El discreto entierro del INF

El acuerdo de desarme nuclear más crucial para Europa y los europeos se va al garete en tres semanas entre la abúlica indiferencia de nuestras sociedades

Entre diciembre de 1987 y julio de 1991, la URSS y Estados Unidos firmaron acuerdos de desarme sin precedentes que cambiaron radicalmente la situación internacional. En diciembre de 1987 Gorbachov y Reagan firmaron en Washington el acuerdo INF, sobre fuerzas nucleares intermedias, de alcance entre 500 y 5500 kilómetros. Aquel acuerdo supuso la eliminación de los euromisiles: 826 de alcance medio y 926 de corto alcance por parte de la URSS, y 689 y 170, respectivamente, por parte de Estados Unidos.

Aunque sólo representaba el 5% de los arsenales nucleares conjuntos, el acuerdo libró a los europeos de una pesadilla y era un inicio para algo más. Atrás quedaba el impresionante “movimiento por la paz”, que, particularmente en Alemania, movilizó a la sociedades europeas con un vigor y una energía inusitados. Sobre aquella estela de sentido común, en julio de 1991 Bush y Gorbachov firmaron en Moscú el primer acuerdo START para una reducción del 40% de los respectivos arsenales estratégicos, es decir de largo alcance.

Además, en noviembre de 1990 se había firmado en París el acuerdo sobre reducción de fuerzas convencionales en Europa (CFE), y la URSS inició enseguida la retirada de tropas de Hungría, Checoslovaquia, República Democrática Alemana y Mongolia. La importancia de todo esto no precisa ser resaltada: se alteró el clima en una Europa dos veces asolada por la guerra mundial en el siglo XX y se desmilitarizaron y normalizaron las relaciones de Moscú con Estados Unidos y China.

Todo esto se va ahora al garete a iniciativa de Estados Unidos, de la mano de dementes criminales como John Bolton. El uno de febrero Washington anunció su abandono del acuerdo INF. El pretexto es la acusación de que Rusia había vulnerado dicho tratado, argumento que nuestra prensa ha divulgado profusamente. La simple realidad es que Estados Unidos violó el INF desde el mismo momento en que, hace ya años, desplegó junto a las fronteras rusas el famoso “escudo antimisiles”. Tras reiteradas protestas de Moscú, siempre ignoradas, Rusia tomó medidas de respuesta que ahora son las mencionadas para justificar el abandono de Estados Unidos.

El procedimiento de denuncia del acuerdo tiene un calendario de seis meses que termina en tres semanas, el uno de agosto. Para los europeos es muy mala noticia, porque volveremos a tener euromisiles nucleares. Los políticos europeos reaccionaron a este asunto enseguida.

En julio de 2018 la canciller Angela Merkel había declarado en una reunión de jefes de estado y de gobierno de la OTAN que el INF era un acuerdo “decisivo para la seguridad euroatlántica”. Siete meses después, en la Conferencia de Seguridad de Munich, la misma canciller calificaba el abandono del acuerdo como “inevitable”. El denostado Putin propuso, ya en febrero, dedicar los seis meses de plazo de salida del acuerdo para renegociar el asunto conjuntamente con Estados Unidos y China, y el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció que haría todo lo posible por “salvar el INF”. En realidad nadie hizo nada.

Todo esto es dramático, pero aún lo es más si se atiende a lo que el comentarista alemán Leo Ensel, define como “un desastroso frente popular de la ignorancia, la indolencia y la conveniencia”. La pasividad social ante este peligroso desastre, al que probablemente seguirá la denuncia del acuerdo START cuando expire su vigencia en 2021, es inaudita. En los primeros años ochenta toda Alemania estaba revolucionada por los euromisiles. Hasta en Alemania del Este había un “movimiento por la paz” que protestaba contra el despliegue de los SS-20 soviéticos y no solo contra los Pershing americanos. La Iglesia Evangélica se volcaba, en las dos Alemanias, en la campaña por el desarme. Los verdes, que entonces eran un partido de izquierdas que acababa de llegar a las instituciones, sin nada que ver con el actual partido belicista actual de burgueses neoliberales, tenían una posición principal. En Inglaterra estaba en marcha la Campaña por el Desarme Nuclear (CDN), el movimiento entonces liderado por el historiador E.P. Thompson que había fundado en los cincuenta el magnífico Bertrand Russell… ¿Dónde están los equivalentes de hoy, esos intelectuales, esas iniciativas civiles? Quizá viendo series tontorronas en la televisión a la carta. ¿Y los jóvenes?, enfrascados en su teléfono móvil. Ni siquiera la estupenda iniciativa Fridays for Future ha sido capaz de relacionar este peligro nuclear concreto con la protesta contra el cambio climático. En tres semanas se da una tremenda involución y aquí nadie se entera.

P.S. Más sobre Assange: ¿Se acuerdan de la jueza Emma Arbuthnot? Fue la que declaró a Julian Assange extraditable a Estados Unidos tras una vista de 15 minutos en la que caracterizó al disidente occidental encarcelado número 1 como “un narcisista incapaz de ver nada más allá de su propio interés”. Pues bien, la prensa británica ha destapado un pequeño asunto que ilustra el ambiente que rodea a esta magistrada. Su marido, Lord Arbuthnot, es un reputado reaccionario que fue ministro de defensa, acérrimo atlantista, con excelentes conexiones en el Pentágono, que es quien manda en la persecución y calvario de Assange, y, por supuesto, antiguo presidente del “grupo de amistad Reino Unido-Israel” en el parlamento de su país. Lord Arbuthnot fue entusiasta corífero de Tony Blair en la venta de las mentiras de la guerra de Irak y se le conocen sonadas tomas de posición contra Edward Snowden, el disidente occidental exiliado número 1 y el hombre que demostró la existencia de Big Brother y su encarnación en la NSA. Pues bien, este señor resulta ser socio de una empresa de “inteligencia económica” que tuvo como cliente a la empresa neoexplotadora americanoide Uber. Resulta que el alcalde de Londres, Sadiq Khan, logró echar a Uber de su ciudad, pero la empresa recurrió y ganó el pleito, por lo que su actividad vuelve a ser legal en Londres, gracias a un fallo… de la jueza Emma Arbuthnot. La independencia de esta jueza experta en diagnosticar “narcisistas” en quince minutos, ha quedado, así pues, en entredicho por la actividad de su marido a favor de Uber, pero ¿y sobre Assange? ¿Tienen algo que ver los contactos y servidumbres de su marido con su luz verde a la extradición? Después de todo, los ministros de defensa de Gran Bretaña son, por definición, aventajados vasallos del Pentágono. La pregunta es retórica y la realidad, como suele ocurrir, seguramente supera con creces todas nuestras ingenuas sospechas, aunque de eso nos enteremos treinta años después.

(Publicado en Ctxt)

10 comentarios en “El discreto entierro del INF”

  1. Lo gracioso de todo esto es que la UE amenaza a Rusia culpandola de una situacion creada por Trump y sus guerreros. Desde luego es conocido que detras del asunto esta forzar a China a meterse en un mal tratado por lo desproporcionado de los arsenales que se poseen.
    Y que nadie menciona las probables 400 ojivas de Israel y su control.

    Me gusta

  2. Hola Rafael, queremos mantener un diálogo, hacerte una entrevista. Tanto desde la radio ecuatoriana, como de la Argentina, a través de la Agencia de Noticias Pressenza. Escribime, por favor. +5491132284104

    Me gusta

  3. y qué del acuerdo sobre la producción de uranio enriquecido entre Iran y EE.UU más las potencias nucleares, que los gringos van y rompen unilateralmente, poniendo Iran en la posición de crear un casus belli? Este Trump no conoce límites!

    Me gusta

  4. Des de fa temps em faig la mateixa pregunta, qui va ser o quins van ser els culpables d’entronar en el poder a Trump. Pel que hem llegit, fou la classe treballadora baixa, els més fàcilment influenciables per patir un dèficit de pensament crític (escolarització sota mínims), també aquestes persones pateixen més por per sentir-se vulnerables en enfront del desconegut, vingui de persones de l’exterior o canvis de qualsevol índole, són el grup, o col·lectiu més xenòfob……….. Per tant Bolton és un producte que deu satisfer als més porucs en aquell país.
    Xina també es va fer hermètica a l’entrar el nou règim de la República Popular, la por tanca files …vull dir fronteres.
    A hores d’ara i després de veure l’escandalós espectacle en el nostre país de, jutges, fiscals, forces de l’ordre, polítics de primer ordre o de qualsevol nivell del 155, res en ve de nou……
    Caldria crear quelcom més transparent sense tants privilegis directes o de sota mà. I que els grups econòmics deixessin de reunir-se, ells ens manipulen globalment, els governs són uns mindunguis i els votants un zero a l’esquerra, sols cal retrocedir a les eleccions europees , els votats per un nombre escandalós de ciutadans no poden ocupar els càrrecs al Parlament europeu perquè els governs poden manipular les votacions amb les seves influències……i en diuen democràcia europea…amb el seu abanderat Borrell, més escàndol que això!!!!!!!. Vergonyós, molt vergonyós….ni un pam de net. Ni tan sols una ” bona tramuntanada” ho podria aclarir.

    Me gusta

  5. Gracias Rafael. Creo que es un asunto crucial y comparto tu opinión sobre la frustración que produce ver el escaso eco que está teniendo, en el marco de una desmovilización y falta de conciencia generalizadas sobre estos temas.
    Quería aportar dos reglexiones respecto a tu artículo. La primera es que además del conocido escudo antimisiles, desde hace más de una década los EEUU han llevado a cabo un programa de modernización de su arsenal que ha aumentado tres veces su capacidad de destrucción de objetivos enemigos (incluídos arsenales nucleares) sin necesidad de aumentar el número de ojivas. El artículo de Kristensen et al de 2017 publicado en el Bulletin of the Atomic Scientist titulado ‘How US nuclear force modernization is undermining strategic stability: The burst-height compensating super-fuze’ da detalles al respecto y anticipa la inquietante idea de que ésto pone a los EEUU en posición de dar un primer golpe ‘preventivo’ que deje al enemigpo sin capacidad de respuesta.
    La segunda tiene que ver con nuestra propia experiencia. El movimiento pacifista del estado español en los 80 alcanzó cotas de movilización y apoyo social equivalentes o superiores a las de Alemania o Reino Unido. Si bien es cierto que nuestro principal objetivo era revertir la entrada de España en la OTAN, no hay que olvidar que esta organización militarista era (y sigue siendo) el principal vehículo de acaparamiento y amenza nuclear. La derrota en el referendum supuso en mi opinión el desmantelamiento de todos el tejido social heredado de las luchas antifranquistas y enriquecido con idearios ecologistas, feministas y pacifistas, marcando la larga travesía del desierto que afectó a la mayor parte de nuestro país hasta el 15M.

    Saludos cordiales,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s