierto. Esperemos que los chinos paren un poco al zarecito. Uno piensa en los arsenales nucleares y es para temblar. Triste cosa ver al pueblo ruso y ucraniano,que tanto podrían dar a Europa y al mundo, en tan deporables sendas.

    Me gusta

  15. «Que Rusia vaya a “invadir Ucrania”, ocupando todo el país, está completamente descartado. En las calles de Budapest, todavía hoy se ven los rastros de la ocupación soviética de 1956. Lo de entonces en Hungría sería de risa al lado de lo que pasaría en Ucrania en tal caso. Eso es algo evidente para cualquiera mínimamente informado, así que no merece la pena extenderse.»

    Igual te tienes que extender un poco, listillo.

    Me gusta

  16. Como siempre un texto equilibrado y con ponderación. Sin entrar en guerras de buenos y malos típico de la puta propaganda, sino analizando causas y hechos.
    Gracias
    Gracias
    Gracias.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: